Un elefante en Ecuador | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Ene 21 2018
23ºC
Actualizado 06:12 pm

Un elefante en Ecuador | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-09 05:00:00

Un elefante en Ecuador

Un elefante en Ecuador

vano intento, porque no hay ningún colombiano ni ningún habitante del planeta, podríamos decir, que no sepa lo que él hizo y, todavía peor, lo que dejó de hacer cuando desempeñó la jefatura del Estado. En lo que podría considerarse una verdadera traición al país que tanto se esfuerza por superar el narcotráfico, el paramilitarismo y el terrorismo, Samper se fue al Ecuador, se sentó al lado del presidente Correa y tranquilamente despotricó contra las medidas que el presidente Uribe ha tomado en procura de la paz.

Con su cinismo tradicional—que trata de disfrazar de humor bogotano—, Samper dijo que utilizar a un  ex guerrillero como gestor de paz sería como entregar la dirección de un jardín infantil a un pedófilo o encomendar el cuidado de un parqueadero a un ladrón de carros.

Pero no se le ocurrió decir al imaginativo ex Presidente, mientras tomaba whisky con uno de los peores enemigos de Colombia, que sería como entregar a un elefante drogadicto y descarriado el cuidado de una sementera. Pobre Colombia con dirigente tan resentido, egoísta y acomodaticio, que cree posible limpiar su hoja de vida deshonrando las acciones que otros adoptan para resolver un problema que a él le quedó grande cuando era Presidente… Con esos amigos, ¿para qué enemigos?

Está equivocado el ex presidente Samper si cree que sus expresiones se enmarcan en un concepto de libertad de expresión. ¿Puede creer, acaso, que es un acto de libertad irse al patio vecino a arremeter contra su propia tierra y que los colombianos tengamos que juzgar sus palabras como una prueba irrebatible de genialidad política? La verdad es que son actitudes como estas las que agravan los problemas de Colombia, al fortalecer a sus enemigos y crear un manto de duda respecto de las acciones que un verdadero presidente implementa para buscarles solución a los problemas que los malos presidentes dejaron acumular durante tiempo, porque creyeron que los elefantes debían moverse sin control por los caminos de la patria.

La suya, señor ex presidente Samper, es una clásica traición a Colombia, a los colombianos que con razón odiamos a Raúl Reyes, a quien, de manera indiscutible, usted defiende al sentarse sonriente junto a Correa.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad