De las crónicas de Cieza de León a hoy | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-31 05:00:00

De las crónicas de Cieza de León a hoy

Anteayer, en Barranquilla, ante una Fiscal√≠a de Justicia y Paz rindi√≥ declaraci√≥n √öber Enrique Banquez, conocido con el alias de ¬ĎJuancho Dique¬í, ex jefe del frente paramilitar ¬ĎH√©roes de los Montes de Mar√≠a¬í. Y lo que de dicha diligencia judicial se ha filtrado a la opini√≥n p√ļblica, horroriza.
De las crónicas de Cieza de León a hoy

Narrando detalles de c√≥mo se llev√≥ a cabo la masacre de El Salado, cometida hace pocos a√Īos, expresa que los asesinos solo usaron bayonetas para matar a varias decenas de inocentes, para no llamar la atenci√≥n de unidades del Ej√©rcito que estaban cerca y que -at√©rrese lector- mientras tales desalmados en forma inmisericorde quitaban la vida a sus v√≠ctimas, otros paramilitares ¬ďtocaban gaitas, tamboras y violines¬Ē (sic).

Ese acto asusta porque demuestra lo que son capaces de hacer algunos colombianos de nuestros d√≠as. Si. Cada vez que tenemos noticia de un nuevo y oscuro acto de barbarie cometido por compatriotas nuestros, se nos desmorona el esp√≠ritu pues ingenuamente imaginamos tales escenas hace 15 a√Īos en los Balcanes, o en algunos lugares de √Āfrica, o de Asia, pero no,¬† los hechos son tozudos y nos demuestran que¬† ocurren aqu√≠, entre nosotros, en pleno siglo XXI.

Lo confesado por alias ¬ĎJuancho Dique¬í trae a la memoria la ¬ĎCr√≥nica del Per√ļ¬í del destacado cronista e historiador espa√Īol Pedro Cieza de Le√≥n, quien al narrar la Conquista Hispana de Am√©rica del Sur describe las costumbres de las tribus de abor√≠genes que viv√≠an en el √°rea del Macizo Central Colombiano y c√≥mo frecuentemente hac√≠an guerras con otras tribus y acostumbraban a comerse a sus enemigos muertos mientras otros interpretaban tonadas musicales y cantaban.

Seguramente los despreciables criminales de El Salado ignoraban que esa costumbre de matar a inocentes mientras al fondo otros interpretan m√ļsica no es nueva en el territorio de lo que hoy es Colombia, sino que ya se usaba en la √©poca¬† precolombina. ¬†

Ser√≠a interesante que cient√≠ficos sociales estudiaran este comportamiento del hombre colombiano pues lo encontramos en la √©poca precolombina, en el siglo XIX, en la violencia de los a√Īos 50 y 60 del siglo XX (esa que analiz√≥ magistralmente el libro ¬ĎLa Violencia en Colombia¬í de Orlando Fals Borda, Eduardo Uma√Īa Luna y monse√Īor Germ√°n Guzm√°n Campos) y sigue ocurriendo hoy.

Angustia la ancestral capacidad de¬† violencia del hombre colombiano y brota una pregunta ahora, cuando la¬† Ley de Justicia y Paz est√° celebrando tres a√Īos de haber entrado en vigencia: ¬Ņest√° ella dise√Īada para dar soluci√≥n a un problema inmediato, o para mejorar ese lado oscuro del hombre colombiano? ¬ŅSirve para que¬† en nuestra patria no vuelvan a ocurrir hechos horrendos como los comentados? La respuesta, desafortunadamente, es m√°s esc√©ptica que optimista.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad