Publicidad
Publicidad
S谩b Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

R茅quiem por la lucha anti-drogas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-12 05:00:00

R茅quiem por la lucha anti-drogas

Si algo debe agradecer el infame mercado global del narcotr谩fico, es la ceguera acumulada por los gobiernos estadounidenses, en la prolongada guerra en su contra. Pese a los muertos que hemos puesto en el sur y los millones de d贸lares para combatirlo desde el norte, el negocio permanece inc贸lume.
R茅quiem por la lucha anti-drogas

La tozuda estrategia, centrada en forma exclusiva en la represi贸n contra las redes que inundan las calles americanas y europeas de 聯papeletas聰 y 聯jeringuillas聰, olvid贸 a los ciudadanos consumidos por el vicio. Un ej茅rcito de 200 millones de compradores, que desde la gran manzana o desde Holanda, Alemania o Espa帽a, estimulan la producci贸n de alcaloides, cuyo valor asciende anualmente al 1% del PIB mundial.

Es parte de la corresponsabilidad que asumi贸 la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, que en un acto de sorprendente honestidad, complement贸 con el reconocimiento de la obscena oferta de armas desde su pa铆s. Un ansiado discurso, que s贸lo se manifest贸 cuando la guerra entre los carteles de Tijuana, Colima y Ju谩rez se traslad贸 a Boston, Montana, Atlanta y Phoenix. Como en el s铆mil de la gota de mercurio, oprimir en un lado s贸lo asegura que se diseminar谩 en otro.

La historia de la lucha contra el tr谩fico de drogas il铆citas puede dar fe de ese fen贸meno. Primero fue la arremetida en Bolivia, Per煤 y Ecuador. Luego se traslad贸 a nuestro pa铆s, donde el Plan Colombia logr贸 dar al traste con las conexiones del narcotr谩fico entre El Caribe y Miami. Estas redes y las organizaciones criminales mutaron y migraron como proveedores a M茅xico, que se ha convertido en distribuidor de primera l铆nea, para saltar la barrera del R铆o Bravo. Y ahora, que se empieza a presionar en M茅xico, la gota de mercurio rebota nuevamente. Basta con mirar lo que empieza a ocurrir en Guatemala.

La Iniciativa M茅rida propuesta por Obama para los manitos 聳hom贸loga del Plan Colombia聳 si bien hace parte de la soluci贸n, sigue replicando la pol铆tica anti-drogas que desde 1982 instituy贸 Reagan: erradicar consumo y tr谩fico mediante la represi贸n en la oferta. La estrategia desconoce las realidades socio-econ贸micas y el desarrollo medio-bajo de naciones como la nuestra y obvia las responsabilidades de Estados Unidos: reducir su consumo interno, detener el flujo de armas y precursores qu铆micos, cerrar los 聯para铆sos financieros聰 a las mafias y, por supuesto, mantener la cooperaci贸n. Es cuesti贸n de 茅tica, pues 茅l solo concentra 48% del consumo mundial.

Mientras la corresponsabilidad asumida por la Casa Blanca no se traduzca en pol铆ticas de este talante, los pueblos de Am茅rica Latina y los del sureste y suroccidente de Asia s贸lo tendremos la prerrogativa de ofrecer un r茅quiem por una guerra cruenta y sempiterna. El proceso pasa por advertir que en esta lucha, Colombia es pieza vital del rompecabezas. Con m谩s pena que gloria, tenemos que reconocer que, si bien el Plan Colombia ha sido exitoso, en t茅rminos de incautaciones, erradicaci贸n y extradici贸n, hoy producimos el doble de coca铆na y seguimos siendo el principal proveedor. Un negocio que alimenta, por dem谩s, a los grupos guerrilleros.

Necesitamos el Plan Colombia y lo necesita el mundo, que ha visto crecer el problema de salud p煤bica en Europa y ahora en Sudam茅rica. Pero, junto con los recursos, necesitamos ir m谩s all谩 de la interdicci贸n, para avanzar en medidas que garanticen un desarrollo sustentable, para el batall贸n de familias vulnerables que han hecho de la coca su medio de subsistencia y para abordar los urgentes programas de prevenci贸n y rehabilitaci贸n. Una miop铆a mayor en el norte, puede significar un costo incalculable en el sur que, en M茅xico como en Colombia, ha ido m谩s all谩 de la danza de los 聯verdes聰.
* Presidente Ejecutivo de FEDEG脕N.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad