“Le entregué mi virginidad a Internet” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-12 05:00:00

“Le entregué mi virginidad a Internet”

Con el cuerpo algo acalorado y temerosa, ‘Mariana’ entró a la sala de Chat ‘solo sexo’, en la que junto a ‘Vannesita’ y ‘Lindahot’ eran las únicas mujeres. A sus supuestos 18 años llegó dispuesta a vivir su primera experiencia sexual. 
“Le entregué mi virginidad a Internet”

Los otros 38 cibernautas eran hombres que pedían a gritos la presencia del género femenino. Anunciaban en sus nicks diferentes características y cualidades con las que querían mostrarse interesantes para ellas. Entre otros, ‘Solitario.cam’, ‘Futbolista dotado’ e ‘Instructor de sexo’.

Y para los que la idea era pasarla bien sin importar si al otro lado estaba un hombre o una mujer, ‘Maduro bisex’, ‘Casado bi’ y ‘Todoterreno’, eran las otras opciones.

Todos ofrecían cuerpos atléticos, medidas perfectas, talentos asombrosos y experiencias impactantes. Mientras tanto, las tres chicas permanecían silentes, casi tímidas, hasta que llegó ‘Ken’.

“¿Ken el novio de la Barbie?”, preguntó ‘Vannesita’, quien seguida por ‘Lindahot’ y ‘Mariana’, quisieron saber más del personaje ídolo entre las muñecas.
Ken se presentó como un joven profesional de 25 años, interesado en conocer chicas lindas para pasar un momento agradable.

“Yo soy la Barbie que tú necesitas”, dijo Mariana, quien de inmediato lo invitó a su cuenta de correo personal para hablar con más tranquilidad, verse a través de cámara y explorar su intimidad. Lo que ella no sabía fue que Ken acordó lo mismo con las otras dos cibernautas desesperadas, que desde el principio dejaron claro que querían vivir una experiencia sexual.

Mariana le dijo a su ‘ciber admirador’ que quería vivir con él su ‘primera vez’.  

El psicólogo Edwin Portillo Bayona, experto en adolescencia, destaca que la razón por la que los jóvenes buscan la Internet como medio para vivir sus primeras experiencias sexuales, se debe a que ven este espacio sin riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual o de vivir un embarazo a temprana edad.  

De acuerdo con Gabriel Gutiérrez Giraldo, especialista en sexología, la facilidad que hoy permite la conexión a espacios en Internet que promueven lo sexual, es lo que está acelerando la vivencia del sexo virtual. Así, se involucran niños y adolescentes llevados por la curiosidad.

Por su parte, la psicóloga Yolanda Hernández señala que estos comportamientos se dan debido a las falencias presentadas en la educación sexual que se les brinda a los jóvenes en las instituciones educativas. Allí, por lo general, sólo se transmite información enfocada hacia la prevención de embarazos mediante el uso de preservativos, pero no se profundiza en la importancia de la experiencia sexual en el ser humano, su significado físico, emocional y sociocultural.
 
“¿Qué quieres de mí?”

Todo estuvo listo. Después de varios minutos necesarios para la instalación de la cámara web, Mariana vio al otro lado a un hombre con una bata de baño blanca. Ken ocultó su rostro mientras vio que al otro lado ella hizo lo mismo. Sólo dejó ver una sábana blanca que ocultaba su cuerpo desnudo.

 

“Debo confesar que es la primera vez que hago esto, así que espero que me tengas paciencia. Soy gordita, ¿Te importa?”, dijo Mariana, ante lo que el joven no manifestó inconveniente.

-Mariana: No sé, es la primera vez que estoy acá, tengo nervios.
-Ken: ¿Por qué lo haces?  
-Mariana: Quiero que me hagan sentir excitada por primera vez.
-Ken: ¿No te gustaría que tu primera vez fuera mediante contacto físico y no virtual?
De inmediato, la joven que afirmaba tener 18 años, señaló que sentía temor de ser rechazada por no contar con las medidas perfectas en su cuerpo. Así, después de sentirse en confianza, dejó caer la sábana con la que con temor se ocultaba.
Su cuerpo dejó al descubierto la obesidad de la que se avergonzaba y la carencia de atributos que la hicieran verse como mujer mayor.
-Ken: No tienes 18 años ¿Cierto?
-Mariana: No, tengo 15.

De acuerdo con Camilo Umaña Valdivieso, psiquiatra infantil y de adolescentes y especialista en sexología, “Al ser el cuerpo desnudo una forma extrema de exhibicionismo, las personas en la red perciben la Internet como una forma segura de mostrarse y de excitarse, pues no implica una relación física”.

Este profesional agrega que las personas que acceden a este tipo de prácticas sexuales, son aquellas con dificultad para interrelacionarse con los otros en el mundo físico de la cotidianidad, en donde implica ser sociable con la palabra y el cuerpo.

- Mariana: Ahora es tu turno, quiero verte desnudo.

Al tiempo, Ken sostenía una conversación similar con Vannesita, una joven que le aseguró tener 19 años.
Y a pesar de que siempre se mantuvo en esta edad, su cuerpo no revelaba más de 14. Era delgada, sin atributos prominentes y una mirada infantil que se negaba a escapar.

Pese a esto, se mostraba con más dominio de la conversación y de lo que quería.
-Ken: ¿Qué quieres de mí?
-Vannesita: Lo más rico que tengas.
-Ken: ¿Eres virgen?
-Vannesita: ¿Tú qué crees?
-Ken: No sé, dímelo tú.
‘Vannesita’ asegura que el primer paso que dio en su vida sexual fue a través de un Chat hace tres años. Conoció a un hombre mayor.
“Fue una experiencia maravillosa. Ver que al otro lado un hombre mayor hacía lo que yo le pedía. Después de él, he vivido incontables encuentros con otros no tan mayores, los prefiero jovencitos”, dice ‘Vanessita’, al tiempo que desde el otro lado del computador de Ken deja ver que mentía respecto a su edad.
El especialista en sexología Gabriel Gutiérrez Giraldo, argumenta que ahora el despertar sexual no se está dando en la pubertad, sino en la preadolescencia, es decir, entre los 9 y 12 años. Lo anterior, debido al exceso de mensajes a través de los medios de comunicación en los que transmiten exceso de imágenes de cama no aptas para menores, lo cual provoca que se estimule su instinto sexual.

Para todos los gustos

Entre la conversación corta pero clara entre Ken y las jovencitas, se coló ‘Todoterreno’, un joven manizalita de 21 años que le expresó abiertamente su gusto homosexual. Es una orientación que sólo desahoga a través de Internet porque teme el rechazo de sociedad en la que vive. Considera que ni su familia ni círculo que lo rodea aceptarían a un homosexual entre ellos.

“Me llamo Felipe, estudio administración de empresas y quiero verte, dijo sin tapujos ‘Todoterreno’.
-Ken: ¿Está acostumbrado a esto?
-Todoterreno: Sí, me parece rico.
-Ken: ¿Desde hace cuánto lo hace?
-Todoterreno: No me acuerdo, desde hace mucho tiempo… Lo hice la primera vez y me gustó.

Mariana, Vannesita y Todoterreno viven en tres ciudades diferentes, no se conocen y detrás de su nick esconden su verdadera identidad y sus expectativas de vida. Sólo por azares de la vida y de la tecnología se encontraron en una sala de Chat.

Los tres coinciden en que su primera sensación sexual se las produjo una persona desde el otro lado de la red. Aunque Mariana no cumplió con su objetivo porque Ken no quiso acceder a su petición, sólo ella sabe si minutos después conoció a un cibernauta que hiciera lo que ella quería.

Ken, al igual que muchos visitadores de las salas de Chat, sólo entró por curiosidad. En ningún momento tuvo el propósito de desnudarse y fantasear con aquellos que aseguraban tener el doble de su edad real para proyectarse más interesantes.

Niños y niñas de diferentes ciudades de Colombia y de otros países del mundo, entran y salen sin control de la web. Y aunque la sala no registró en algún momento más de 50 usuarios conectados en el mismo instante, los cálculos de Ken lo llevan a imaginar que durante las cuatro horas que estuvo conectado, más de 500 personas estuvieron allí, por lo menos un par de segundos, para vivir un encuentro sexual por primera o ‘enésima’ vez.

La primera

El psicólogo Edwin Alonso Portillo Bayona, aclara que la primera experiencia sexual da una pauta para el resto de experiencias, pues al iniciar la vida sexual de esta forma, es posible que la persona piense que eso es el sexo y se conforme, obviando todo lo que implica la relación sexual.

“Las experiencias por Internet sólo satisfacen la vista y obvian otros sentidos como el tacto, el gusto y el olfato. La sexualidad es una experiencia sensorial que para ser disfrutada al máximo, se deben involucrar todos los sentidos”, afirma Portillo Bayona, quien concluye diciendo que un adolescente que inicia su vida sexual de esta forma, puede dar inicio al establecimiento de relaciones superficiales que no lo van a satisfacer ni física ni emocionalmente, lo cual puede llevarlo a mantener relaciones abusivas e insatisfactorias.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad