Publicidad
Jue Mayo 25 2017
22ºC
Actualizado 09:53 pm

¡Quiero vivir! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-12 05:00:00

¡Quiero vivir!

Cuando conmemoraba mis 45 años me enteré de que tenía cáncer de próstata. Soy casado y tengo dos lindas niñas de 12 y 10 años. Con mi esposa nos hemos llevado muy bien. He logrado grandes éxitos en mi trabajo pero de un momento a otro todo se vino al suelo.
¡Quiero vivir!

No sé qué hacer. Conocí un oncólogo muy humano quien me hizo ver que tenía posibilidades de vida porque detectó la enfermedad a tiempo. No sé hasta dónde sea verdad pero le tengo mucha confianza y he seguido sus indicaciones al pie de la letra porque quiero vivir. Siento que aún debo hacer muchas cosas y no me quisiera morir.

Espero me dé algunas indicaciones para continuar esta lucha contra la muerte. Gracias por el bien que hace por quienes pasamos por momento difíciles.

RESPUESTA

Distinguido señor: esta dura prueba será superada de manera exitosa porque cuenta con la fuerza interior necesaria para vencer esta delicada enfermedad.

Dios ha colocado en su camino un maravilloso ser humano, dotado de inteligencia y sabiduría quien actuando cual brillante especialista, le devolverá la salud.

El excelente desempeño profesional, su esposa e hijas y los proyectos que ha trazado hacia el porvenir se han de convertir en motivos importantes para continuar su lucha existencial.

Comience por creer, cumpla las indicaciones suministradas por el médico y agradezca desde lo más profundo de su alma esta especial oportunidad. Jamás olvide que Dios permanece a su lado. ¡Adelante! Ni un paso atrás.

REFLEXIÓN

Ante una enfermedad, conserve la calma. Nunca permita que la duda y falta de fe nublen su entendimiento y voluntad para luchar hasta el final por su recuperación.

Deposite toda su confianza en los médicos y paramédicos que le atienden siguiendo sus indicaciones y creando las condiciones para facilitar la respuesta positiva de su organismo al tratamiento que le ha sido fijado.

Cierre los ojos y respire lenta pero profundamente. Ahora, imagine que frente a usted tiene una pantalla mental. Mírese allí, óigase, siéntase como esa persona recuperada, saludable, llena de vida. Proyéctese con los seres que ama en su más inmediato futuro dejando atrás la duda, tristeza e inseguridad.
 
Participe de la Resurrección de Cristo permitiendo el nacimiento de una nueva vida que llenará de alegría y felicidad su alma. Basta creer y todo se dará. He ahí el secreto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad