Hasta dónde dar por los hijos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-13 05:00:00

Hasta dónde dar por los hijos

Para muchas personas la tercera edad es la etapa de la vida en la que cada quien deber√≠a gozar de la tranquilidad y el descanso merecido y necesario para vivir los √ļltimos d√≠as de existencia.
Hasta dónde dar por los hijos

Muchos hombres y mujeres que¬† hoy gozan de sus a√Īos mozos¬† sue√Īan con pasar el ocaso de su vida en una gran casa junto a sus hijos y sus nietos. Otros se visualizan s√≥lo junto a su pareja, con la satisfacci√≥n de haber hecho todo por sus hijos mientras ellos al otro lado del mundo abren su propio camino, llevando el buen recuerdo de sus progenitores.

Sin embargo, mientras algunos logran sus expectativas de vejez, otros con dolor deben aceptar que sus hijos se fueron. Estos padres viven con tristeza porque saben que aquellos seres que dieron a luz no volver√°n para darles, al menos, un fuerte abrazo.

Sentada en una silla de mimbre en el patio de su casa, Marina recuerda los mejores a√Īos de su vida junto a su esposo, ya fallecido, y sus seis hijos, a quienes siempre les dio lo m√°s valioso que ten√≠a: su amor.

¬ďFue una √©poca maravillosa. Fuimos una gran familia, mi esposo dedicado al trabajo y yo al hogar, felices de ver crecer a nuestros hijos¬Ē.

De esos buenos tiempos ya no queda nada. Marina hoy vive con su hermana menor, quien nunca se casó. Sus otros cinco hijos no volvieron a visitarla desde que su padre murió.

¬ďYo s√© que ellos quieren que yo me muera r√°pido. Ellos siempre me han reclamado la parte de la herencia que dej√≥ mi esposo, la cual se reduce a la casa en la que vivo¬Ē, comenta Marina con la voz entrecortada, mientras se cuestiona qu√© fue lo que hizo mal para que sus hijos le den m√°s valor a un inmueble que a su propia madre.

Ella s√≥lo se pregunta: ¬ď¬ŅVale la pena dar tanto por los hijos?¬Ē

Es importante tenerlo claro

Generalmente las parejas piensan que deben educar a sus hijos con base en lo bueno que recibieron en su familia de origen y no tener en cuenta aquello que no fue tan bueno. Sin embargo, como pap√° y mam√° provienen de dos familias diferentes, cada uno lucha por imponer sus vivencias.

Si se quedan en esta competencia, que algunas veces es envidiosa y orgullosa y no logran llegar a un punto en el que concilien esas diferencias, no podrán ayudar a su hijo a que sea individual y que crezca feliz.  

De acuerdo con la psic√≥loga Olga Susana Otero, a los hijos se les debe dar el afecto de manera ilimitada, pero se le deben imponer l√≠mites, pues un ni√Īo que crece sin l√≠mites es alguien que despu√©s devorar√° el mundo y todo lo va a querer para √©l.

¬ďDebemos mostrarles a los hijos los aciertos y errores para que ellos se formen con base en la realidad. La frustraci√≥n les permite desarrollar el pensamiento, el cual facilita solucionar problemas y sentirse valioso¬Ē, afirma la psic√≥loga al tiempo que agrega que un ni√Īo sin l√≠mites no se ama a s√≠ mismo porque desconf√≠a de su seguridad y su capacidad de enfrentarse a las dificultades de la vida. Al tiempo, no amar√° a los dem√°s, en este caso a sus padres.

De igual manera, la psic√≥loga reconoce que ante la llegada de un hijo muchos padres descuidan su relaci√≥n de pareja para centrarse s√≥lo en sus peque√Īos. Esta es la mejor f√≥rmula para acabar con la relaci√≥n conyugal.

Ante todo, la labor de padres comienza con la buena relación que exista entre los dos como ejemplo de pareja para poder amar y exigir con autoridad a los hijos, quienes deben honrar a sus progenitores, lo cual debe consistir en agradecer por haberles dado la vida, por sus desvelos y por sus cuidados. Agradecer con amor y no por obligación.

preguntas y respuestas
Responde la psicóloga Yolanda Hernández

1. ¬ŅCu√°l debe ser la visi√≥n que deben tener los padres frente a la formaci√≥n de sus hijos?
¬ďDebe consistir en darles bases s√≥lidas para la construcci√≥n de un proyecto de vida, es decir, la tarea de los padres es orientar, asesorar, suministrar o facilitar recursos para que el hijo pueda crecer y fortalecerse en su desarrollo f√≠sico, cognitivo, espiritual, afectivo, cultural, social y en valores, de manera integral. Este acompa√Īamiento y apoyo es fundamental en la realizaci√≥n del proyecto de vida que cada hijo debe ejecutar¬Ē.¬†¬† ¬†

2. ¬ŅHasta qu√© punto deben dar por sus hijos? ¬ŅDeben mantener alg√ļn l√≠mite?¬† ¬†
¬ďEn la medida que se presenten las necesidades particulares, seg√ļn las circunstancias de cada persona, los padres deber√°n apoyar siempre a sus hijos; respetando espacios, sin imposiciones, prest√°ndoles la debida orientaci√≥n.
El l√≠mite es no suministrarles todo. Darles a entender que en la vida algunas metas no son f√°ciles de alcanzar pero que si existe confianza en s√≠ mismo y pasi√≥n por lo que se hace, los sue√Īos se pueden lograr¬Ē.¬† ¬†

3. Muchas parejas se descuidan por centrar la atenci√≥n s√≥lo en sus hijos ¬ŅC√≥mo manejar los dos roles?
¬ďEn la pareja debe existir la compresi√≥n y el di√°logo. En primer lugar, se deben poner de acuerdo en las pautas de crianza; en segundo lugar, compartir los roles, aprovechar los espacios en familia para disfrutar de la presencia del hijo sin que esto sea motivo de discusi√≥n.
Mucha colaboraci√≥n en pareja, di√°logo y armon√≠a, viviendo cada momento lo m√°s agradable posible¬Ē.¬†¬†¬† ¬†

4. ¬ŅEsa formaci√≥n de los hijos debe ir encaminada hac√≠a qu√© objetivo? ¬ŅEs malo esperar algo a cambio?
¬ďEs importante que los padres aclaren las pautas de crianza y sepan c√≥mo encaminar a sus hijos. Del mismo modo ser coherentes en la formaci√≥n, predicando y practicando. El ejemplo es primordial.
No se debe esperar una compensaci√≥n de los hijos por la formaci√≥n y apoyo que los padres han proporcionado. Los hijos son parte de nuestra vida, su formaci√≥n y orientaci√≥n debe darse con amor y de manera incondicional. De acuerdo con los valores transmitidos a los hijos podemos saber el nivel de reciprocidad hacia los padres¬Ē.

LA VOZ DEL EXPERTO
S√≠ vale la pena / carlos guillermo mahecha monta√Īa - Psic√≥logo y consultor en desarrollo humano

¬ďPara que una persona crezca psicol√≥gicamente saludable debe haber crecido afectivamente saludable. Para esto est√°n los padres, quienes son los encargados de nutrir a sus hijos con amor incondicional, con el fin de que ellos sepan que sus progenitores los quieren incondicionalmente y estar√°n apoy√°ndolos, pase lo que pase. As√≠, los hijos se sentir√°n seguros en la vida al saber que son valiosos, al ver que los seres que les dieron la vida se desvelan y luchan por ellos.

Los hijos que no sienten ese cari√Īo crecen con carencias y vac√≠os afectivos que m√°s tarde pueden verse evidenciados en dependencias o ansiedad por inseguridad.

La labor de los padres es entregar todo lo que esté a su alcance sin esperar nada a cambio. Si los hijos quieren retribuir o no, ya es su decisión.
El error que cometen muchos padres y madres es descuidarse a s√≠ mismos para vivir en funci√≥n de sus hijos. Eso no es positivo porque para hacer el bien a otra persona necesito estar bien con lo que soy, con lo que pienso y lo que tengo¬Ē.

LISTA
Dosis de acuerdo con la edad

El psic√≥logo y consultor en desarrollo humano Carlos Guillermo Mahecha Monta√Īa, se√Īala:

Entre 0 y 7 a√Īos: el ni√Īo debe percibir ese amor incondicional con expresiones afectivas y amorosas, pero de la mano de herramientas afectivas que le ense√Īen a perder. Que aprenda que no siempre puede tener lo que quiere, para que cuando sea grande pueda manejar la frustraci√≥n. Es en esta etapa de la vida en la que el cari√Īo debe ir acompa√Īado de la formaci√≥n, la disciplina y las reglas de convivencia.

De 9 a√Īos hasta la adolescencia: los hijos comienzan a cambiar la forma de ver el mundo. Aqu√≠ los amigos tienen m√°s importancia que los padres, por eso pap√° y mam√° deben comprender que es la hora de comenzar a soltarlos un poco. En este momento ese ¬Ďdarlo todo¬í cambia pero sin olvidar que ellos necesitan del cari√Īo y reconocimiento de sus padres. Si contin√ļa la actitud sobreprotectora har√° de √©l un hijo dependiente e inseguro.

Despu√©s de los 24 a√Īos: los padres deben entender que los hijos deben salir de casa. Sin maltrato,¬† invitarlos a ser independientes, a ganar su propio dinero, a buscar su propio nido. Si no lo hacen, y lo siguen consintiendo, pueden provocar dos resultados: que sean dependientes o que se sientan asfixiados y se vayan sin querer mirar hacia atr√°s.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad