Es tu pareja, no tu competencia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Martes 30 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
2009-04-15 05:00:00

Es tu pareja, no tu competencia

Es tu pareja, no tu competencia
Tres, dos, uno. Se escucha el pitazo, se baja la bandera y empieza toda una carrera por el primer lugar. Sólo que en esta ocasión quienes compiten por tener el mejor puesto, el ascenso, el mejor sueldo, el mejor carro y los mejores títulos son los integrantes de la pareja.

A pesar de ser ‘par’, continúan con su individualidad, hasta el punto de que cada uno tiene sus objetos de lujo y por nada los comparten.

Tal es la competencia en la que se han visto en varios aspectos personales y profesionales, que incluso se les ha olvidado ser pareja y apoyarse el uno al otro.

Este tipo de relaciones egoístas llevan a que la persona no sea capaz de manifestar que algo le dificulta y por eso llegan hasta el punto de ocultar sus derrotas y jugar a la apariencia.

Pedir ayuda al otro es como sentir que no fueron capaces, que no están preparados y que no son lo suficientemente eficientes.

Tal ha sido la idealización de sus sueños, de sus proyectos, que no dan cabida al otro, sino que luchan por alcanzarlos a toda costa, haciendo de su pareja un cero a la izquierda.

Si es usted de las personas que ve así la vida en pareja: ¡Alto a la competencia!, recuerde que son importantes los relevos, porque así, los dos ganan la carrera.

Si tú ganas, ¿yo no gano?

Muchas personas terminan distorsionando el concepto de individualidad y hacen de su vida en pareja todo un polo opuesto. Tanto así que no comparten ni se apoyan en el otro por miedo a caer en el errado término de dependencia. Incluso terminan sintiéndose impotentes, incapaces y no quieren sentirse débiles o menos exitosos frente a su pareja.

En este punto, los expertos explican la importancia de reconocerse como pareja, como par, de entender que si una parte gana, los dos avanzan, que si uno gana el otro lo hace igual.

Capitulaciones, por favor

Muchas personas comienzan su relación de casados con ‘capitulaciones de por medio’. El amor no está ligado con las finanzas y este es un punto que tienen claro desde mucho antes.

¿Qué tan positivo o negativo resulta?
Los expertos explican que no se trata de ver el lado positivo o negativo, pues cada pareja es diferente. Lo importante y que sí se recalca es tocar el tema y establecer acuerdos prematrimoniales para que no se entre en futuras discusiones.
“Las cosas deben quedar claras desde el comienzo para que no empiecen a atrofiar la relación. Esto pasa mucho en relaciones cuando hay hijos aparte, y la pareja dice este computador es mío, dile que no lo toque, que no lo use”, etc. Así lo explicó la psicóloga Margit Virag.
Frente al tema, la psicóloga Liliana Urbano explicó que es un tema actual, ya que las experiencias han llevado a que las personas tomen este tipo de determinaciones.

“Ahora, el mundo de las finanzas y la idea de negocio matrimonial se ve reflejado en muchas parejas. Las personas piensan qué beneficio van a obtener de la otra persona, sin pensar en el beneficio de los dos. Si actualmente miramos, hay una individualidad financiera en las parejas, ven el matrimonio como un negocio, miran qué posicionamiento les dará la otra persona. Por eso, muchas veces prefieren hacer las capitulaciones y concebir lo suyo como individuo”.

La profesional explicó que se atraviesa por un sistema económico muy fuerte en donde las finanzas priman a veces sobre el mundo afectivo.
“Muchas personas piensan en sí mismas, son seres muy individualistas que cuando se casan quieren tener solidez financiera para su beneficio. Cuando no hacen capitulaciones terminan afectados porque se separan y deben repartir el 50% de sus bienes”, expuso Urbano.

LA VOZ DEL EXPERTO
Liliana Urbano / Psicóloga

¿Qué está detrás de esa competencia en pareja? ¿Cuáles alarmas encienden la situación?
“Pienso que ante todo se sale de las manos cuando no hay un equilibrio, una consolidación de la pareja. Si no existe el equilibrio afectivo se da más ese desequilibrio financiero porque el otro tenga un mayor posicionamiento. Esas situaciones muestran que hay un desbalance en el plano afectivo que no le permite entender a la otra persona que su pareja puede volar más alto.

En una relación que no está muy bien construida, no hay un verdadero amor y esa persona efectivamente no logra aceptar que el otro crezca. Pero si hay una consolidación de pareja, de entender qué es un dúo, los dos tendrán claro que el crecimiento es de los dos, así sea uno el que esté mejor.
Otro aspecto es la ambición. Se vive en una individualidad donde cada uno quiere andar por su lado. La ambición es tan grande que se olvida del otro y se desequilibra la situación”.

preguntas y respuestas
Margit Virag / Psicóloga

¿Hay una competencia constante ahora entre las parejas por un mejor sueldo, un mejor cargo, un mejor carro?
Todo está relacionado con la búsqueda de la igualdad, sólo que en esa lucha de género eso hace que se genere una competencia porque ella asume que puede hacerlo y él por otro lado sigue bajo un estigma cultural, a no dejar que la mujer se ponga en su nivel. Esto termina contaminando la relación.

¿Cuáles son esas alarmas que se encienden cuando la situación se está complicando?
Cuando la pareja empieza a discutir por el sueldo, cuando ofende a la otra porque gana menos, cuando empieza a asignarle que él o ella que gana más pague determinada cosa, se encienden las alarmas. Lo mismo cuando los comentarios frente a los trabajos del otro empiezan a ofender, cuando se desprestigia lo que hace el otro, todo eso lleva a que se genere una mala relación.

¿Cómo pensar como pareja, cómo entender que si uno gana el otro también?
Las personas deben tener claro que a partir de esas individualidades se basa el éxito de una relación. Se construye como pareja porque el éxito profesional en determinado caso es un aporte para la familia. Para pensar como pareja se debe ser conciente de esa construcción. La misma competencia en ocasiones lleva a la imposibilidad de demostrarle a la otra persona que no se tiene alguna incapacidad. A la persona le da miedo que le recalque, que le diga que no puede, y no entender esa falta de apoyo es no pensar como pareja.

 

 

Publicada por
pbernal@vanguardia.comPAOLA BERNAL LEÓN
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones