Terremotos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-15 05:00:00

Terremotos

Alarmantes han sido las noticias que nos han llegado de Italia por el terremoto en la provincia de L’Quila. Por televisión hemos visto los efectos de esta acción devastadora de la naturaleza que ha dejado un saldo de miles de damnificados y cerca de 300 desaparecidos.
Terremotos

Esto nos ha hecho recordar el terrible terremoto de C√ļcuta hace cerca de ciento treinta a√Īos, con m√°s de 2.500 muertos y la destrucci√≥n total de la ciudad.

Ha sido tal vez, la tragedia m√°s dolorosa ocurrida en Colombia. En estos casos hay premoniciones que pasan desapercibidas y que adquieren importancia una vez ocurridos los acontecimientos. En Italia un cient√≠fico dio el aviso con meses de anticipaci√≥n y fue sancionado por alarmista; en C√ļcuta una loca semanas antes recorr√≠a las calles gritando ¬ďya viene el terremoto¬Ē: hubo adem√°s un hecho significativo como fue el desaire que le hicieron al obispo Indalecio Barreto en sus honras f√ļnebres y que alguien coment√≥ que por esa desafortunada circunstancia, la ciudad se hab√≠a hecho acreedora a un castigo divino.

En efecto, Monse√Īor era Obispo de Pamplona y se enferm√≥ del coraz√≥n. En esa √©poca, los m√©dicos por no tener tratamientos eficaces, enviaban a sus pacientes a niveles m√°s bajos y de presi√≥n atmosf√©rica favorable, con tan mala suerte que por el camino, debido a un tropez√≥n de uno de los cargueros, el enfermo sufri√≥ un golpe que le aceler√≥ la muerte.

Pobremente fue enterrado en una fosa ordinaria del cementerio municipal. Estos son relatos hechos por Luis Febres Cordero en su libro El Terremoto de C√ļcuta, quien nos cuenta que ese d√≠a hubo inicialmente un temblor de corta duraci√≥n. La gente estaba en plena actividad, la banda municipal ejecutaba una retreta frente al Mercado cubierto, el reloj de la torre marcaba las once y cuarto de la ma√Īana, cuando se oy√≥ un bufido subterr√°neo, vino un tremendo temblor que dur√≥ un minuto y la ciudad qued√≥ completamente destruida.

Las casas se derrumbaron como si fueran hechas con cartas de naipes y sirvieron de mortaja a miles de víctimas; el lugar quedó lleno de escombros y en el suelo el reloj de la torre marcando la hora fatídica.

Dice Einstein ¬ďLa crisis es la mejor bendici√≥n que puede sucederle a personas y pa√≠ses porque la crisis trae progresos. Es as√≠ como el d√≠a nace de la noche oscura¬Ē. En efecto, la ciudad resurgi√≥ m√°s hermosa gracias a su alcalde, el bumangu√©s Francisco Azuero, quien la traz√≥ con amplias avenidas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad