Mundo desconocido | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-15 05:00:00

Mundo desconocido

Hasta finales de enero, durante dos a√Īos, mis tareas profesionales incluyeron la de ser el representante legal de la Confederaci√≥n Nacional de Transporte Urbano, Conaltur. El nombre es m√°s grande que la realidad, como suele ocurrir con las numerosas organizaciones gremiales colombianas, a√ļn las m√°s visibles.
Mundo desconocido

Los miembros de Conaltur est√°n principalmente en Bogot√°. √Čstos son empresas individuales u organizaciones ¬ďde primer grado¬Ē en las que se agrupan sociedades por acciones o cooperativas. Puede afirmarse, s√≠, que la Confederaci√≥n es un representante v√°lido de la comunidad del transporte colectivo en Bogot√°.

Durante este par de a√Īos aprend√≠ mucho, y por ello le estoy muy agradecido a la gente del transporte y a sus l√≠deres empresariales: fue toda una beca de estudios. Pero no me voy a auto¬Ėgraduar de ¬ďexperto¬Ē. El tema es fascinante y enredad√≠simo. Percibo que la mayor√≠a de los redactores de la prensa escrita y radial y de las presentadoras de noticias ¬ďeditorializan¬Ē sobre el transporte sin f√≥rmula de juicio. Siento tambi√©n que los usuarios del transporte colectivo ¬Ė la inmensa mayor√≠a de la gente ¬Ė tienen una mejor imagen del servicio que los pocos que tenemos voz, tecla y micr√≥fono. ¬ŅSer√° una versi√≥n colectiva del ¬ďs√≠ndrome de Estocolmo¬Ē?

Empecemos por algo muy simple, que va en v√≠a contraria de la sabidur√≠a convencional: la comunidad¬†bogotana del transporte p√ļblico es grande y diversa:¬†22.000 conductores, 14.000 propietarios de unos 17.000 veh√≠culos, m√°s de 2.500 empleados de 67 empresas de transporte y decenas de miles de trabajadores pertenecientes a la cadena de valor del transporte p√ļblico, que incluye actividades como mantenimiento, reparaci√≥n, fabricaci√≥n y distribuci√≥n de combustibles, suministros y partes.

Desde finales de la d√©cada pasada, este sector social ha tenido fuertes estremecimientos, desde la planeaci√≥n y puesta en marcha del sistema Transmilenio. En los √ļltimos nueve a√Īos han sido desintegrados m√°s de 7.000 veh√≠culos de transporte colectivo en Bogot√°.

Las cifras sobre el exceso de capacidad transportadora en Bogot√° pertenecen al mundo de la fantas√≠a: Hace dos a√Īos la Contralor√≠a Distrital sentenci√≥ que sobraban m√°s de ocho mil veh√≠culos; algunos expertos han dicho, sin comprobaci√≥n en la mano, que hay un exceso no inferior al 50% del parque automotor actual.

La verdad es desconocida, pero cuando se cumpla lo que ordena el Plan Maestro de Movilidad del Distrito, habr√° miles de veh√≠culos cuyo √ļnico destino ser√° la desintegraci√≥n. Los cambios que se vienen son inevitables, en nombre de la modernidad, de la calidad del servicio, de la calidad del aire capitalino y en aras de consolidaci√≥n de una ciudad democr√°tica y atenta al inter√©s de la comunidad. Pero, atenci√≥n: Hay all√≠ una comunidad de trabajadores, propietarios y empresarios que tienen intereses leg√≠timos y que no pueden ser desplazados y despojados de sus fuentes de ingreso en nombre de la modernidad.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad