Mundo desconocido | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

Mundo desconocido | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-15 05:00:00

Mundo desconocido

Mundo desconocido

Los miembros de Conaltur están principalmente en Bogotá. Éstos son empresas individuales u organizaciones “de primer grado” en las que se agrupan sociedades por acciones o cooperativas. Puede afirmarse, sí, que la Confederación es un representante válido de la comunidad del transporte colectivo en Bogotá.

Durante este par de años aprendí mucho, y por ello le estoy muy agradecido a la gente del transporte y a sus líderes empresariales: fue toda una beca de estudios. Pero no me voy a auto–graduar de “experto”. El tema es fascinante y enredadísimo. Percibo que la mayoría de los redactores de la prensa escrita y radial y de las presentadoras de noticias “editorializan” sobre el transporte sin fórmula de juicio. Siento también que los usuarios del transporte colectivo – la inmensa mayoría de la gente – tienen una mejor imagen del servicio que los pocos que tenemos voz, tecla y micrófono. ¿Será una versión colectiva del “síndrome de Estocolmo”?

Empecemos por algo muy simple, que va en vía contraria de la sabiduría convencional: la comunidad bogotana del transporte público es grande y diversa: 22.000 conductores, 14.000 propietarios de unos 17.000 vehículos, más de 2.500 empleados de 67 empresas de transporte y decenas de miles de trabajadores pertenecientes a la cadena de valor del transporte público, que incluye actividades como mantenimiento, reparación, fabricación y distribución de combustibles, suministros y partes.

Desde finales de la década pasada, este sector social ha tenido fuertes estremecimientos, desde la planeación y puesta en marcha del sistema Transmilenio. En los últimos nueve años han sido desintegrados más de 7.000 vehículos de transporte colectivo en Bogotá.

Las cifras sobre el exceso de capacidad transportadora en Bogotá pertenecen al mundo de la fantasía: Hace dos años la Contraloría Distrital sentenció que sobraban más de ocho mil vehículos; algunos expertos han dicho, sin comprobación en la mano, que hay un exceso no inferior al 50% del parque automotor actual.

La verdad es desconocida, pero cuando se cumpla lo que ordena el Plan Maestro de Movilidad del Distrito, habrá miles de vehículos cuyo único destino será la desintegración. Los cambios que se vienen son inevitables, en nombre de la modernidad, de la calidad del servicio, de la calidad del aire capitalino y en aras de consolidación de una ciudad democrática y atenta al interés de la comunidad. Pero, atención: Hay allí una comunidad de trabajadores, propietarios y empresarios que tienen intereses legítimos y que no pueden ser desplazados y despojados de sus fuentes de ingreso en nombre de la modernidad.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad