HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
21ºC
Actualizado 05:58 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-15 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Faltan empresarios o faltan gestores. De todas formas la UIS vuelve y se hace presente en esta muestra de Eurocine con 42 películas para 5 ciudades junto con documentales y cortometrajes, su exhibición en Bucaramanga está para mayo 4 al 8. Ojalá el público responda. Sabemos que hay cinéfilos, no olvidemos que aquí existió el Cine Club el Hormiguero y su tarea ardua y permanente debió dejar frutos por aquella época de los años 80 y 90 cuando tocaba hacer fila en el teatro Analucia de la calle 34. Ese grupo de espectadores venía de haber gozado el cine clásico de Bergman, de Buñuel, de Antonioni etc. La nueva generación de cinéfilos que también existe, ha disfrutado buen cine recurriendo al video, cuando las salas modernas se llenan de cine comercial y no se arriesgan a traer cine de autor ni les interesa crear este mercado. Ahora tenemos la oportunidad de disfrutar un evento cinematográfico de primer orden.

Ernesto Rodríguez Albarracín


No están preparados

Los creadores de Panachi se quedaron cortos para recibir gente en épocas de afluencia de público, en especial la Semana Santa que acabó de pasar. Qué pena con los turistas que venían de otras ciudades para visitar esta maravilla y poder subir al teleférico. Los que optamos por tomarlo desde la Mesa de Los Santos, nos tocó devolvernos para nuestras casitas, ya que fue imposible abordarlo. Llegamos a la 9:00am e hicimos una fila de 3 horas aproximadamente; las canastillas que venían llenas del parque y seguían su trayecto de vuelta, ya que ¿a qué se bajaban en la estación de La Mesa, si ahí no hay nada qué ver?
Por esta razón, solamente podían subir 1 o 2 personas. Imagínense la fila tan enorme que había, aguantando el inclemente sol, el desorden en las filas, ancianos de pie 2, 3 y hasta 4 horas, niños pequeños llorando, gente tratando de colarse y para colmo, con dificultades para poder ir a la cafetería, ya que había que desplazarse lejos para llegar allí.

Olga Lucia Lopez
 

Levantar cadáveres

Una disposición nacional asigna esta nueva función a los alféreces del tránsito; el único cuerdo en su apreciación previa a la implantación de la norma para nuestra ciudad, parece ser el comandante de la dirección de tránsito(los mandamás observan mutismo), quien comprende lo que le  vendrá pierna arriba ante el déficit de casi 150 alféreces, lo que incidiría sensiblemente en la inoperancia de este cuerpo en el cumplimiento de su función tradicional  de llevar el caos automotriz a su mínima expresión,  generalmente caracterizada por  su ineficiencia.
Antes de proceder a su implementación y en beneficio de la movilidad, no solo se requiere de capacitación en los 6 puntos considerados en la lista publicada en la edición del 14 de abril de V.L.

Exige desde el punto de vista de la ciudadanía implementación de medidas preventivas y porqué no, coercitivas que tiendan a disminuir los siniestros que involucren personas y las causas de siniestralidad, como pueden ser  cruce de calles por las esquinas, ubicación de semáforos peatonales, endurecimiento de penas ante la violación sistemática de las normas de tránsito de los motociclistas, quienes por su manifiesta irresponsabilidad y altas cifras de siniestralidad con o sin muerto, ocupan el mayor porcentaje del tiempo que los encargados de controlar el tráfico utilizan en los casos de siniestralidad.
El examen final para asignar localmente esta nueva responsabilidad, deberá hacerse una vez sean capaces de levantar el cadáver de su propia institución, antes de asumir lo que tampoco sabrán ejecutar. Sea esta la ocasión para ver cómo se regresa a aquellos tiempos de excelente gestión de la Dirección que gracias al favor de administraciones no muy pretéritas, se ha venido degradando al punto de convertirla en el paquidermo que hoy soportamos con estoicismo.

Raymundo Vanegas

Choques en puente Flandes

Los accidentes ocurren a diario en el puente de Flandes o El Palenque. Los vehículos grandes van cerrando a los pequeños hasta que ya no hay espacio para maniobrar y los hacen estrellar. Lamentablemente, nunca hay un agente de tránsito ni de la Policía de Carreteras para poner orden. El Alcalde de Girón,  sus pobladores y  las autoridades departamentales, gremios y fuerzas vivas de Santander, nada han hecho para agilizar la construcción del nuevo puente, que ya lleva año y medio de haber caído y ni siguiera hay diseños del nuevo. Ojalá esta situación se hubiera presentado en otra región para ver si el gobierno nacional no le paraba bolas, pero aquí nos volvimos sumisos a los que diga el Presidente y su Ministro de Transporte, y sin puente nos vamos a quedar por varios años.

Carolina Pineda Pineda

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad