Resentimiento, oxígeno del conflicto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-17 05:00:00

Resentimiento, oxígeno del conflicto

Para terminar esta serie de escritos, que han tenido como objetivo descubrir y establecer una visión diferente sobre las causas del conflicto en nuestro país, haciendo mayor énfasis en el ser humano, quiero comentar sobre el resentimiento.
Resentimiento, oxígeno del conflicto

Aquel que le ha dado constante prórroga a la existencia de la guerra y la violencia y no ha permitido que coexistamos como seres civilizados. El mismo que con su silencioso caminar nos invade y se apodera de nosotros, destruyendo de esa manera el amor, el respeto, y la dignidad, y otorgándole todo tipo de absurda autorización al doloroso sufrimiento.

Silencioso e invasor, el resentimiento se adentra en nuestro ser, y sembrando el odio y desconociendo límites justifica la venganza y la crueldad, para liberarse y encontrar una insensata redención. No contento, este traicionero sentimiento, con pinta de salvador, nos obliga a entendernos como víctimas absurdas de la sociedad, siendo éste un patético disparate que encamina a nuestras comunidades a esa confrontación violenta, que incapaces de abolir hemos experimentado los colombianos durante décadas.

Irracional pero real, el resentimiento puede llegar a nosotros, sin embargo allí no reside el problema. Es su perpetuación, y el errático camino que han tomado muchos compatriotas a través de la historia para liberarlo, lo que causa el conflicto y sus indignas prácticas. Ni la guerra revolucionaria, ni la ilegítima defensa paramilitar, ni el concierto de los insultos y el irrespeto, deben ser métodos para exterminar el resentimiento. Al contrario, debe ser el perdón el camino a tomar, para abrirle un espacio a la paz en nuestra nación. Debemos dejar de entender al perdón como una demostración de debilidad o docilidad.

El perdón no es un favor a los precursores del crimen y la violencia, el perdón es la renuncia de la sociedad civil a vivir bajo el sufrimiento, el dolor y la atrocidad de esta guerra fratricida que ha destruido nuestro país.

Colombia, es necesario que nos reconciliemos como sociedad, y a través de una acción colectiva aprendamos a perdonar, para que así expulsemos el resentimiento y no dejemos que el conflicto fratricida e inhumano de la guerra sobreviva y siga impidiendo que nuestro deseo de paz y prosperidad se transforme en una realidad.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad