Buena esa padre Novoa | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-17 05:00:00

Buena esa padre Novoa

¬ďLa gente est√° en su derecho de creer en que Dios no existe¬Ē; √©sta es una afirmaci√≥n hecha por el sacerdote Jesuita Carlos Novoa en una publicaci√≥n que la Revista Semana hiciera de una entrevista concedida al periodista Gustavo G√≥mez.
Buena esa padre Novoa

La verdad es que por fin encontramos un clérigo sensato, que racionalmente nos permite hacer uso del derecho constitucional que nos asiste de determinar nuestros principios religiosos, en virtud de los cuales es el individuo quien tiene la facultad de determinar en qué cosas cree y en cuales no.

Una de las razones fundamentales por las que muchos de nosotros dejamos de ser parte activa de la iglesia cat√≥lica como presupuesto de vida fue esa irracional imposici√≥n sobre lo que deb√≠amos creer, pensar y hacer; todo ello sobre el supuesto de que no creerlo pensarlo o hacerlo era una rebeld√≠a y una afrenta contra la religi√≥n cat√≥lica, lo cual hace 100 a√Īos era una herej√≠a y 200 atr√°s nos hubiera llevado a la inquisici√≥n.

La religiosidad debe ser un elemento de cultura personal incorporado a nuestro acervo de vida por convicción racional y no un estampado a golpes de cruz sin permitírsenos cuestionar, en una clásica disciplina para perros, fuera de lo cual somos unos auténticos renegados que no merecemos siquiera la consideración social.

Si la fe cat√≥lica nos permitiera la aceptaci√≥n de un Dios como nosotros individualmente lo concebimos, o simplemente la pertenencia a una colectividad en la cual pudi√©semos tener el derecho a aprender a creer o no creer en algunas de las cosas que ella predica; si adem√°s la proyectaran m√°s hacia el hombre que todo lo necesita y menos hacia un Dios que -seg√ļn se dice- nada necesita otro ser√≠a hoy el panorama de esta religi√≥n en decadencia y quiz√°s entonces muchos j√≥venes encontrar√≠an all√≠ el refugio que tanto anhelan, en √©pocas de convulsi√≥n tan dr√°sticas como las que les ha correspondido vivir, esperando encontrar la paz interior que afanosamente buscan en otras cosas.

Buena esa, Padre Novoa y permítasenos recordar aquella frase manida y cierta que dice: quien no cambia con el cambio, lo cambia el cambio.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad