Los huevos de oro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-22 05:00:00

Los huevos de oro

No es cuento, como el del empresario lanza-globos, sino triste realidad. Triste, pues si muere la gallina, tambi√©n mueren sus huevos. Hoy, en nuestro corral, hay cuatro ponedoras de huevos de oro: la zona de San Gil, el ca√Ī√≥n del Chicamocha, la Mesa de J√©ridas y Bucaramanga. Solo comentar√© sobre la tercera, aunque todas tienen en com√ļn su ca√≥tica producci√≥n de huevos tur√≠sticos.
Los huevos de oro

Seg√ļn expertos, el ya famoso Panachi le traer√° altos beneficios (muy superiores al da√Īo ambiental) a la Mesa. Quiera Dios, ya que ¬ďmatar gallina¬Ē es tan f√°cil. Es claro que el incremento del turismo en la Mesa no lo genera ninguno de los atractivos de Panachi distinto del telef√©rico y √©ste transporta a (o desde) J√©ridas dos flujos tur√≠sticos, b√°sicamente: el de quienes desde el sur viajan al √°rea de San Gil-Barichara, y el de los residentes en Bucaramanga m√°s una porci√≥n de quienes le llegan por distintos medios, incluido el a√©reo.

Entre los que componen el primer flujo, pocos desembarcan de su cabina cuando ésta llega a la estación de la Mesa de Los Santos. Entonces, lo necesario es preparar bien la gallina para los del segundo flujo -nada despreciable- que partiendo de Bucaramanga abordan el teleférico en la citada estación y para los tradicionales veraneantes y propietarios que frecuentan la Mesa.

Hay conciencia de que el aumento poblacional requiere mucha agua potable, alimentos y buenas v√≠as internas; pero para que la gallina no se vaya a otros sitios mejor dotados y menos polucionados, no solo se necesita agua. A la carrera anoto otros factores: los residentes -incluso los que labran la tierra- requieren capacitaci√≥n y no la lograr√°n, si no es el Sena el que va all√°; el servicio de salud brilla por su ausencia o precariedad; las regulaciones p√ļblicas y su control, en materia de ocupaci√≥n del suelo y desarrollo f√≠sico (construcci√≥n de v√≠as, redes de servicios, viviendas, locales, peque√Īas plantas fabriles, restaurantes etc.) son letra muerta. As√≠ se ha creado ya tal desorden ambiental, que pronto alejar√° a los turistas.

Y no se piense que un lugar promisorio puede desarrollarse satisfactoriamente, si una parte est√° ¬ďregida¬Ē por autoridades miopes y politiqueras como las de Los Santos, y la otra por un municipio como Piedecuesta, que la ignora por completo. O cuando la promisoria zona parece excluida de los planes departamentales. Para completar: la parte de Los Santos pertenece a la jurisdicci√≥n de una corporaci√≥n ambiental y la de Piedecuesta a la de otra.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad