Nuestro mundo puede ser como el del payaso | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm

Nuestro mundo puede ser como el del payaso | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-24 01:49:03

Nuestro mundo puede ser como el del payaso

Luis nunca ha sido un payaso, aunque a veces siente que se comporta como tal. Aclara, eso sí, que no se pinta la nariz de rojo, tampoco usa estridentes pelucas, ni mucho menos se viste con esos extravagantes trajes de colores que caracterizan a quienes trabajan en los circos.
Nuestro mundo puede ser como el del payaso

Lo cierto es que ríe todo el tiempo. Nadie sabe de manera exacta por qué, pero siempre tiene una sonrisa a flor de piel.

A decir verdad, muchas cosas hay detr√°s de sus carcajadas: r√≠e por timidez, por educaci√≥n, por tener un semblante alegre o, como dice √©l mismo, ¬Ďporque se le da la gana¬í. En ocasiones lo hace por f√≠sicos nervios o porque s√≥lo busca caerle bien a alguien.

En síntesis cree que la risa le permite transmitir una imagen distinta, amena y divertida, más allá de la procesión que lleva por dentro.

Luis es inv√°lido. Perdi√≥ la movilidad de sus pies tras un accidente absurdo, durante una competencia deportiva en Armenia, Quind√≠o. La tragedia golpe√≥ a su vida a los 16 a√Īos de edad, justo cuando era un deportista de la Liga de Atletismo.
Nunca ganó una medalla, es más, a duras penas llegó a una que otra competencia definitiva. A la que más lejos llegó fue a esa que lo dejó atado a una silla de ruedas.

Al principio fue duro: llor√≥ hasta m√°s no poder. Es m√°s, lo confiesa en voz baja, a√ļn le salen las l√°grimas. Claro est√° que ahora prefiere ver las cosas de una manera diferente.

Piensa que la vida se debe sentir tras la mirada de un payaso. De hecho, cuando observa a uno de ellos  ríe por lo que hace o deja de hacer y, a la vez, porque se identifica con él.
 
A su juicio, un payaso transmite una imagen positiva que nos hace mantener la fe en nosotros mismos, en el ser humano tal como es, con sus virtudes y sus defectos.

Nadie acepta a un payaso malvado, grosero o antip√°tico, porque √©l siempre necesita sentir que lo quieren. De eso vive, del cari√Īo que le dan los dem√°s.

La vida, en el fondo, deber√≠a ser como la del payaso. Se puede tener la tristeza del pinar cuando anochece, pero es mejor pintarle una sonrisa de color a nuestro semblante. ¬ŅNo le parece?

Sonría

… Sonría con amabilidad y ofrezca a los que le rodean motivos para vivir con entusiasmo. Al hacerlo, usted es el primer beneficiado.

¬Ö Que ning√ļn pensamiento negativo contamine hoy su mente. No permita que su fuerza destructora arruine sus energ√≠as vitales.

… Cultive hoy la alegría para que vaya creando a su alrededor un ambiente de convivencia.

¬Ö Refleje, de manera continua, a quienes le rodeen pensamientos de paz y sentimientos de acogida fraternal.

Dios nos hizo así 

Resulta que el payaso del circo que est√° a la vuelta de la esquina no pod√≠a hacer re√≠r a ning√ļn ni√Īo. Era el payaso triste. Desde los colores que usaba, todos opacos, hasta el dise√Īo de su boca, mirando los extremos hacia abajo y la parte central hacia arriba, daba la impresi√≥n de un dolor tan grave que no le permit√≠a re√≠r.
De ni√Īo siempre fue as√≠.

Nunca quería jugar con sus demás amigos, ni con sus hermanos. Conforme fue creciendo, se relacionaba mejor con los demás pero de igual forma se sentía demasiado triste para jugar, pensar y hacer cualquier actividad.
- ¬ďQuiero ser feliz, quiero ser payaso¬Ē, pens√≥ un d√≠a.

Siempre había visto a los payasos hacer feliz a los demás. Necesitaba eso, hacer reír a los demás, demostrar que su tristeza no era natural, que no era inherente a él, como decían muchos, incluso sus padres.
Esa no fue la solución. Siendo payaso, seguía sin hacer reír a alguien, nunca encontró la felicidad.

 Luchaba, y sí que lo hacía, para lograr hacer reír a alguien especial: él mismo.
Pero cierto día, sin saber él cómo, tuvo una de las mejores funciones.

¬†Muchos ni√Īos y ni√Īas llenaban aquel circo que ten√≠a espacio para quinientas personas. Estaba tras bambalinas lleno de miedo por ver tantos ni√Īos.

¬†¬ďTienes que hacer el mejor show¬Ö hazlos re√≠r un poco¬Ē, le dijo el due√Īo.
El payaso triste estaba lleno de pavor, no sabía qué hacer. Pero llegó el momento. El presentador empezó con un redoble de fondo y luces blancas que se proyectaban al telón.

¬ďRecibamos con fuertes aplausos al Payaso Tristeza¬Ē.
Sali√≥. El payaso nunca hab√≠a hecho un espect√°culo as√≠. Todos los ni√Īos estaban contentos, se re√≠an a carcajadas. El due√Īo qued√≥ content√≠simo¬Ö de risa.

El payaso, hasta hoy, no sabe cómo pudo haberlo hecho. Se sintió feliz, por primera vez. Ahora siempre hace sentir felicidad a cuanta persona ve, con maquillaje o sin él.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad