HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-23 05:00:00

HAGASE OIR

Ruitoque BajoLa alcald√≠a de Floridablanca tiene la voluntad de resolver el entuerto del proyecto Altos de Bella Vista. Es una verg√ľenza que 640 familias desde hace varios a√Īos no hayan podido cristalizar su proyecto de vivienda de inter√©s social y a esta administraci√≥n hay que reconocerle que logr√≥ salvar los subsidios del gobierno.
HAGASE OIR

Pero veo con preocupación el interés del gobierno por comprar un lote dónde  reubicar el proyecto y oh! sorpresa, quieren hacerlo en Ruitoque Bajo.  Si el proyecto se hiciera ahí, se afectaría el desarrollo de una zona que es el futuro de Floridablanca por su turismo, ecología, fácil comunicación y uso potencial para casas de campo, recreación y deporte extremo.

En ese orden de ideas, se√Īor Alcalde, no arregle un grave problema afectando hacia el futuro una zona de desarrollo. Hay que buscar con seriedad soluciones integrales y otras buenas alternativas porque hay que ser franco y decirle la verdad a la gente, que esta poblaci√≥n terminar√° con impuestos y servicios muy caros que afectar√°n su nivel de vida.
 
Jorge Valencia Ramirez

Líneas amarillas

Todo indica que la famosa l√≠nea amarilla doble y continua, dej√≥ de funcionar. Aunque la pinten y la vuelvan a pintar, s√≥lo consiguen¬† botar pintura; se abus√≥ de ella y ya nadie le para bolas. ¬ďEl sobrepaso hay que hacerlo as√≠ nos cueste un ¬ďparte¬Ē porque gastamos m√°s dinero en tiempo y gasolina¬† ¬ďremolcados¬Ē por una tracto-mula que pagando el comparendo¬Ē.

Así le dicen  al Policía cuando sanciona por sobrepasar en recta, con suficiente visibilidad, pero que arbitrariamente la vía está demarcada con línea amarilla doble y continua. De las medidas restrictivas no se puede abusar porque se demerita la función para la cual fueron creadas.

En algunas oportunidades la¬† Polic√≠a de Carreteras¬† hace caso omiso de esta ¬ďinfracci√≥n¬Ē, precisamente para no cohonestar el abuso. Lo ideal es la doble calzada en todas las carreteras; eso s√≠ evitar√≠a accidentes; pero dos l√≠neas amarillas in√ļtiles, muy poco. Es una l√°stima porque su uso est√° fundamentado para usarlas razonablemente,¬† pero el exceso en su aplicaci√≥n¬† anula cualquier buena intenci√≥n.

Fabio A. Ribero Uribe

¬ŅValen as√≠ las firmas?

Cuando se recog√≠an las firmas para el referendo reeleccionista, se preguntaba si uno quer√≠a¬† o estaba de acuerdo en que quien hubiese ejercido¬† la Presidencia de la Rep√ļblica por dos per√≠odos consecutivos, pudiese presentarse para un tercer mandato; ahora bien, en el Congreso y m√°s concretamente en la comisi√≥n primera del Senado, cambiaron de fondo el texto de la pregunta, considerando no la condici√≥n de haber ejercido, sino la de haber sido elegido.

Se parecen, pero son bien diferentes.

Como no soy jurista, me pregunto si esa firma que di para una pregunta, sigue valiendo ahora que la pregunta es otra sustancialmente diferente a la que estaba en la planilla donde firm√©; el sentido com√ļn me dice que deber√≠an presentarme de nuevo la planilla con la pregunta cambiada para ver si mi consciencia me dicta que eso es lo que quiero para mi pa√≠s.
 
Pedro Julio Solano Osorio

El camino de Jord√°n

En busca de las huellas de nuestros ancestros, arrieros que a lomo de mula forjaron el progreso de Santander, nos aventuramos a una caminata desde Los Santos hasta el pueblo de Jord√°n Sube.

El paisaje imponente del Ca√Ī√≥n del Chicamocha nos deja ver la grandeza de una naturaleza que aunque √°rida y calurosa, tuvo que rendirse ante los titanes que con poco m√°s que sus manos y algunas herramientas r√ļsticas tallaron sus faldas y dibujaron con piedras de sus propias entra√Īas los majestuosos caminos reales, verdaderas ¬ďautopistas¬Ē para su √©poca, por donde las recuas iban y ven√≠an desde Puerto Wilches a Bogot√°.

Sobrecoge el esp√≠ritu la soledad y abandono de Jord√°n, verdadero pueblo fantasma, pues seg√ļn las pocas personas con las que hablamos, son poco m√°s de 50 habitantes.

Contrasta la belleza de sus calles empedradas, su iglesia, las columnas y el puente colgante de su entrada sobre el río Chicamocha, donde los precursores de Andrés Uriel Gallego cobraban peaje a las mulas (de cuatro patas) que pasaban en ambos sentidos.

La redención de estos pueblos está sin duda en el turismo ecológico, ya iniciado con el gran parque de Panachi y que debe ampliar su área de influencia a Los Santos y Jordán.

Es imperativo y urgente la restauración del camino real, verdadera joya de ingeniería del Alemán Geo Von Lenguerke, que sobrevive en un 50% , pero que, sobre todo a la entrada y salida de Jordán, se está borrando por la erosión y la falta de mantenimiento.

Aunque el presupuesto de estos municipios es exiguo, se podrían coordinar acciones con el Departamento, La Nación y la Corporación Nacional De Turismo, para salvar el camino y que nuestros hijos lo puedan ver, recorrer y sentirse orgullosos de los próceres que lo tallaron.

Pedro José Pinilla Orejarena

¬ŅY de d√≥nde sacaron la plata?

A raíz de las denuncias hechas por Daniel Coronell, muy bien fundamentadas por cierto, no han faltado los furibistas que han salido a decir que los hijos del Presidente no hicieron nada ilegal.

Eso que lo determine la justicia. Yo en cambio quisiera ir un poco m√°s all√° y preguntar ¬Ņde d√≥nde sacar√≠an los recursos, bastante grandes por cierto, para hacer el negocio?

Debe ser que con su empresa de vender collares les ha ido muy bien en estos seis a√Īos.

Hernando García P.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad