Bibliocidio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-26 05:00:00

Bibliocidio

No s√© si la palabra sea aceptada por la Academia de la Lengua, pero que existe, existe. Centenares de libros de la Biblioteca P√ļblica Isidora de Acevedo¬† iban camino del crematorio. Gracias al heroico gesto de las hermanas Pinilla, Do√Īa Carmen y Do√Īa¬† Raquel, los libros, aunque despastados, pudieron salvarse.
Bibliocidio

¬† Estas ilustr√≠simas damas, miembros del Centro de Historia de Zapatoca, se lanzaron a las llantas del cami√≥n gritando ¬ďmalparid¬Ē, como gritaba el Conde de Aguinaga a aquellos que¬† lo atacaban a lanzazos. Lejos llevar√≠an los libros dejando una estela de polvo y olvido. El heroico gesto en defensa de la cultura es comparable al de Policarpa Salabarrieta o al de Antonia Santos, sacrificadas por la libertad, y las Pinilla por el patrimonio cultural.

Dicen que el conductor del cami√≥n aterrorizado con la acci√≥n intr√©pida de las se√Īoras, salt√≥ del veh√≠culo con las manos en alto, gritando que se rend√≠a y que confesar√≠a. Las cosas tomaron un rumbo inesperado. Mientras se arremolinaban los ciudadanos indagando por lo que suced√≠a, el camionero lanz√≥ a la calle los bultos de libros y escap√≥. ¬ŅQui√©n dio la orden del Bibliocidio? Nadie lo sabe, aver√≠g√ľelo Vargas. Me tom√© entonces¬† la molestia de indagar las razones del camionero para seleccionar los libros que ir√≠an al crematorio. Dicen que dijo: La Vida es un Sue√Īo, Calder√≥n de la Barca, a la basura, fomenta la pereza.

El Diablo de Papini, corrompe a los muchachos, ritos sat√°nicos, fuera. Los Miserables de V√≠ctor Hugo, tras de que aqu√≠ son taca√Īos, a la basura. La Guerra y la Paz. Otro libro de secuestros ya est√°n cansones, a la caneca. Las *** Tambi√©n Van al Cielo, Jaime √Ālvarez. Pornograf√≠a de la fina, fuera. Matar un Ruise√Īor. Imag√≠nense ense√Īando a matar p√°jaros, al horno. El Cid Campeador. Libros de ciclistas que uno no conoce, a la basura. El Proceso de Kafka.

Otra vez con el sonsonete del¬† 8.000, que Serpa, que Botero, que Samper, a la basura. Las Pir√°mides de Egipto. Ya est√° preso Murcia, a la caneca. Los Guanes, con el indio personero, Robas Birry tenemos, fuera. La Urbanidad de Carre√Īo, llena de polillas, ni para el pat√°n Ch√°vez, a la caneca. La Cartilla Charry, malos recuerdos, regla a la lata, fuera. El Catecismo Astete, en esa √©poca hab√≠a infierno, fuera.¬† Al√≠ Baba y los 40 Ladrones, botemos este r√°pido antes de que nos descubran. El P√°jaro Espino. El del Presidente Obispo del Paraguay, lo mete en el ojo de una aguja y¬† no borra uno, mal ejemplo, a la basura.

El Ultimo Encuentro, Piedad Córdoba y Reyes que jartera, fuera. Los Justos, de Camus. La Corte Suprema auto elogiándose, a la caneca. Las Moscas, Sastre, siguen en Zapatota molestando a los avicultores, a la basura. Cristo Nuevamente Crucificado. Debe ser un libro de Vargas Lleras, fuera. Así hablaba Zaratustra.  Tomándole el pelo a Gaviria, ji ji ji, o al Senador Bernabé. Mis *** Tristes. Ni me lo mienten, deben ser mis tías cantando tangos. Don Quijote de la Mancha, aquí en Zapatoca no hay tintorerías, a la basura. El hombre siguió despastando libros hasta desocupar los anaqueles y fue el momento en que llegaron las Pinilla para buena fortuna.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad