Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
25ºC
Actualizado 12:38 pm

Zonas de tolerancia fiscal | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-26 05:00:00

Zonas de tolerancia fiscal

Zonas de tolerancia fiscal

Tradicionalmente el objetivo de las ZF era el fomento de las exportaciones, para lo cual tenían incentivos tributarios y el beneficio de extraterritorialidad aduanera para eximir del pago de gravámenes aduaneros a las mercancías que ingresaban a ellas. Tan exitosas fueron en este propósito, que la Organización Mundial de Comercio empezó a ponerles límites por ser una forma de subsidio a las exportaciones.

Con la Ley 1004 de 2005, Uribe I se inventó un nuevo régimen de ZF ya no limitadas a las empresas exportadoras, sino que le dio la presunción de extraterritorialidad y demás gabelas tributarias a cualquier empresa que se ubicara en estas zonas privilegiadas, inclusive si sus ventas eran en el mercado nacional. Además, permitió que empresas individuales se convirtieran en ZF especiales. La justificación ya no eran las exportaciones, sino la confianza inversionista y la creación de empleo.

Son muchos los aspectos criticables del actual régimen de ZF. En primer lugar, quebranta de manera grave el principio de Igualdad. Es desigual la competencia entre dos empresas que producen bienes para el mercado nacional si una tiene que pagar 33% de impuestos y la otra solo 15%. Además, para crear una ZF se requiere un patrimonio superior a los 15.000 millones de pesos y para acceder a los beneficios de una ZF especial, se deben hacer inversiones superiores a 30 millones de dólares, es decir, que es un negocio para ricos (o para empresarios jóvenes con buenas conexiones).

Segundo, hay serias dudas de la eficacia de las nuevas ZF como instrumento para la generación de empleo. De una parte la reglamentación oficial no exige nuevos empleos a las ZF Permanentes, y para las Especiales establece que a mayor inversión menor requisito de nuevos empleos. De otra parte, como lo han señalado varios analistas, algunas empresas solamente están trasladando sus plantas viejas a las ZF, con lo que el efecto neto no solo es neutro sino que puede ser negativo si la nueva planta es más automatizada.

Tercero, tal como sucedió con la Ley Páez, la nueva reglamentación de ZF generó procesos de especulación con el precio de las tierras que querían convertirse en ZF. Es un típico proceso de enriquecimiento privado en virtud de decisiones públicas, pues un empresario está dispuesto a pagar un mayor precio por su lote en ZF para ganarse los descuentos en impuestos, de manera que el propietario privado se apropia de una renta pública. El Estado debe apropiarse de esa plusvalía.

Finalmente, en el debate en el Congreso el Ministro de Hacienda dijo que en el caso de las ZF “no existe costo fiscal derivado de su creación pues es muy posible que la inversión que las empresas realizan bajo este régimen, no se llevara a cabo de no existir el mismo”. Sin embargo proyectos concretos como el de la Refinería de Cartagena, Acerías Paz del Ripío, la cervecería de Bavaria en el Valle o la termoeléctrica de Termoflores IV, (que son el 60% de la “nueva” inversión) se hubieran realizado de todas maneras. El Ministro tiene la obligación legal de informar al Congreso el monto de los impuestos que regaló el gobierno en estos casos.

       *  *  *

En el caso del lote de los hijos del presidente, es probable que no se haya violado la Ley, pero sí se quebraron las normas elementales de la Ética pública y además de la Estética pública: es muy fea una foto del Ministro de Transporte y el Alcalde de Mosquera reunidos con el delfín para hablar sobre el tema.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad