Caza de delfines | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-27 05:00:00

Caza de delfines

La historia ya la conocen. Las explicaciones tambi√©n. ¬ďLos colombianos se mueren m√°s de envidia que de c√°ncer¬Ē, dec√≠a el ciclista de anta√Īo y tra√≠da la frase a cuento, valga afirmar que el Presidente Uribe no s√≥lo ha sido el m√°s popular de toda la historia, el m√°s querido por todos los colombianos, sino tambi√©n el m√°s envidiado e injustamente tratado.
Caza de delfines

Pero la oposición está en su sagrado derecho de controvertir todo lo que le provoque. Incluso de utilizar los medios de comunicación para emprender feroces cruzadas contra el Gobierno Uribe.

Una cosa, sin embargo, es fustigarlo por sus acciones u omisiones como cabeza de Estado y otra muy distinta pretender llevar esa lucha a lo personal, como está pasando ahora con el lote de Tomás y Jerónimo Uribe.

Los hijos del Presidente han hecho bien en poner la cara y dar el debate. Lo han manejado con franqueza y respeto. La prudencia que les piden algunos a Tom√°s y Jer√≥nimo es m√°s bien una solicitud para despojar a los ¬Ďdelfines¬í de todo derecho ciudadano. Algunos han sido capaces de sugerir diplom√°ticamente el destierro para ellos como se√Īal de ¬Ďcuidado¬í y de separaci√≥n absoluta de los asuntos de gobierno que maneja su padre.

Nuestra historia reciente no registra casos similares porque los ¬Ďdelfines¬í Gaviria, Samper y Pastrana llegaron muy peque√Īos a Palacio. Sin embargo, tampoco podr√≠a haber episodios parecidos porque los Uribe Moreno han demostrado ser empresarios natos; emprendedores como ninguno e inquietos por ganarse la vida no como los hijos de √Ālvaro Uribe sino como unos l√≠deres respetables y echados para adelante en el sector privado. Eso ¬Ėque yo sepa¬Ė no est√° prohibido en ninguna Constituci√≥n o ley de la Rep√ļblica. El pecado de Tom√°s y Jer√≥nimo es m√°s bien ser exitosos. Del mal de celos y de envidia sufren muchos en este pa√≠s (¬°qu√© raz√≥n ten√≠as ¬ĎCochise¬í!).

Estos muchachos est√°n blindados jur√≠dicamente, no por ser los hijos del Presidente sino porque sus explicaciones son m√°s que satisfactorias y ajustadas a todo procedimiento legal y comercial. Sus adversarios, no obstante, insisten en llevar la discusi√≥n al terreno de la √©tica y entonces tambi√©n saldr√≠an bien librados porque, insisto, sus ambiciones personales son leg√≠timas y su ¬Ďgustico¬í por el dinero (que Mar√≠a Isabel Rueda propone aplazar), le es natural al ser humano especialmente cuando √©ste quiere salir adelante y progresar en una sociedad en la que de amor poco se vive.

La temporada de caza a los delfines comenz√≥. Ellos se niegan a caer en las redes de sus enemigos, pero los anuncios que flotan en el mar no pueden ser m√°s claros: ¬°Esto es apenas una muestra de lo que le espera, se√Īor Presidente, si aspira a una segunda re-elecci√≥n!... De eso tambi√©n tendr√°n que ser conscientes los Uribe¬Ö

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad