Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 02:40 pm

Gotas de lluvia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-30 05:00:00

Gotas de lluvia

Para grabar las célebres escenas de la película ‘Cantando Bajo la Lluvia’, durante 1952, los encargados de la escenografía idearon todos los medios posibles para crear un efecto artificial que les permitiera a los actores no resfriarse mientras se hacían tales filmaciones.
Gotas de lluvia

La lluvia que se apreciaba en las imágenes no era agua; se trataba de una solución salina mezclada para que pudiera ser captada de manera perfecta por las cámaras.

Sin embargo, el día de la grabación de la parte más importante del filme, aquella en la que el actor Gene Kelly debía danzar en una calle bajo una tempestad, no se contaba con esa extraña mezcla.

Para colmo de males, el protagonista padecía de un tremendo resfriado y tenía 40 grados de fiebre.

Stanley Donnen, el director, propuso rodar otro capítulo y eliminar el de la lluvia para que no se mojara el enfermo actor. Kelly se negó a cambiar la escena y se le midió al rodaje con cerca de 30 tomas. El agua que se utilizó ese día para los efectos había sido recogida tras un aguacero que sacudió a la ciudad.

Cuentan que el actor, antes que enfermarse más, se curó de una. Al caer la noche el resfriado era asunto del pasado.

¿Qué ocurrió?

Kelly aseguró que la mejor medicina había sido esa agua que durante las horas del ensayo lavó su cuerpo. Explicó que sintió que las gotas que lo mojaron fueron piadosas y vistieron de nuevo su humanidad.

Ese rocío agradable refrescó su vida y les trajo  abundancia a él y al mítico filme. Nadie olvidó la escena, ni mucho menos la medicina de aquella agua.
Kelly aprendió a disfrutar del olor de la tierra mojada por la lluvia. Tanto que la definió como un “bálsamo” de Dios.

Ese día no se descubrió que el agua mojaba, ni mucho menos. Sin embargo, todo el equipo de producción de Hollywood aprendió dos cosas:
1ª Que lo natural es más saludable que lo artificial.

2ª Que el agua del cielo consuela al ser humano de la misma forma que lo hace el día con el resplandor del sol.

Un problema como el del resfriado enseñó al actor que sólo hay una salida para los sufrimientos: pasando por ellos.

A decir verdad, Dios nunca le dará a usted más de lo que pueda cargar. Sin embargo, usted sí puede intentar llevar su peso.

Por eso, le corresponde aprender a sobrellevar su cruz sin renegar. Y para ello puede pedirle al Señor valor y fortaleza para salir adelante y, por supuesto, para triunfar.

Más allá de su enfermedad, por encima de su dolor, siempre habrá un resplandor. A lo mejor caerá varias veces; sin embargo, Dios le enviará el ‘agua lluvia’ hasta que surja el arcoiris.

¿A QUÉ LE TEME?

Había una vez un mago que experimentó tal compasión por un ratón que vivía en un constante temor del gato, que lo convirtió en gato.
Pero, este felino comenzó a tener miedo del perro, y el mago lo convirtió en perro.
El perro, a su vez, tuvo miedo del tigre,  y el mago lo volvió un tigre.

Pero sus problemas no terminaron allí, ya que el tigre se puso a temerle constantemente al cazador.

Disgustado, el mago terminó por transformarlo de nuevo en ratón, diciéndole:

- “Puesto que sólo tiene los nervios de un ratón, me es imposible ayudarle haciéndote revestir la forma del más noble animal”.
Moraleja: Se debe tener en cuenta que muchos de nuestros temores nunca se hacen realidad, pero toman la mayor parte del tiempo mental de muchas personas. Ojo: los miedos no tienen que ver con lo que pasa afuera, sino con el poder que nosotros mismos les damos por dentro.

LISTA
Top 10 espiritual

1 Manténgase fresco cuando otros estén furiosos y pierdan la cabeza.
2 Recuerde que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el suyo, el del otro y los de los terceros.
3 Espere a calmarse antes de hablar.
4 ¿Por qué no les da más relevancia a las personas que a sus opiniones?
5 Trate a toda persona con la cual tenga contacto como si fuera un pariente rico, de quien espera ser incluido en su testamento.
6 Establezca el hábito de hacer preguntas y, sobre todo, de escuchar las respuestas. Pregunte antes de reaccionar. Algunas veces ‘disparamos’ y después preguntamos.
7 Observe si el propósito de sus palabras es ayudar, desahogarse o hacer daño.
8 Tenga presente que si tolera a los demás, ellos también serán pacientes con usted.
9 El verdadero líder sabe aceptar su responsabilidad y, por ende, sabe decir “lo siento”.
10 La vida está llena de conflictos, pero recordemos que lo que realmente nos afecta no es o qué nos sucede, sino cómo reaccionamos a lo que nos pasa.

REFLEXIÓN:

Dios le pone un problema en su vida sólo para que aprenda a enfrentarlo. Sabe que eso le servirá más adelante. Él tiene claro por qué usted debe aprender la lección. El Señor lo diseñó así y eso le ayudará a soportar su entorno. Recuerde que las estrellas no luchan para brillar, ni los ríos luchan para fluir.

¡Aférrese a sus sueños, trabaje por ellos y verá que se le harán realidad!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad