Noticieros reiterativos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-04-30 05:00:00

Noticieros reiterativos

Los noticieros emitidos por televisión son tan repetitivos que se podrían presentar emisiones de fechas anteriores sin que nadie se diera cuenta: desastres naturales de toda clase, en su mayoría provocados por las actividades humanas o la falta de planeación;
Noticieros reiterativos

desplazados con toma de oficinas o iglesia como último intento de recibir las ayudas prometidas en cumplimiento de sus derechos; paros de camioneros o educadores para presionar la aplicación de normas anteriormente pactadas; paros cívicos en protesta por carreteras inexistentes o con aspecto de trochas, malos y costosos servicios de agua, salud o educación; además de las mingas que los indígenas tienen que realizar periódicamente para recordar que todavía existen y que sus tierras les pertenecen cada día menos, así como para exigir el cumplimiento por parte del Estado cuya función democrática es garantizar los derechos humanos de todas las personas y la conservación a largo plazo de sus entornos de vida y los recursos naturales.

Si consideramos el derecho a la educación, es preocupante la repetición de noticias como: escuelas con muros y techos pero sin pupitres ni profesores; otras con profesores pero sin techos ni pupitres; planteles en los que hay alumnos/as pero no llegan profesores, hay computadores pero no hay electricidad, etc. Los periodistas entrevistan a angustiadas madres que dicen temer por la vida de sus hijos cuando están en el colegio – ha habido varios muertos por caída de paredes, ventiladores o techos – o rectores que explican que este problema lleva casi diez años sin soluciones y que ya se les acabó la paciencia (uno se pregunta porqué no se les acabó antes). Se da también la palabra a funcionarios municipales o departamentales encargados, quienes prometen que van a arreglar todo en menos de quince días (uno se pregunta por qué no lo hicieron antes si es así de fácil). En el peor de los casos, es un ministro o viceministro quien promete hacer el milagrito de una. Todo así, hasta el próximo noticiero que dentro unos meses o años presentará la misma noticia en la misma escuela –u otra- del mismo municipio –u otro-.

Así se estanca el desarrollo del país, así van los compromisos estatales: entre promesas y mentiras, huelgas y compromisos incumplidos. Pero tranquilos, amables televidentes, que después de las tragedias llegan las lindas, livianas y sonrientes “niñas de la farándula” y “Colorín Colorado el cuento se ha acabado”, pero ¡no se muevan! que se repite…

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad