Publicidad
Vie Abr 28 2017
20ºC
Actualizado 07:50 am

El que lee es ¬Ďmuchos¬í | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-02 05:00:00

El que lee es ¬Ďmuchos¬í

Mario Simón Mendoza Zambrano es el autor, entre otras obras, de Satanás,  novela con la que obtuvo el Premio Biblioteca Breve de Seix Barral, y que además fue llevada al cine.
El que lee es ¬Ďmuchos¬í

Mendoza se define a s√≠ mismo como un escritor hiperrealista, que va asaz ligado a una realidad inmediata. Y esto se puede evidenciar en ese ¬Ďrealismo degradado¬í de sus novelas, pero tambi√©n, y quiz√°s a√ļn m√°s, cuando se le oye hablar de temas controversiales, o pasionales (como la lectura), se nota a leguas que es un escritor colombiano comprometido con su tiempo, preocupado por las diversas caras que ha tomado la violencia y por la baja calidad de la educaci√≥n en el pa√≠s.

No hace mucho, el novelista volvi√≥ de Calcuta, y ha sido invitado ya a varias universidades, donde ha hablado a j√≥venes estudiantes de su vida, de la violencia, de su nueva novela (Buda blues) y del nivel actual de lectura en Colombia. Particularmente, el escritor bogotano ve con suma preocupaci√≥n la baja tasa de lectura en nuestro pa√≠s: ¬ď1,6 libros per c√°pita al a√Īo, que es el caso colombiano ¬Ėdice Mendoza¬Ė, bordea lo que se llama ¬Ďanalfabetismo funcional¬í, es decir, gente que sabe leer y escribir en teor√≠a, pero que nunca pasa por una librer√≠a y nunca compra un libro; analfabetas funcionales que de pronto tienen camionetas cuatro puertas¬Ē, pero que no tienen el m√≠nimo inter√©s de comprar un libro. Para √©l una sociedad con tan bajo nivel de lectura solo se puede preparar ¬ďpara la barbarie¬Ē.

Aunque siempre se oyen las mismas frases con las cuales la gente explica el porqu√© de no invertir en libros: ¬ĎEs que los libros son muy costosos¬í, ¬Ďen estos d√≠as de recesi√≥n econ√≥mica no hay plata para m√°s¬í y ¬Ďapenas si alcanza para la canasta familiar¬í; Mendoza asevera con fr√≠a seguridad en su rostro que si eso fuera cierto, los √≠ndices de consumo de cerveza, de ron y aguardiente tendr√≠an que bajar y los bares deber√≠an estar arruinados; sin embargo, √©l encontr√≥ en una investigaci√≥n que hizo para un peri√≥dico bogotano que eso no deja de ser mera mentira, pues ¬ďtodo eso iba en aumento ¬Ėafirma √©l¬Ė, entonces lo que sucede es que es un problema cultural, y no es un problema de dinero; es un problema de educaci√≥n¬Ē, que se ve reflejado tambi√©n en el conflicto colombiano, porque una sociedad donde la gente no lee cada vez se tornar√° m√°s susceptible de tener muy bajo criterio (pol√≠tico, social¬Ö), eso significa que tendr√° menor capacidad argumentativa y que ser√° muy poco dada a la cultura ciudadana¬† y al civismo.

Y en sus palabras se percibe que, contrario a lo que podr√≠a esperarse de la opini√≥n de un amante de la lectura y de alguien que fue profesor universitario de una c√°tedra de Introducci√≥n a la Literatura por m√°s de 10 a√Īos, √©l no considera (como muchos juzgan) a los medios audiovisuales y a las nuevas tecnolog√≠as como las causantes de la problem√°tica de la lectura en los j√≥venes, sino m√°s bien cree que el problema radica en las aulas: ¬ďEl inconveniente viene por otro lado; nosotros tenemos una educaci√≥n muy torpe. Yo s√≠ creo que la academia es sumamente torpe y creo que los estudiantes son muy superiores a sus profesores. La gente joven tiene una curiosidad intelectual permanente; los j√≥venes tienen ganas de saber m√°s, de reflexionar sobre su tiempo.

Es una √©poca muy dif√≠cil, pero ellos est√°n buscando afanosamente y tienen un olfato entrenado para intentar saber por d√≥nde hay una salida, pero creo que la academia se los impide, porque es demasiado paquid√©rmica, es muy lenta intelectualmente¬Ē. Mas como Mendoza ve en la literatura un cierto poder transformador que ¬ďda una fuerza incre√≠ble, da severidad y car√°cter¬Ē, tan necesarios en estos d√≠as de crisis social, no duda en instar a los j√≥venes a ¬ďque lean, lean hasta quedarse dormidos entre el libro, porque el que no lee queda reducido, es infinitamente m√°s peque√Īo y queda atrapado en s√≠ mismo, o sea, queda solo en √©l¬Ē, en cambio ¬ďel que lee es muchos, el que lee se multiplica, prolifera¬Ö¬Ē.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad