Publicidad
Jue Feb 23 2017
22ºC
Actualizado 08:51 am

Un Masón auténtico | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-02 05:00:00

Un Masón auténtico

“Yo, Salvador Allende Gossens, de mi libre y espontánea voluntad, y bajo mi palabra de honor, me ofrezco como candidato a la sociedad masónica deseando ser útil a la Humanidad”.
Un Masón auténtico

Así, en julio de 1935, hace 73 años, se inició en la Logia Progreso #4 de Valparaíso, el ex presidente chileno que muriera asesinado en el golpe militar que propició Augusto Pinochet.

La vida de Allende estuvo signada por la filosofía masónica y siempre intentó que sus principios de libertad, igualdad y fraternidad no fueran solo concepciones abstractas sino enfrentamientos con la realidad. Esto se ve claramente en los siguientes extractos de un discurso suyo pronunciado ante los Hermanos de la Gran Logia de Colombia:

“Pensamos que el hombre de Chile tiene que vivir el contenido de palabras tan significativas y que constituyen la tríada de los fundamentos masónicos: Libertad, Igualdad y Fraternidad. Hemos sostenido que no puede haber igualdad cuando unos pocos lo tienen todo y tantos no tienen nada.

Pensamos que no puede haber fraternidad cuando la explotación del hombre por el hombre es la característica de un régimen o de un sistema. Porque la libertad abstracta debe dar paso a la libertad concreta. Por eso hemos luchado”.

“Yo lo he dicho en mi país, y lo repito aquí a los Hermanos de Colombia: yo no soy una represa, pero sí soy el cauce para que el pueblo pueda caminar con la seguridad de que sus derechos serán respetados. No pueden detenerse las avalanchas de la historia. No pueden las leyes represivas calmar el hambre de los pueblos. Podrán aplazarse algunos años y quizá hasta una generación, pero tarde o temprano se rompen los diques y la marea humana inunda porque también su hambre y sufrimiento son más que milenarios en algunas partes, por lo menos en nuestro Continente”.

“Es por eso que yo pienso y sueño. Sueño en la noche de la iniciación, cuando recordaba estas palabras: que los hombres sin ideas arraigadas y sin principios, son como las embarcaciones, que perdido el timón, encallan en los arrecifes. Yo quiero que los hermanos de Colombia sepan que no voy a perder el timón de mis principios masónicos. Lo único que quiero es llegar mañana, cumplido mi mandato, y entrar por la puerta de mi templo, como he entrado ahora siendo Presidente de Chile”.

Un bello ejemplo de un Masón de todas las horas que partió al Oriente Eterno dejando una estela que hoy está perdida aun entre los mismos hijos de la Viuda.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad