Las epidemias y la cultura preventiva | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-02 05:00:00

Las epidemias y la cultura preventiva

Ya nadie discute si la gripa que actualmente recorre al mundo y que inicialmente se conoció con el nombre de influenza porcina, es o no una epidemia.
Las epidemias y la cultura preventiva

Es verdad sabida que lo es. El problema no es si llegará o no a Colombia, pues hay certeza de que en el país estará en poco tiempo; la tarea sanitaria y ciudadana es luchar para que su presencia en nuestra nación sea leve y no cause estragos.

En tal sentido, el gobierno nacional ha hecho sonar todos los timbres de alarma posibles; la red hospitalaria nacional est√° en alerta m√°xima y act√ļa siguiendo los protocolos se√Īalados para tales sucesos; los medios de comunicaci√≥n han difundido suficientemente tanto el hecho, como la velocidad con que se esparce por los cinco continentes, los s√≠ntomas del mal, el n√ļmero de casos sospechosos y de los que est√°n ya certificados en cada rinc√≥n del planeta. Es m√°s, algunos cr√≠ticos consideran que el Estado ha sobredimensionado el problema y que la prensa ha hecho m√°s esc√°ndalo del que era prudente.

De tales cr√≠ticas nos separamos, pues ellas son un claro ejemplo de la condici√≥n humana: palo porque bogas, palo porque no. A√ļn m√°s, consideramos que hubiera sido deseable que la diligencia con que se ha actuado en este caso hubiera sido tambi√©n aplicada en 2007, cuando afloraron los primeros s√≠ntomas de la crisis econ√≥mica internacional. Si ello hubiera sido as√≠, tal vendaval nos habr√≠a tomado mejor preparados y sus vientos no habr√≠an soplado con la fuerza actual.

Pero si algo queda en evidencia en forma protuberante, es la inconsciencia con la que el colombiano del com√ļn act√ļa en estos casos. No tenemos idea de lo que es la cultura preventiva. Individualmente, la gran masa de compatriotas considera que es el Estado el que est√° obligado a tomar medidas de precauci√≥n y por eso individualmente no hacemos nada para prevenir nuestra exposici√≥n al contagio, que no sea el comentar entre amigos la gravedad del asunto.

Estamos siendo negligentes, no actuamos con prudencia, no tenemos conciencia sanitaria, no aplicamos las recomendaciones que las autoridades de salud p√ļblica nos dan y la prensa difunde. Al recorrer las calles de nuestras ciudades, todo ello resulta evidente. Los minutos de celular se venden por doquier sin medida alguna de precauci√≥n, entramos en contacto con nuestros semejantes en forma desprevenida, acudimos a lugares donde hay concentraciones humanas en actitud casi que ingenua. Ver proceder a los colombianos en estos momentos corrobora que nos falta conciencia y creemos que todo le puede pasar a los otros pero que a cada uno de nosotros nunca le pasar√° nada.

En ese sentido somos irresponsables en grado m√°ximo. Y cuando se sepa que la epidemia lleg√≥, entraremos en p√°nico, sobredimensionaremos todo, reaccionaremos como los necios y habremos logrado asestar al pa√≠s graves golpes: lesionaremos en forma letal a nuestra salud, golpearemos la salubridad p√ļblica y causaremos un da√Īo salvaje a la econom√≠a nacional. ¬ŅPodremos enmendar nuestra cultura preventiva?

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad