Algo más en qué pensar | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
25ºC
Actualizado 05:20 pm

Algo más en qué pensar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-02 05:00:00

Algo más en qué pensar

Algo más en qué pensar

El afán de poseer al precio que sea y por delante del que sea, se ha convertido en la tragedia de nuestros tiempos. Nos han dicho que para ganarnos un espacio en la sociedad el requisito es ser importantes, reconocidos y famosos, no importa qué tipo de fama se tenga, de hombre honesto o corrupto reconocido, siempre y cuando se tenga el dinero suficiente que le permita tener a su lado  a un grupo de personas que le alimenten su ego.

El poder del dinero hace que muchos se arrodillen ante ellos y entreguen rápidamente su dignidad, convirtiéndose en simples carroñeros en búsqueda de aparente seguridad económica, sin darse cuenta que la sociedad los observa en su hambriento proceder. Un importante logro de los líderes del nuevo milenio, se alcanzará el día en que logren ganarse el respeto de los que piensan y sean reconocidos por su integridad y sus nobles ideales; unos líderes diferentes, unos que además de gritar ¡no más secuestros!, ¡no más violaciones a los derechos humanos!, ¡no más niños ultrajados!, ¡no más menores en la filas guerrilleras!, no más aquello, no más lo otro, también digan ya no más a la raíz, esa que genera la guerra, la falta de oportunidades, un político que marche porque se robaron el seguro social o porque compraron camionetas inútiles para los congresistas, o porque las calles han sido 3 y 4 veces pavimentadas solo en papel pero robadas al pueblo, o que grite ¡ya no más! a los colegios miserables en Colombia o al agua impotable del chocó. Sí, un político que no solo se pare a decir no más a las consecuencias, sino a la causa, la corrupción como tal.

Nos rasgamos las vestiduras pidiendo que se vean los recursos públicos, pero cuando elegimos nuestros gobernantes ponemos el dedo en el nombre de aquel que nos prometió un contrato. ¿No será que el pueblo se merece su destino? A nosotros nos tocó la plaga de los corruptos y sólo nos libraremos de ellos cuando llegue el día en que el ciudadano vea que lo que cultiva con ese comportamiento es su autodestrucción. Una de las leyes universales nos dice que los seres humanos nos atraemos unos a otros de acuerdo al nivel de pensamiento que nos gobierna y de acuerdo a los valores y principios que nos han heredado.

Sintetizando, Dios los crea y ellos se juntan. Creo plenamente que cuando alcancemos un nivel de conciencia superior, seremos capaces de comprender la trascendencia de nuestros actos y entenderemos que todo lo que hagamos, nos será pagado en su totalidad.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad