Mi padre murió | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
19ºC
Actualizado 05:56 pm

Mi padre murió | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-04 05:00:00

Mi padre murió

Mi padre murió

Somos 4 hijos, todos profesionales y casados. Su muerte nos cogió por sorpresa. Estábamos tranquilos, incluso alejados de papá y mamá porque siempre se llevaron bien y tenían buena salud. Un infarto fulminante terminó con su vida.

He querido escribir porque a pesar de la reacción que todos hemos tenido por esta tragedia, me siento culpable de haberlos abandonado. Yo trabajo en otra ciudad y vivo con mi esposa y mis dos niñas que demandan todo mi cuidado y atención.

A mis padres los llamaba una vez por semana y me considero un buen hijo. Sin embargo, no sé qué me está pasando. ¿Cómo supero este dolor?

Respuesta

Distinguido señor: esa sensación de tristeza que ronda por su corazón es producto del duelo que debe afrontar por la pérdida intempestiva de su padre.
Acepte la realidad y piense: “Padre mío: gracias por haberme dado la vida. Jamás te fallaré. Seguiré tus indicaciones y estaré pendiente de mi madre para continuar este camino existencial. Disfruta esta nueva vida y ¡Descansa en paz!

El tiempo permitirá superar esta etapa de duelo. Facilite su recuperación integrándose con más intensidad a su familia, visitando cuando sea necesario a su querida progenitora y reafirmando el compromiso sagrado de ser cada día un ser humano integral. ¡Manos a la obra!

Reflexión

Ante la muerte enfréntese sereno, con la disposición y mentalidad del hombre sabio que reconoce la temporalidad humana y la realidad sobrenatural.

Ponga en las manos del Señor el alma de quien tuvo el privilegio de disfrutar mientras vivió. Recuérdele por todo lo positivo y bello, recogiendo sus enseñanzas y preservando su conocimiento y grandeza espiritual.

Reconozca que aquello que siembras hoy, será el fruto que cosecharás mañana. Por tal motivo, con absoluta sinceridad, sin escondrijos ni mentiras, sin engaños ni disculpas, reconozca el estado real de su realización humana.

Si muriese hoy, ¿Estaría orgulloso de cuanto ha hecho? ¿Dejaría esta vida con la tranquilidad del deber cumplido o sentiría que falta mucho por hacer?
Dios le presenta una nueva oportunidad para replantear su camino existencial. No lo desperdicie. Piense que mañana puede ser demasiado tarde.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad