Vida de ratas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-07 05:00:00

Vida de ratas

Los terroristas de las Farc que no se paran en pelos para matar a ni√Īos, mujeres, ancianos, trabajadores, profesionales, nacionales y extranjeros, todo a nombre de la ¬ďrevoluci√≥n¬Ē, son los mismos que, despu√©s de habitar palacios de las Mil y una Noches en la selva, viven en h√ļmedas cavernas como ratas para evitar ser alcanzados por las bombas del ej√©rcito.
Vida de ratas

Y son los mismos que, por supuesto,¬† ver√≠an como la cosa m√°s natural del mundo llegar al poder para ejercer la ¬ďdemocracia¬Ē y construir la ¬ďsociedad nueva y justa¬Ē que alegan como raz√≥n fundamental para sus cr√≠menes. ¬ŅQu√© l√≥gica tiene esto?

Pero vamos por partes: durante a√Īos¬ód√©cadas, mejor¬ó, los oligarcas de las Farc disfrutaron de placeres de los cuales ni idea tienen la mayor√≠a de los colombianos y, gracias al dinero de la droga, enviaron a sus hijos a estudiar a Europa como ¬ďembajadores¬Ē de su emergente y ut√≥pica nueva patria; comieron caviar por volquetadas, abusaron de todas las mujeres que pudieron y, de esa manera, demostraron cu√°l es el verdadero prop√≥sito que les anima y de qu√© manera se comportar√≠an en el evento de conquistar el poder.

Los primeros campamentos, como se ha ocupado de recordarlo el Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, no s√≥lo estaban a flor de tierra, sino que gozaban de una especie de inmunidad a todo ataque. Hasta que el presidente √Ālvaro Uribe dijo ¬ďno m√°s¬Ē y las cosas cambiaron. ¬ŅD√≥nde est√°n ahora estos criminales? En las cavernas como los Talibanes, compartiendo el espacio con alacranes y otros bichos y obligados a contener la respiraci√≥n cada vez que pasa sobre ellos un helic√≥ptero de la Fuerza A√©rea Colombiana. Entonces, por mucho que los mamertos de siempre digan que no, las cosas s√≠ han cambiado en Colombia.

Con todo eso, estos asesinos que se sienten leg√≠timos representantes de los buenos colombianos¬óse llaman as√≠ mismos Eej√©rcito del pueblo¬Ē¬ó, no abandonan su sue√Īo de llegar al Palacio de Nari√Īo y al Congreso de la Rep√ļblica para imponernos a cuarenta y cinco millones de colombianos sus gusticos de Al√≠ Bab√°, con esa mentalidad de ratas que, por fuerza, han querido en los √ļltimos tiempos como resultado de la ofensiva militar ordenada por Uribe. ¬ŅCu√°ntos colombianos, pregunto, querr√≠an ver a estas alima√Īas en los escenarios de la democracia, dispuestos a darnos vida de ratas mientras ellos se comen el queso?

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad