Los Pilares de la Tierra | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-08 05:00:00

Los Pilares de la Tierra

No hay nada m√°s agradable que tener la suerte de encontrar un libro que lo atrape a uno, oblig√°ndolo incluso a posponer cosas del cotidiano para dar paso al deleite de una estupenda lectura.
Los Pilares de la Tierra

Pues hemos encontrado uno de esos raros ejemplares y la verdad es que hac√≠a alg√ļn tiempo no ten√≠amos la fortuna de disfrutar del enorme placer de alejarnos de la realidad para adentrarnos en el mundo de la fantas√≠a, llevados por el hilo de una novela hist√≥rica en la que se termina siendo uno m√°s de los personajes atrapados en una trama en la que cada final es a su vez un nuevo principio, pues como en la vida real, a una vivencia sigue otra en una secuencia infinita que termina s√≥lo con la muerte de unos, facilitando ello la vida de otros.

Lo curioso del caso es que el tema de la obra en comento se desarrolla alrededor de la vida de un maestro constructor de catedrales del siglo XIII en la Inglaterra medieval, empe√Īado en inventar la forma de construir la catedral m√°s grande posible en su momento, esfuerzo en el que se tejen las vidas de tanta gente que se mueve dentro del esquema de una sociedad mon√°stica en la que el rey estaba por encima de todos porque as√≠ lo hab√≠a dispuesto ese Dios que todos usaban pero que ninguno vi√≥ entonces, ni ha visto, hasta hoy.

Ken Follet, gal√©s nacido en 1948, logra en ¬ďLos Pilares de la Tierra¬Ē, reconstruir fielmente el diario vivir de una colectividad estratificada, a trav√©s de la cual se muestra c√≥mo era el manejo de un poder absoluto en el que Dios y el rey eran los √ļnicos determinadores del hacer social y en el que la clase popular deb√≠a soportar el peso absoluto del desenfreno a que lleva la¬† dominaci√≥n en la que los odios, las intrigas, la lujuria y la ambici√≥n terminaban siendo los determinantes de vida de los pueblos.

Este libro puede verse además, como un texto que nos permite conocer sicológica y sociológicamente las bases de lo que luego sería el renacimiento.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad