Publicidad
Vie Feb 24 2017
26ºC
Actualizado 04:32 pm

El Madrigal, una finca de leche y carne hasta los cachos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-05 16:47:56

El Madrigal, una finca de leche y carne hasta los cachos

Ver videoLa ganadería extensiva, es decir, esa que tiene una vaca en 10 mil metros cuadrados, debe pasar esa página del libro de las ineficiencias lo más pronto posible.
El Madrigal, una finca de leche y carne hasta los cachos

La ganadería del futuro es otro cuento.

Es más, comienza por la tierra, luego vienen los pastos y por último, las vacas.

Ese nuevo modelo se viene trabajando desde hace aproximadamente 30 años en la hacienda El Madrigal, de propiedad de Alejandro Galvis Ramírez, con resultados que la enmarcan en un predio elite de la ganadería colombiana por su alta producción de carne y leche.

Y es que las cifras son más que elocuentes: El predio consta de 325 hectáreas pero solo 210 están dedicadas a la ganadería donde pastan 1.600 bovinos, de los cuales 350 (puros y cruzados) para producción de leche), 150 hembras F-1 (cruzadas), 300 blancas para cruces con pardo suizo y holstein, y 800 machos de ceba.

En pocas palabras se tienen 8 ejemplares por hectárea.

En su exposición Galvis Ramírez dijo que en busca de mayor rentabilidad, dejó a un lado la ganadería pura pardo suizo que tenía con producciones promedio de 30 kilos de leche por ejemplar; y se adentró en un mestizaje (puras por cruce) de alta selección con un promedio de leche de 18 kilos, pero con costos mucho más bajos.

“Los animales son más rústicos, más resistentes, menos exigentes y más productivos. Por ejemplo, hay cuatro vacas F-1, que tiene un producción de 20 kilos, que es similar o superior a una buena vaca lechera”, agregó.

Los potreros

Galvis Ramírez dijo que los potreros se trabajan como un cultivo comercial, igual ocurre con el pasto de corte.

“Durante muchos años hemos aplicado gallinaza y pollinaza al suelo, lo que hoy nos permite tener una capa vegetal óptima (14% de materia orgánica), que tras efectuar análisis de suelos nos deja fijar una alta proteína en las pasturas. Lo anterior se traduce en una fertilidad similar a cualquier predio de la Sabana de Bogota”, agregó.

En El Madrigal se tiene un cultivo de estrella africana, de la variedad Santo Domingo, material de alta palatabilidad, dulce y de buena proteína.

“Existen 34 rotaciones (6.5 hectáreas) compuestas cada una por 13 potreros, con la finalidad de que pastoreen solo dos días y se tenga un descanso de 24 días. Cada rotación maneja 40 ejemplares todos muy homogéneos en su peso y edad, con el fin de crear condiciones iguales para todos a la hora de comer y una mayor eficiencia”, sostuvo.

Para el ganadero, la gran diferencia es que se entendió que para crecer no hay que tener más tierra, sino optimizar la que se tiene.

lista
Otros números

• La temperatura promedio de la finca es 19 grados centígrados.
• La altitud es de 1.650 metros sobre el nivel del mar.
• Se tiene una pluviométrica (lluvias) entre 1.200 y 1.300 mm anuales.
• Se cultiva maíz para aumentar los contenidos energéticos de las raciones.
• Todos los datos de la finca se trabajan en el Software Ganadero.
• Las hembras de leche se preñan a los 17 meses con pesos que están del orden de los 380 kilos.
• La natalidad de la finca es del 76%.
• Las lactancias tienen en promedio 311 días, con producciones de 5.660 litros por temporada lechera.

Carne también

Para el profesional e investigador Gabriel Serrano Díaz, asistente técnico de El Madrigal, en ceba se obtienen rendimientos en principio de 420 gramos día en animales de pastoreo.

Cuando se adquieren los machos cebú, llegan de 209 kilos y tras 19 meses de rotación en pasturas de alta calidad, se sacrificaron de 444 kilos.
Respecto a los machos que se producen en la finca (F1), son cebados y sacados para sacrificio de 436 kilos, lo que significa una ganancia promedio de cerca de 520 gramos día.

Son animales más adaptados al frío que los cebú, de ahí, su mejor rendimiento.

Su canal, igualmente, es más apetecido por presentar marmóreo en su carne.

Viene la leche

De acuerdo con Eudoro Albarracín Ortega, médico veterinario de El Madrigal, las vacas de ordeño tienen un promedio de 18 kilos de leche, lo anterior, significa que cada una produce casi media cantina (le faltan solo dos kilos, es decir, dos litros).

En la actualidad, la producción se acerca a las 50 cantinas diarias, las cuales se obtienen a través de un ordeño mecánico que tiene una batería para 8 ejemplares simultáneamente.

Seguidamente la leche llega al tanque de refrigeración, lo que según el profesional permite conservar su calidad física, química y bacteriológica.

“El ordeño se estabula en el momento en que se tienen las horas de sol más fuertes. Los animales vienen a comer su ración que se compone de pasturas frescas, suplemento y la cantidad de concentrado de acuerdo a su producción lechera”, agregó.

Esa leche se obtiene de las vacas puras, al igual que de las F1 y de los cruces entre holstein y pardo, la base genética de la finca.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad