Publicidad
Sáb Jul 22 2017
21ºC
Actualizado 05:53 pm

Rapeando tras las rejas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-05 17:15:37

Rapeando tras las rejas

Sólo tenía unos cuantos minutos para presentarse durante la inauguración de las X Olimpiadas Carcelarias.
Rapeando tras las rejas

Ver video

Cristian Pinilla no lo pensó dos veces. Fusionaría en una sola escena, teatro con música rap. O mejor, los actores representarían la historia de ‘Carlitos’, una canción del grupo 38 milímetros. Él la cantaría.

“Necesitábamos un ritmo que no se cortara, para que la gente no perdiera el hilo de la presentación, pero tenía que ser un ritmo que coordinara con varias canciones y por eso escogimos diferentes tonos, los mezclamos y adaptamos los ritmos de las letras para sacar una sola composición”.

El sol picante del medio día iluminaba el escenario y ante un público de más de 2 mil reclusos, la mayoría uniformados con camisetas deportivas y otros apretujados en los techos de los patios del establecimiento penitenciario, Cristian Pinilla tomó el micrófono y empezó su acto haciendo señas a ‘Buchón’ para que lo siguiera, imitando con la boca los sonidos de la percusión que caracteriza al rap.

Así, mientras Cristián rapeaba, ‘Buchón’ hacía de colchón rítmico.

“La canción habla de un muchacho que entra al sicariato, por eso el actor saca un revólver (hecho en papel), intenta robar dinero a una persona y le dispara”.

Ese día el público quedó en silencio.

“Yo pienso que las cosas impresionan cuando son buenas por más de que no gusten. Acá tratamos de hacer lo mejor, con un sonido fuerte y la gente aplaude. ¡Eso es bacano!”.

Ese día, ambos hopper exhibían camisetas y chaquetas XL, pantalones extra anchos, sudaderas enormes y tenis. Cristián llevaba una pañoleta azul que casi nunca se quita y una gorra blanca.

“Buscamos traer ese género, el Hip Hop, el rap de la calle, porque es poca la aceptación que tiene acá en la cárcel. Aquí siempre hacen festivales vallenatos, de rancheras, de cumbias, pero es cuando hacen esa clase de actividades que nosotros aprovechamos el espacio para mostrar algo más de lo que tenemos, que es el

Hip Hop, el rap”.

Y para confirmar su pasión se levanta la camisa y muestra un tatuaje que ocupa gran parte de su antebrazo, donde un dibujo manga muestra a una mujer envuelta en fuego con un letrero donde se lee: Hip Hop. “Uno maneja esa clase de ideas, la relación con las mujeres, el fuego es la pasión hacia la música”.

Pero ahora su amigo ‘Buchón’ no está. Fue trasladado a otra cárcel y esto sucede muy a menudo, impidiendo que la agrupación se consolide.

“Aquí he conocido amistades que son muy buenas con el sonido, con la voz y componiendo, pero no estamos exentos de las remisiones. Entonces, cuando se tiene montado un grupo, uno de los integrantes viaja (lo trasladan a otra reclusión)”.

Incluso su hermano, que también estaba preso y toca la guitarra y canta Hip Hop, fue trasladado no hace mucha a Cúcuta.

Por rebeldía

El padre de Cristian Pinilla siempre escuchaba rancheras y vallenatos.

“Era hombre de cerveza y parrandas, y digo yo que el Hip Hop es una manera rebelde a la que crecí. Mi crecimiento familiar fue algo conflictivo. Crecí queriendo ser rebelde. Ya no me gustaba el ambiente de la familia, prefería otro tipo de música y así nació el deseo por cantar”.

En la escuela conoció a jóvenes que cantaban y que empezaron a hablarle de música, de canciones y de sonidos. El bajo fue lo que le gustó y pronto hizo parte de varias agrupaciones.

Cuando llegó a la cárcel pasó lo mismo.

Pero el Hip Hop no es sólo música. Generalmente viene acompañado del breakdance y el graffiti.

Ahora, Cristian y sus compañeros ocasionales tienen en mente un proyecto de breakdance y esperan recibir clases de Capoeira, un arte que une lo musical con la expresión corporal. “Sí, cantamos, bailamos y pintamos, todo lo que tenga que ver con el arte”.

Improvisan

Este hopper santandereano dice que se cansó de imitar a los grandes raperos del mundo y un día decidió componer.

Empezó cantando canciones de grupos que califica como ‘fuertes’: Cypress Hill, Control Machete, Tres Coronas y de cantantes americanos como Snoop Dog y Eminem.

“Uno se guía por ellos, pero la idea es demostrar que se tiene potencial. Nuestras composiciones no trascienden porque aquí compartimos uno o dos meses y las cosas cambian. Uno queda es blanco. Por ahora improvisamos cuando cantamos”.

Pinilla también afirma que practicar en el patio donde se encuentra es muy difícil por el hacinamiento. “En el patio hay más de 400 personas y no hay un lugar donde podamos practicar, tener paciencia y componer”.

Por ahora, tiene dos nuevos compañeros. Juan Bautista Castro que llegó a la cárcel hace seis meses y Andrés Ruiz.

“Cristián se enteró que cantaba porque yo lo hacía en el patio con otro compañero. Me la paso haciendo Beatboxing (técnica de imitar con la boca los sonidos de la percusión del Hip Hop o el rap) y a él le gustó la forma en que lo hacía, por eso me invitó al grupo y generalmente hago el bajo. “Él lo hacía con la Champeta, cuando yo lo invité fue la primera vez que se acercó al Hip Hop”, agrega Cristián.

Por su parte, Andrés Ruiz canta y rapea. Lo hacía en los buses antes de entrar a la reclusión. Es el más nuevo en el grupo.

Cristián afirma que programas como ‘El factor X’ y ‘Buscando un intérprete’ deberían buscar talentos en lugares como las cárceles.

“Yo sueño con eso, con tener la oportunidad de cantar frente a alguien que realmente sepa de música”.

ser Hopper

Los seguidores del Hip Hop usan pantalones, chaquetas y camisas anchas, collares extravagantes y pañoletas.

“Yo tengo una complicación muy brava con esta pañoleta en el patio, la uso en todo momento, pero aquí suelen pensar que quien usa una pañoleta en la cabeza es gay y otras cosas… es muy diferente a como se ve en otros lugares. Uno escucha, uno lee, uno aprende, conoce de artistas”, explica Cristián Pinilla.

¿Y las cadenas?

“Decía Daddy Yankee que cuando no era lo que es ahora, veía a los grandes artistas ponerse cadenas y decía: algún día cuando yo sea como ellos me voy a comprar unas iguales. Por eso ahora se las pone, porque quiere lucirlas bien”, explica y agrega: El Hip Hop es una cultura que sigue los pasos a las personas que han crecido en ella.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad