¬°Cuidado¬Ö! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

¬°Cuidado¬Ö! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-14 05:00:00

¬°Cuidado¬Ö!

Cuando se idolatra a un líder carismático y uno se identifica totalmente con él, hay peligro de olvidar la centralidad de Cristo resucitado.
¬°Cuidado¬Ö!

Cuando el espíritu de grupo y la mentalidad sectaria y exclusivista prevalecen, se compromete la unidad a la cual Cristo permanentemente nos invita.

Existe una jerga privada, que est√° m√°s cerca del lenguaje de Babel que del de Pentecost√©s y que sobre todo, no es el mismo del Evangelio (¬ďOh ruego estad bien unidos en un mismo pensar¬Ē. O sea, dejad de hablar ¬ďentre vosotros¬Ē y contra los dem√°s y encontrad de nuevo la lengua del √ļnico maestro, que adem√°s es la √ļnica lengua comprensible para todos).

Pablo conoce los eslóganes que ondean al viento, las etiquetas exhibidas y las realidades que esconden.

¬ďYo soy de Pablo¬Ē. Y √©l no se siente en absoluto lisonjeado; todo lo contrario, parece decididamente contrariado. (Ah, si todos los ¬ďjefes¬Ē rechazasen como Pablo las formas de fanatismo de sus adeptos, los aplausos de la gallada y en vez del culto a la personalidad, promoviesen la adoraci√≥n al √ļnico Se√Īor, evitando que el incienso vaya en direcci√≥n equivocada. Si abandonasen el terreno de la popularidad y se pusiesen a vivir como todos entre la gente com√ļn...¬Ē.

¬ďYo soy de Apolo¬Ē. Probablemente era el partido de los intelectuales, de los que se manten√≠an ¬ďde discursos sabios¬Ē, que se le llenaba la boca de cultura en vez de adoptar la locura de la cruz.

¬ďYo soy de Pedro¬Ē. Evidentemente tambi√©n hab√≠a un partido de Pedro. Y este partido, lejos de ser expresi√≥n de fidelidad, pod√≠a hacerse peligroso porque le separaba de los otros y por supuesto de Cristo.

Pablo echa en cara tanto a sus fan√°ticos como a los otros ¬ďdevotos¬Ē, que √©l pertenece a otro partido, que practica otra devoci√≥n: ¬°Yo soy de Cristo!
Esta expresi√≥n es la √ļnica identidad, la √ļnica pertenencia justificable. Las otras son abusivas, destructivas en vez de constructivas, disgregadoras en vez de unificadoras.

Podríamos preguntarnos quién ha sido nuestro liberador? Pedro? Pablo? U otros?.
Creo que el problema de fondo es precisamente √©ste: ¬ŅPor qu√© somet√©is nuestra conciencia a otros? ¬ŅPor qu√© no ten√©is el gusto de la libertad de los hijos de Dios, pagada precio de sangre sobre el monte de la Calavera?.

Cristo es el √ļnico liberador. Solamente la vinculaci√≥n a √Čl nos asegura un espacio de libertad, de movimiento, de originalidad.
Jes√ļs no quiere tu cabeza, tu conciencia, tu capacidad de juicio.
√Čl vive en ti, pero no te sustituye.

Si Cristo es el todo de tu vida, tu responsabilidad es mayor.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad