Los 'papaboys'en la √ļltima misa de Benedicto XVI | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-14 14:18:28

Los 'papaboys'en la √ļltima misa de Benedicto XVI

Unas 40.000 personas, muchas de ellas j√≥venes conocidos como los "papaboys", alegraron hoy con cantos y banderas la √ļltima misa de Benedicto XVI en Tierra Santa.A los pies de la ciudad donde creci√≥ Jes√ļs, en uno de los lugares m√°s emblem√°ticos para los cat√≥licos, "los hinchas del Papa", pertenecientes a la Fundaci√≥n Papaboys, que coordina grupos de cristianos esparcidos por el mundo, festejaron la visita del pont√≠fice a Nazaret.
Los 'papaboys'en la √ļltima misa de Benedicto XVI

"¡Viv al-Baba !" (viva el Papa), gritaba rítmicamente la muchedumbre, mientras se escuchaba la voz de un religioso en los parlantes que invitaba a enarbolar las banderas con los colores del Vaticano blanco y amarillo.

En el altar, el Papa se veía radiante, instalado sobre un trono de madera oscura con mosaicos construido por un artesano musulmán de Abu Snan.

Desde el anfiteatro del Monte del Precipicio, el lugar en el que seg√ļn los Evangelios la muchedumbre furiosa intent√≥ arrojar a Jes√ļs al abismo tras uno de sus duros sermones en la sinagoga, se vislumbran las legendarias colinas de Galilea.

Dos mil a√Īos despu√©s, la muchedumbre aclama feliz al sucesor de Pedro. Grupos de muchachos italianos tocan guitarra, tambores y panderos y entonan canciones y coplas en varios idiomas.

"Somos los papaboys", dice Stephano, de unos 40 a√Īos, quien viene de la provincia de Rieti, cerca de Roma y es uno de l√≠deres del grupo de unos 40 muchachos del movimiento.

"Que felicidad ver al Papa en Tierra Santa", confiesa por su parte Wissam Haddad, un profesor de matem√°ticas de Jaffa, cerca de Tel Aviv, quien acompa√Īa 200 alumnos de su escuela.

Una marea de banderas, incluso de L√≠bano e Israel, ondean por encima de la muchedumbre de peregrinos de Italia, Espa√Īa, Gran Breta√Īa, Australia, India, adem√°s de aquellos provenientes de los varios grupos √©tnicos que componen el mosaico cultural de Israel.

La delegación de Filipinas, que vive y trabaja en Israel, es la más entusiasta.

"Ver al Papa es un sue√Īo", asegura Moses Denorio, un filipino de nacionalidad israel√≠.

El espa√Īol David De Mena, que ha viajado por todo el mundo para asistir a las misas papales, confiesa su emoci√≥n.

"Ser cat√≥lico es tener una dimensi√≥n universal. Tenemos el mismo coraz√≥n, la misma esencia. Hablamos idiomas diferentes pero caminamos todos sobre las huellas de Jes√ļs", dijo.

Otro grupo de australianos, encabezado por John Hayes, sue√Īa con visitar la bas√≠lica de la Anunciaci√≥n en Nazaret, donde seg√ļn la tradici√≥n el arc√°ngel Gabriel anunci√≥ a Mar√≠a que estaba encinta del hijo de Dios.

"Aquí inició nuestra salvación", dice dirigiéndose al grupo, mientras bromea porque su iglesia en Sydney lleva el mismo nombre.

"Venimos por la paz. El Papa viene a pedir paz y es por la paz que oramos aquí", asegura Denorio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad