Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
22ºC
Actualizado 09:00 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-15 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Es esta una gran oportunidad para que los pobres de Colombia ya no aporten su cuota de sangre a la guerra fratricida como soldados profesionales o rasos, ahora lo podrán hacer como cabos o sargentos; mejor aún, se soluciona el problema del desempleo para muchos bachilleres que ahora tendrán la gran oportunidad de tener un empleo estable, al menos mientras logran permanecer con vida en las selvas colombianas. Parece que los dirigentes quieren convertir a Colombia en la Esparta latinoamericana, una sociedad de guerreros. ¿Por qué no aplican esta clase de concesiones a las carreras técnicas y profesionales? Es claro que ha sido el espíritu guerrerista del actual mandatario el que le ha dado altos índices de popularidad en las encuestas, sin embargo, no es con sangre y fuego como se debe solucionar un conflicto que tiene raíces en la desigualdad social. Paradójicamente, son los pobres de Colombia los llamados a sacrificar sus vidas para que los más favorecidos puedan visitar tranquilamente sus fincas, desconociéndose que millares de campesinos las han perdido por culpa del desplazamiento forzado.  Esperemos que no sea tan cierta la comparación  entre Uribe y Rafael Nuñez que hizo un congresista, porque si nuestro Presidente llega a un cuarto mandato, es posible que llegado ese momento todos terminemos cambiando nuestro vestuario multicolor por el camuflado y el verde oliva.

William Sarmiento Gómez

Las noticias matan

Estoy seguro de que este año no voy a morir de mal de rabia, ni de tétano,  ni de toxoplasmosis, ni dengue hemorrágico, ni lesmaniasis, ni mal de chagas, ni gripa A (H1N1), etc., etc.  Lo que sí sé que me va a matar, es una noticia. Todas las semanas los medios nos cuentan con pelos y señales cómo vamos a adquirir y a morir del mal de moda; la razón es fácil: la droga milagrosa no existe o no esta incluida en el POS.  Las enfermedades tradicionales de temporada tienen su espacio ganado en los noticieros. Es así como todos los años nos matan antes de tiempo. Cuando se aproxima la semana santa titulan: “pescado del Cauca y Magdalena, contaminados con mercurio”  y a renglón seguido nos cuentan con lujo de detalles qué les sucede a los pobres cristianos que se atreven a comerlo. Como si no fuera suficiente nos cuentan las treinta señales que debemos conocer para saber que un pescado está fresco. No observar una sola de ellas es suficiente para que nuestras vidas corran peligro. Cuando aun no nos hemos repuesto de la intoxicación noticiosa de la semana mayor, aparecen los titulares de las vacaciones de junio: “Contaminados los acueductos de la costa atlántica”. “Bacteria causa estragos estomacales, las clínicas no dan a basto”  “Tomar el sol produce cáncer” “Cinco ahogados enlutan las vacaciones”. Los que sobreviven a las vacaciones de mitad de año, se enfrentan a los titulares de navidad: “Se calcula para este año un incremento de 6% de los 500 muertos que hubo por carreteras el año anterior” o “el país amaneció con 15 nuevos ciegos por ingerir licor adulterado”. Ante tan terrible noticia, corremos a buscar las botellas que consumimos a ver si cumplen con las normas que está explicando el químico de la secretaría de Salud, que a propósito, nunca ha sido capaz de aclararnos cuál licor es el bueno y cual el adulterado.  A los que por fortuna has superado todas estas noticias, les queda el 31 de Diciembre, donde nos muestran con estadísticas y fotos todos los quemados con pólvora. Gracias a Dios los medios no circulan ni el primero ni el dos de enero, porque una noticia más nos mataría.

Claudio Rafael Gomez Ortiz

La muerte de Escalona

Ojalá que con la muerte del maestro Rafael Escalona, no se acabe de ir lo poco que queda de folclor vallenato. Folclor significa  saber de un pueblo; etimológicamente se deriva de las expresiones inglesas Folk: Pueblo y Lore: Saber. El folclor involucra el conocimiento de tradiciones, leyendas, creencias, poesías, danzas y música de un pueblo. Mirando tan solo el anterior significado, lo que hoy se ve no es otra cosa que música de acordeón igualada a cualquier otra con el único fin de hacer fama y dinero. De ese vallenato autóctono que le canta a las costumbres de su pueblo, a los dichos, las leyendas etc. ya no queda nada. Las composiciones de hoy dan lastima, los ritmos tan solo sirven para que los muchachos brinquen y no para bailar. Este comentario no es solamente por criticar, viví varios años en Valledupar y sé cual es la forma de pensar de quienes en verdad son folcloristas y aman su música, hoy están dolidos por el rumbo que los jóvenes le han dado a su folclor.

Néstor Vargas S.

De Zapatoca

Zapatoca inauguró el sábado pasado, 9 de mayo, el servicio de gas domiciliario.
Una ceremonia de carácter cívico fue convertida en un espectáculo político grotesco, por decir lo menos. Vivas políticos, lanzamiento de candidaturas, obsequio a las autoridades, ya no de caballos de paso o carros lujosos como en otros tiempos no lejanos, sino simples guayaberas y camisas.
Cuando el señor Gobernador pudo al final intervenir para dar oficialmente el servicio, ya la mayoría de asistentes había abandonado el recinto.
A título personal y en nombre de algunos ciudadanos de bien que me han facultado para tal fin, deseo presentar al doctor cerpa y a la Señora Leonor Serrano las disculpas por tal hecho, con la certeza de que este no es el comportamiento corriente de los zapatocas.

Saulo Toledo Plata

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad