El gasto productivo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-15 05:00:00

El gasto productivo

Ante los indicadores del comportamiento de la econom√≠a que se√Īalan ca√≠das en la producci√≥n y el consumo, vale la pena hacer una reflexi√≥n sobre la forma en que tendr√° que prepararse el Gobierno para dirigir el gasto en los distintos niveles de la administraci√≥n.
El gasto productivo

Sin duda estamos frente a un escenario de menores ingresos, que no se pueden compaginar con similares gastos a los registrados, y mucho menos con incrementos que no van a tener ning√ļn respaldo en las rentas.

La DIAN ha dicho que vendr√° una ca√≠da significativa en recaudo de IVA y Renta y que se dejar√°n de recolectar 470.000 millones por concepto de Timbre. Ecopetrol ha disminuido un 30% la venta de combustible y el Banco de la Rep√ļblica anuncia que sus utilidades disminuir√°n, siendo √©stas las dos entidades que m√°s aportan al Gobierno Central.

Esta situaci√≥n nos hace pensar en el dise√Īo de una estrategia urgente que tienda a eliminar gastos suntuarios, a suprimir burocracia, a aplazar inversiones que no sean urgentes y a acelerar todo lo que tenga que ver con la pol√≠tica de reducci√≥n del Estado, para que se pueda defender la inversi√≥n destinada al apalancamiento del aparato productivo, de tal manera que sirva como herramienta para paliar la crisis y para alentar al sector empresarial en sus objetivos, instrumentos que significar√°n tambi√©n una protecci√≥n del empleo productivo.

Si eso no es así, con toda seguridad muy pronto estaremos hablando del incremento del déficit fiscal y de las dificultades que aparecerán para los giros de obras de infraestructura que conllevarán parálisis y consecuentes aplazamientos, impidiendo de esta manera cumplir con las metas establecidas.    
Nadie todavía se atreve a decir cuál va a ser el real impacto de la crisis económica mundial en nuestro medio, pero lo que sí es cierto es que los efectos ya los estamos padeciendo y las medidas para contrarrestarlos no pueden hacerse esperar, so pena de soportar mayores rigores.
Apostilla

La ciudad aguarda impaciente que por fin se inicie el programa de recuperaci√≥n de los parques, que en otros tiempos le se√Īalaron un prestigio sin competencia en el orden nacional. Escenarios como el Parque San P√≠o, que representaban un verdadero orgullo para Bucaramanga, hoy no son m√°s que una aut√©ntica verg√ľenza y una pesadumbre de lo que fue un pasado en donde el espacio p√ļblico era realmente algo primordial en la vida cotidiana de los bumangueses.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad