Encuentro en tres episodios con Fernando Vallejo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 09:37 pm

Encuentro en tres episodios con Fernando Vallejo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-16 00:23:43

Encuentro en tres episodios con Fernando Vallejo

IPaseábamos por las angostas y enfáticas calles de la ciudad vieja, similares a los costillares de la mayoría de sus habitantes.
Encuentro en tres episodios con Fernando Vallejo

El calor se dejaba disimular con la experiencia de una peregrina brisa, como tambi√©n se disimula el vasto color negro entre el fugitivo blanco. Extraviando el tiempo. Ara√Īando im√°genes. Sumando y jurando. Nos dej√°bamos. Y, de repente, ah√≠ estaba. En frente. En la otra orilla. Extra√Īo. Incierto. Parecido a √©l mismo, pero diferente. Le enviamos un heraldo, pero √©ste nunca volvi√≥. ¬ŅAzar? Nos acercamos. Cruzamos curiosos. Y ah√≠ segu√≠a. Vivo. Respirando, sudando y aguardando. ¬ŅA qu√©? La¬† frente amplia a√ļn no marchita, los flancos cenizos, la nariz chata y la fara√≥nica barbilla coronaban un cuerpo flaco, alto y esmirriado, transfigurado en una voz bronca y acompasada. Ten√≠a abierta la mirada y c√°lida la palabra. Un pacto. Y est√°bamos.

II

Atr√°s quedaban la noche, la algarab√≠a, el cansancio, el sue√Īo, el despertador, la limpieza, el atav√≠o, la puntualidad, la cita, la soledad, la resignaci√≥n, las conjeturas, la justificaci√≥n, la aceptaci√≥n, en suma, todos los rudimentos de la continuidad. De nuevo a la encrucijada con su impaciencia de libros. La excusa para poder reiniciar. Esta vez, en un teatro. El de Heredia. ¬ŅNos dejamos caer en su interior? No. Era el refugio. El acuerdo. El espejo. Y en su espectro, ah√≠ estaba. En frente. Cruzado. De costado. Inm√≥vil. Gestando. Empezaban a crecerle las ideas. Se las ve√≠a gatear; luego, dar pasitos tembleques hasta llegar a un andar lento, y fue entonces cuando resolvi√≥ echarlas a correr. Todas se aporrearon, no sin esmero y precisi√≥n, en los √≥rganos de la arrogancia. Entretanto, algunos intentaban agazaparse y otros huir. Resist√≠amos. √Čl pasaba saliva del tama√Īo de hojas. Solitario. Apertrechado. Fulminante. Casi mon√≥tono. ¬ŅQu√© m√°s hacer? Rezongar. Fingir reflexi√≥n. Asentir. Vitorear. Estar.

III

Escuchamos el martilleo del nuevo d√≠a. No todo permanec√≠a igual. Nos hab√≠a brotado un poco de dignidad y libertad. Y nos resplandec√≠a un poquito la inconformidad; esa que los esbirros del hierro, el oro y el hambre siempre intentan opacar. Era justo agradecer. ¬ŅC√≥mo? ¬ŅExcediendo la imaginaci√≥n, denunciando hom√ļnculos, ejercitando la verg√ľenza, alimentando la memoria? Tal vez. Y encima, deb√≠amos seguir. Caminar. Intentar. Lo repet√≠amos en voz baja. Buscando eco entre la muchedumbre. Y entonces recobramos el sentido sordo de la sed. Parar. Elegir. Entrar. Y de paso por el mismo mundo, ah√≠ estaba. En frente. Sentado. Reposando. Satisfecho. Dulce. Mostrando gratitud. ¬ŅDestino? Ten√≠a remojando varias historias, bregando con algunos planes, sonsac√°ndose tiempo. Esper√°ndonos. Como todos los d√≠as. En el mismo lugar de siempre. En sus libros.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad