Amor y Amistad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-16 05:00:00

Amor y Amistad

¡Qué hermoso es tener amigos que nos hacen más fácil la tarea de vivir! Sin duda alguna un buen amigo es el mejor tesoro del mundo. Como en cada amigo podemos identificar un pedazo de nosotros mismos, son ellos realmente el más fiel espejo de los que somos.
Amor y Amistad

Se ha afirmado que “los amigos seguros, se conocen en las ocasiones inseguras” y que “los verdaderos amigos son los que vienen a compartir nuestros éxitos cuando se les llama, pero acuden por su cuenta a compartir los momentos de desgracia”. Muy bien lo dijo Renard: “Un buen amigo es aquel que adivina siempre cuándo se tiene necesidad de él”.

Un buen amigo es aquel que nos impulsa a ser cada día mejores y a dar lo mejor de nosotros mismos; quien comparte nuestros triunfos, pero no nos abandona en nuestros fracasos. El buen amigo valora nuestras cualidades, pero no se convierte en cómplice de nuestras fallas, animándonos para reforzar las primeras y corregir las segundas. Un buen amigo es aquel a quien podemos contarle aún nuestros más íntimos secretos y nuestros más graves errores, con la certeza de que procurará comprendernos, nos ayudará a encontrar las mejores soluciones y no dejará que por eso aminore el afecto recíproco.

Un buen amigo es aquel que tiene algo de padre, nos ayuda a iluminar los caminos y, al comprendernos, nos acompaña largos trechos, hombro a hombro.

Precisamente porque nos aprecia y respeta, no nos manipula, ni intenta dominarnos, acepta nuestras diferencias y procura que nuestras deficiencias enriquezcan la amistad. Los verdaderos amigos siempre tienen permanentemente girados, al uno a favor del otro, sendos cheques de perdón y de comprensión. Por eso las discrepancias no aminoran la amistad, sino que la fortifican.

Unas veces la amistad lleva al amor, y otras veces el amor lleva a la amistad, pero lo que si es absolutamente cierto es que, lo mejor que nos puede suceder, consiste en lograr que coincidan nuestro mejor amigo y el objetivo de nuestro amor en una misma persona.  Cuando se tiene la suerte de que la persona que amamos sea también nuestro mejor amigo, el amor se hace eterno, la vida se enriquece, las alegrías se multiplican y las penas se dividen. Mi sincero reconocimiento de cuánto debo a mis amigos, gracias a ellos la tarea de ser hombre me ha sido menos dura.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad