“Hay que sembrar palma, pero sabiendo sembrarla” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-16 18:17:21

“Hay que sembrar palma, pero sabiendo sembrarla”

El cultivo de palma de aceite en el país es considerado como uno de los negocios con mayor proyección en el panorama agrícola.
“Hay que sembrar palma, pero sabiendo sembrarla”

Y a pesar de que la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma, considera importante que el país aumente el área cultivada con este producto, hay un fenómeno contradictorio en toda esta dinámica.

Es que a pesar de que cada vez son más las hectáreas cultivadas con palma de aceite, en 2008 por tercer año consecutivo los niveles de producción bajaron.
Según el presidente ejecutivo de Fedepalma, Jens Mesa Dishington, esto se debe a dos factores principales.

El primero es que “debido al auge que está teniendo esta actividad, existen muchas personas que son novatos en el tema y que no tienen el cuidado necesario para este tipo de cultivos, lo que genera que las plantas no resulten lo suficientemente productivas”.

Mesa Dishington aseguró que “por tercer año consecutivo hemos registrado descenso en la producción de fruta y la producción de aceite por hectárea, esto no ayuda a la competitividad”.

El presidente ejecutivo de Fedepalma explicó que “el Gobierno Nacional, los palmicultores y el sector como tal, han visto que podemos tener muchas posibilidades para producir para distintos mercados, entre ellos el biodiesel,  u otros usos como el mercado de exportación y mucha gente se ha entusiasmado con el mercado de palma”.

Añadió que “esto pone un reto, a veces por la falta de experiencia se cometen errores. Es por esto que hay que darles un acompañamiento muy fuerte y en algunos casos ciertos de estos esquemas se acompañan muy bien durante el establecimiento, pero se olvidan de que es un cultivo perenne y que hay que darle un acompañamiento cuidadoso a lo largo de toda su vida”, dijo.

Así mismo el funcionario acotó que se necesita fortalecer los esquemas de asistencia técnica en las empresas palmeras y todas las unidades productivas, “para que realmente podamos revertir lo que está sucediendo con la productividad y no sigamos por ese sendero de caída en la productividad por hectárea”.

Problemas sanitarios

Además de los problemas técnicos que ha generado disminución en la producción del aceite, hay un factor adicional que genera mayor preocupación.
Se trata del hongo Phythophtora, causante de la pudrición del cogollo, una enfermedad que sólo en el Tumaco ha reducido en un 90% la producción del aceite de palma.

Según Jens Mesa Dishington “la pudrición del cogollo pasó de ser un problema hace 15 ó 20 años exclusivo de la zona central, a ser recientemente el problema de la zona occidental con epicentro en Tumaco.

En Tumaco teníamos 35 mil hectáreas de palma con una producción de aproximadamente 90 mil toneladas de aceite hasta hace unos años, y para 2009, la zona de Tumaco se va a producir alrededor del 10% de lo que se producía y más del 70% del área sembrada se ha perdido”.

Señaló que en otras regiones del país como en los Llanos, también se han presentado brotes de está enfermedad que, de no controlarse a tiempo, podrían representar una amenaza para la producción del aceite.

Destacó que “lo más grave es que esta enfermedad ha empezado a mostrar algunos brotes en la zona central y la zona norte del país, por lo que podemos decir sin duda que el problema de la pudrición del cogollo es un problema nacional y que todos los productores, no importa en dónde estén ubicados, deben prestar mucha atención al manejo sanitario de sus cultivos y de tratar de hacer más llevadero el impacto de esta enfermedad”

Buenas noticias

A pesar de este panorama, el presidente ejecutivo de Fedepalma destacó que Santander es uno de los departamentos que ha registrado mayor productividad por hectárea en 2008.

“Estas cifras nos demuestran que Santander tuvo una productividad de cinco toneladas de aceite por hectárea durante 2008, superando el promedio nacional que registró producciones de 3,6 toneladas de aceite por hectárea”.

Frente a la presencia de la enfermedad de la pudrición del cogollo, destacó que se han presentado brotes muy pequeños, “ojalá que los brotes de la enfermedad que se empiezan a dar en algunas zonas de Santander, no menoscaben el esfuerzo que los palmeros han hecho en los últimos años para tener cada vez mejores plantaciones”.

La enfermedad

El hongo Phythophtora es el responsable de este problema de la pudrición del cogollo. Es el primero en causar la primera lesión a partir de la cual llegan otros organismos.

El hongo produce una lesión de milímetros en la hoja antes de que emerja. Luego, por esa vía llegan otros hongos y otras bacterias que agravan la condición de la palma. Finalmente, el olor de descomposición atrae otros organismos que terminan de completar el cuadro que se conoce como el complejo de la PC.

En Cenipalma vienen trabajando ya en algunos métodos de control con moléculas químicas que ataquen el Phythophtora, pero el control definitivo está en el diseño genético de la palma y ese es un proceso que Sanz estima se puede tomar ocho o diez años.

Ya se están haciendo algunos híbridos entre las variedades de palma africana y las de variedades americanas que ya dan algún resultado contra el hongo y que están reemplazando las viejas palmas en Tumaco. También hay prácticas de manejo, en especial de drenaje, fertilización y de selección de palmas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad