La era de los hijos unicos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Jueves 17 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Colombia
2009-05-17 05:00:00

La era de los hijos unicos

La era de los hijos unicos
¬ďUna vez llegu√© a mi casa y encontr√© en la puerta a la empleada, a un se√Īor con un ni√Īo que ped√≠an, y a Mateo, que ten√≠a 4 o 5 a√Īos, en una escena conmovedora: √©l hab√≠a sacado todos sus juguetes para regal√°rselos al ni√Īito.

Tuve que entrar a mediar porque era un acto de generosidad tan bonito que no se lo pod√≠a frustrar, pero a la vez, no pod√≠a permitir que entregara todo; busqu√© equilibrar la situaci√≥n dici√©ndole ¬Ďreg√°lale √©ste, pero recuerda que el otro te gusta mucho¬í.

¬†Lo felicit√© por el acto tan hermoso de solidaridad, pero ten√≠a que hacerle entender que √©l tambi√©n deb√≠a que tener lo suyo¬Ē.

Esta escena de la vida real y no de las telenovelas que ha protagonizado Mar√≠a Cecilia Botero en su amplia carrera como actriz, muestra que el hijo √ļnico no siempre es sin√≥nimo de ego√≠smo.

La presentadora del Magaz√≠n ¬ĎD√≠a a D√≠a¬í, del Canal Caracol, afirma que ser madre de un solo hijo ha sido una gran experiencia porque Mateo no fue tan √ļnico. Cuando √©l ten√≠a 9 a√Īos, despu√©s de que muri√≥ su pap√°, el director David Stivel, fue a vivir con ellos una sobrina de Mar√≠a Cecilia, de 13 a√Īos de edad.

Mateo la recibió con total tranquilidad, recuerda María Cecilia, no hubo ninguna escena de celos ni nada por el estilo, iban al mismo colegio y terminaron de crecer como hermanitos.
 
Esta actitud abierta se debe a que Mar√≠a Cecilia viene de una familia de nueve hermanos, que le dieron 16 primos a Mateo, con quienes compart√≠a en las reuniones familiares y a√ļn hoy hacen planes.

¬ďLo que debemos hacer los padres que no podemos darnos el lujo de tener varios hijos es unirlos con los hijos de los otros, porque s√≠ es importante que aprendan a compartir, a relacionarse con los dem√°s y a saber que deben ocupar un espacio espec√≠fico en el mundo porque hay otros seres que tambi√©n ocupan su espacio¬Ē, asegura.

Sin embargo, el psicoterapeuta Carlos Alberto Segura, egresado de la Universidad del Valle, considera que el hijo √ļnico s√≠ tiende a conservar un perfil especial, con algunas excepciones. Excepciones que dependen del manejo de los padres.

Como puede ser el caso de Mateo. La actriz enfatiza que siempre trat√≥ de que su hijo no estuviera solo. ¬ďComo tuve tantos sobrinos antes de Mateo, fui muy cercana a ellos, y cuando √©l naci√≥, mis sobrinos estaban a su alrededor y esa sensaci√≥n de hijo √ļnico siempre qued√≥ neutralizada por la familia grande¬Ē.

El psicólogo Segura afirma que debido al exceso de preferencia que los hijos unigénitos reciben de parte de los padres, los tíos y abuelos, crecen con la idea de que son privilegiados ya que se les da gusto en todo lo que ellos requieren y apetecen.

Esa condición los marca con una tendencia al egocentrismo y al egoísmo, por lo que les cuesta mucho trabajo compartir sus pertenencias y hasta su habitación.

¬†¬ďSe les dificulta ser solidarios porque desarrollan un perfil caprichoso que hace m√°s conflictivas sus relaciones sociales y de pareja, perfil que a veces perdura hasta la adolescencia y la vida adulta¬Ē, explica el psicoterapeuta.

Ese car√°cter caprichoso ¬Ėexplica Segura¬Ė implica baja tolerancia a la frustraci√≥n, habilidad indispensable para aceptar las realidades de la vida y la convivencia social.

¬ŅHijos tiranos?

El psic√≥logo Carlos Arturo Mercado √Ālvarez, coincide en que crecer entre adultos que est√°n satisfaciendo todos los deseos de un ni√Īo que no tiene que competir con otros hermanos por su cari√Īo, desarrolla una inclinaci√≥n a querer tener todo lo que desea y no aprende a resolver problemas y ni a comunicarse.
 
¬ďEl hijo √ļnico puede terminar siendo un tirano con sus padres porque, aunque ellos le nieguen ciertos caprichos, esa es la teor√≠a, pero le falta la pr√°ctica, o sea vivir esa experiencia de disputarse el tiempo, el cari√Īo y la atenci√≥n de los padres cuando √©stos compartan sus saberes con sus hermanos¬Ē, dice.

Adem√°s, es un ni√Īo que no desarrolla habilidades sociales porque con esa ausencia no tiene con quien jugar, qui√©n se le meta al cuarto. Nadie lo molesta en casa.

Situaci√≥n que supieron sortear los Stivel con Mateo. ¬ďTanto David como yo ten√≠amos conciencia de que Mateo era un hijo √ļnico y no quer√≠amos el ni√Īo ¬Ďpataletudo¬í que se cree el centro de universo y siempre hicimos un esfuerzo para evitar que eso sucediera. Quiz√°s cuando reci√©n muri√≥ el pap√° s√≠ se puso ¬Ďpataletudo¬í, pero obedec√≠a m√°s a esa raz√≥n profunda que era la ausencia, que a su condici√≥n de hijo √ļnico¬Ē, concluye Mar√≠a Cecilia.

La actriz aconseja hacerles entender lo importante que es compartir porque cuando crezcan todo es una competencia, que sepan que no son tan √ļnicos, que hay muchos seres en el universo y que √©l ocupa s√≥lo un espacio m√°s, y que siempre habr√° muchos mejores que √©l, m√°s bonitos o m√°s inteligentes que √©l, porque esa la vida¬Ē.

Un futuro sin hijos

Con este panorama en el que aumenta el √≠ndice de familias con hijos √ļnicos, los especialistas pronostican para el futuro relaciones de pareja temporales.

De hecho, ya se presentan, por la necesidad de sentir que la vida gira sobre ellos mismos, sumada a la baja tolerancia a la frustración y a la falta de madurez para compartir la vida en pareja, que deriva en relaciones poco duraderas, inestables y conflictivas.

Y puede ir m√°s all√°, seg√ļn el psic√≥logo Carlos Alberto Segura. Las personas que fueron hijos √ļnicos tender√°n a no desear hijos. Puede haber tanto ego√≠smo en la pareja que decide no procrear para no ¬Ďsacrificarse¬í, para no cambiar su bienestar y comodidad por cuidarlos.

¬ďA los j√≥venes les parece aburrido cuidar a un ni√Īo, o√≠r el llanto, tener que cambiar pa√Īales y dem√°s, porque no tienen esa capacidad de brindar vida; por el contrario, quieren seguir absorbiendo de los dem√°s, porque crecieron para recibir, no para dar¬Ē.

De ah√≠ que la recomendaci√≥n para los padres de hijos √ļnicos es ense√Īarles a compartir su lonchera, sus juguetes, su espacio; a tener amigos y a sostener relaciones cordiales con los dem√°s. ¬ďHay que ense√Īarles que la realidad de la vida implica vivir y compartir con muchas personas¬Ē, sugiere Segura.

Tambi√©n agrega que es importante ense√Īarles normas para que los caprichos no se les vuelvan, m√°s tarde, un h√°bito dif√≠cil de superar y que les traer√° mucho conflicto en el futuro.
La otra cara de la moneda, lo positivo del hijo √ļnico, es que son personas con tendencia al √©xito, porque tienen la fuerza del afecto. ¬ďCrecen con la ventaja de que nunca han carecido del afecto y √©sto les genera una fuerza √ļnica y poderosa en su capacidad an√≠mica, humana y en su desenvolvimiento en lo que les resulte importante, como una profesi√≥n o una vocaci√≥n, porque se vuelven altamente competitivos¬Ē, concluye el psic√≥logo.

Tiempo y dinero

El psic√≥logo Carlos Arturo Mercado √Ālvarez, de la Universidad Javeriana, se√Īala que la tendencia a las familias unig√©nitas es multifactorial, destacando que el aspecto econ√≥mico es el de mayor incidencia.
 
¬ďLos padres j√≥venes est√°n conscientes de todos los costos que implican la atenci√≥n en salud, que empieza desde el embarazo; en alimentaci√≥n y en educaci√≥n, tanto as√≠ que hoy en d√≠a hay muchas inversiones que se hacen desde antes de nacer para garantizar el futuro de ese hijo¬Ē, dice.
 
Otro factor ¬Ėexplica el psic√≥logo¬Ė es el uso del tiempo de los padres, ya que ellos invierten demasiado tiempo en crecer laboral, profesional y acad√©micamente, y no disponen de espacios para atender varios hijos.

¬ďLa sociedad actual tiene el √©nfasis en el crecimiento profesional como el deseo del logro; puede parecer ego√≠smo o individualismo, pero ese es el √©nfasis cultural. Parad√≥jicamente, expone que a mayor nivel cultural, los padres de hoy no se sienten en capacidad de criar ni√Īos o desconocen las maneras de manejar los hijos.

Adem√°s se√Īala que las actuales generaciones crecieron en familias de tres y cuatro o m√°s hijos, escuchando los relatos de sus padres sobre todas las responsabilidades y dificultades que tuvieron para levantarlos. Eso los lleva a tomar la decisi√≥n de limitarse a tener un hijo.

¬ďEllos sintieron el poco tiempo que dedicaban sus padres a cada uno de ellos y no desean para sus hijos esa ausencia y tener que repartir su poco tiempo libre entre varios hijos¬Ē.

Publicada por
Alda Mera COLPRENSA-EL PA√ćS
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducci√≥n total o parcial, sin autorizaci√≥n escrita de su titular. Términos y condiciones