Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 06:28 am

La reforma a la Justicia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-03 07:03:06

La reforma a la Justicia

La reforma a la Justicia

El texto de ella, su continente y contenido han desatado una gran polémica, ubicándose en un lado del debate los expertos en temas jurídicos, quienes al unísono la consideran improvisada y muy parcial, pues solo trata lo referente a los mecanismos y requisitos de elección para ser magistrado de las Altas Cortes, el  período de los magistrados de ellas,  la edad de retiro forzoso, la eliminación de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura  y modifica el procedimiento de la investigación y juzgamiento de los congresistas volviéndolo de dos instancias, la primera ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá y la segunda ante la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.

¿Es lo anterior indebido o incorrecto? No lo es. Pero tiene algunos pecados. Uno de los más grandes es haber sido propuesta en un momento inoportuno como consecuencia estar la Corte Suprema de Justicia investigando y juzgando  un abultado número de congresistas que cayeron en una putrefacta charca por tener relaciones con jefes paramilitares, personas estas que llevaron a cabo gran cantidad de actos oscuros y siniestros.

Otro de sus grandes pecados tiene más fondo pues es más lo que no estudia que lo que modifica. Si, no ha debido llamársele Reforma a la Justicia. Su nombre es pretensioso pues dice más que lo que tiene ya que su continente y contenido no es tan ambicioso como lo es su enunciado. Ella solo toca algunos aspectos que no son los más delicados y críticos de la administración de Justicia.

Eso es mortal en la Reforma. Lo más crítico que tiene la administración de Justicia es lo relacionado con temas tales como la enorme parsimonia que hay en el trabajo judicial, lo lento que avanzan los procesos (en especial los que se tramitan ante la Justicia Administrativa), las falencias que hay en el mundo de la Fiscalía, el hacinamiento en las cárceles, las fallas del Inpec, el cómo la justicia civil se convirtió desde hace años en el departamento de cartera del sector financiero, los problemas de presupuesto de la Rama Judicial, entre otros. Pero lo crítico no es lo que ha publicitado el ministro del Interior como grandes banderas de su propuesta de Reforma.

Tal vez si al proyecto se le da otro nombre, se le quita el pomposo calificativo de Reforma a la Justicia y se permite que se debata previa y suficientemente en la academia, entre los Juristas, en los diversos estamentos relacionados con la administración de Justicia, no habría encontrado la oposición que hoy tiene.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad