Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
21ºC
Actualizado 08:08 pm

El ‘To-con-Ur’ | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-18 05:00:00

El ‘To-con-Ur’

El ‘To-con-Ur’

Nunca entendí, eso sí, qué hacía en aquel evento Juan Manuel Galán como no he podido entender jamás que después de haber estado en el servicio diplomático por cuenta del actual mandatario, resolviera –de la noche a la mañana– renunciar y convertirse en feroz opositor del gobierno que otrora defendía en importantes instancias internacionales.

El problema de esta alianza, en fin, es que es débil todavía programáticamente; pegada con babas, diría yo. No existe una coherencia o afinidad política que la justifique. Además, corre el riesgo de enviar un mensaje electoralmente suicida. Oponerse a Uribe es equivalente hoy a oponerse a más del 60 por ciento de la opinión pública. El ‘To-con-Ur’ (todos contra Uribe) puede generar un sentimiento exactamente contrario entre los votantes. Sabotear porque sí al Presidente más popular en la historia de Colombia, le significaría a Uribe alcanzar niveles de solidaridad insospechados que se reflejarían, por ejemplo, en una difícil pero posible victoria en el referendo reeleccionista.

Así las cosas, cualquier alianza debería establecerse con claridad en contra de una tercera elección de Uribe y no en detrimento de la persona misma del Presidente. Quienes coincidimos en que su gestión ha sido brillante pero buscamos una sana alternancia en el poder, esperamos mensajes tranquilizadores de los que aspiran a sucederlo. Queremos continuidad en la mayoría de políticas emprendidas y quien sea capaz de ofrecerla sinceramente podría tener éxito en sus aspiraciones aún con el propio Presidente queriéndose reelegir.

Por eso la oposición, o mejor dicho los ‘candidatos alternativos’, no se pueden equivocar en el mensaje que envían al pueblo con sus alianzas. La idea de gavillas contra Uribe es altamente inconveniente hoy y ayudaría a polarizar todavía más el ambiente político. El repudio lo debe generar la perpetuidad de un mandatario, cualquiera sea, en el poder, no Uribe ni sus políticas que tanto han gustado. Si la inteligencia y el olfato acompañan a estos políticos tendrán que darse cuenta de ello.

Yo, por lo pronto, y ante la incomoda y frustrante opción de que Uribe se reelija, comienzo a explorar iniciativas que por lo menos faciliten un necesario equilibrio de poderes, un ‘check and balance’ que nos permita todavía vivir en democracia y que explicaré en columnas siguientes. Esperemos, por el bien de la Nación, que algo salga mal en toda esta locura a la que parecemos tristemente sometidos.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad