Di√°logo entre viajeros | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-19 05:00:00

Di√°logo entre viajeros

Lo encontr√© sentado con adem√°n pensativo y bebiendo un pocillo de caf√© que advert√≠ bastante cargado. Lo salud√©, buenos d√≠as colega, me invit√≥ a sentarme a su lado y as√≠ me dijo: mira, a muy temprana edad tuve que afrontar por vez primera una relaci√≥n con extra√Īos en un ambiente ex√≥tico, que me oblig√≥ a interactuar por fuera del √°mbito protector de mi hogar. No estoy seguro si tal experiencia de viaje me indujo a escoger mi profesi√≥n. Luego, fue mi primer d√≠a de colegio. Ignoro si tal circunstancia influy√≥ en mi decisi√≥n de vincularme como profesor.
Di√°logo entre viajeros

De todos modos, continuó, tales experiencias debieron ser gratas, pues dejaron en mi tal impronta, que cada tanto tiempo busco abandonar el área de bienestar que me brinda mi actividad, para incursionar en mundos diferentes, donde encuentro agresiones, infamias, alegrías, amistad y aprecio, lo que me ha permitido apropiarme de nuevos conocimientos y renovadas percepciones que me aportan inmensos conocimientos sobre la realidad y me ubican en un terreno próximo a lo objetivo.

Siempre regreso a sitio seguro, enfatizó, como todo explorador, con heridas cicatrizadas unas, abiertas otras, con el alma y los pies ampollados, con los estigmas de los mosquitos, pero cargado de trofeos convertidos en un enorme inventario de amigos y unos tantos enemigos que nunca ofendí, a menos que entrar a sus espacios, observar sus recorridos, evidenciar las diferencias, mostrar alternativas, recordar mojones éticos, sean considerados como agresiones.

Trat√© de decirle algo, pero alzando un poco la voz asever√≥: viajamos cuando so√Īamos, cuando cambiamos de lugar, o de actividad, en cualquier caso, salimos cargados de ilusiones, pero durante el retorno, al divisar nuestro lar, nos invade el sosiego, solo para que despu√©s de un tiempo, busquemos embarcarnos a nuevos, o a ya conocidos destinos.

Le comenté que me aprestaba a un interesante viaje. Entonces, mirándome a los ojos me advirtió: los dioses del Olimpo te llenarán de lodo el camino, pero tu decisión de avanzar me hace pensar que tu regreso está lejos.

 

Me despedí con un largo abrazo… sentí que no lo volveré a ver.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad