¿Comunidades raras? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
27ºC
Actualizado 03:16 pm

¿Comunidades raras? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-21 05:00:00

¿Comunidades raras?

(No hay en vuestra asamblea muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas. 1° Cor I,26-31)
¿Comunidades raras?

Cuando Pablo hace el censo de su comunidad advierte que a la llamada no responde intelectuales, poderosos, gente aristocrática.

Faltan los títulos académicos y los nobiliarios.

Escasean los personajes ilustres, que ocupan puestos de mando y que han conquistado posiciones sociales de gran prestigio.
En una palabra no es una comunidad VIP, sino de personas que no cuentan, es decir, despreciables.

Celson describe así aquella situación brillante: “Sus disposiciones eran de este tenor: mantened lejos al que sea culto, o sabio... pero abrid de par en par y con mucho ánimo las puertas a quien estúpido, ignorante, no instruido, confiado... ellos mismos admiten que esas personas son dignas de su Dios”.
Lo que en boca de Celso debía constituir una acusación infamante, representa el más halagador elogio para la comunidad cristiana.

El manifiesto de reclutamiento de UNO que ha sido suspendido en un patíbulo como malhechor, llama necesariamente bajo la cruz, a personas no cualificadas, es más, decididamente descalificadas a los ojos del mundo.

¡Para llegar a las alturas de Dios, es necesario colocarse muy abajo!
Pablo, lejos de abatirse por la modesta tasa alfabética, por la reducidísima relevancia social, por el escaso peso económico y social de su comunidad, saca de ello motivo de complacencia y de honor en el Señor.

En Cristo, estos pobres, estos rechazados ya tienen todo.Habiendo recibido abundantemente del Señor no sienten necesidad alguna de recibir de otros.
Pablo no promete: “La situación cambiará. Llegarán los ricos, los bienhechores. Tendremos el apoyo de los poderosos. Entablaremos las relaciones precisas con las personas que interesan. Y entonces también nosotros nos convertiremos en una fuerza”.

Al contrario, está convencido de que aquella situación es ideal. Dios ha elegido precisamente a esa gente baja del mundo, lo despreciable, a esos simplones, porque necesita de ellos. Porque ellos son los que tienen el encargo de realizar su proyecto.
La comunidad no puede convertirse en trampolín de lanzamiento religioso para nadie. En Cristo todos somos iguales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad