¿Para dónde va la economía? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Oct 22 2017
20ºC
Actualizado 05:55 pm

¿Para dónde va la economía? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-06-29 03:40:35

¿Para dónde va la economía?

La compra del televisor LCD, el carro nuevo o el viaje a Europa que estaban en proyecto, tendrán que esperar.
¿Para dónde va la economía?

Después de ocho años de continuo crecimiento, y de haber registrado la cifra de Producto Interno Bruto, PIB, más alta de los últimos 30 años (7,5% el año pasado), la economía colombiana empieza a dar muestras de desaceleración.
Pese al repunte del dólar al cierre de la semana, los demás síntomas de la economía reafirman las tesis de analistas y expertos para quienes “la fiesta del crecimiento extraordinario, definitivamente llegó a su fin”.
Así lo indicaron el investigador asociado de Fedesarrollo Mauricio Reina y el consultor privado Mauricio Cabrera Galvis, quienes participaron, junto al presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, Juan Camilo Montoya Bozzi y Javier Gamboa, vicepresidente del Consejo Privado de Competitividad, en el foro ¿Para dónde va la Economía?, convocado por el periódico Portafolio.
De acuerdo con Reina, lo que vive el país es una mezcla de presiones inflacionarias, desaceleración económica y revaluación. “Un coctel difícil de digerir”.
Por eso, indicó, de lo que venga en los días siguientes en cuanto al manejo de la política económica del país por parte del Ministerio de Hacienda y el Banco de la República, dependerá qué tan fuerte será el guayabo que dejará esta destorcida económica.
Aún así, todos los analistas concluyen que lo que viene no es una hecatombe sino un aterrizaje, cuya velocidad de caída dependerá de la forma como los dos pilotos de la economía nacional, el Emisor y el Gobierno, manejen las herramientas que tienen para tal fin.
En el caso santandereano, los expertos alertaron sobre la extremada dependencia de Venezuela.
La región se volcó a abastecer al mercado del país vecino aprovechando las necesidades, cada vez más crecientes, de productos, especialmente de alimentos.
El precio que se paga, sin embargo, es el de la inestabilidad. El riesgo político y económico que no garantiza sostenimiento, más cuando los problemas de Venezuela, especialmente por la inflación que bordea el 30%, están latentes.
Por otra parte, si se revisa el entorno mundial, que está imprimiendo buena parte del crecimiento de las exportaciones y el ingreso de capitales, el panorama no es el mejor.
El Fondo Monetario Internacional, FMI, bajó este año las proyecciones de crecimiento del PIB mundial a 3,7%, después de estar en 4,9%.
Incluso Estados Unidos, principal economía del mundo, pasa de 2,2% de aumento del PIB en 2007, a 0,5% proyectado para este año. Eso, si no se sigue agravando la crisis de la vivienda.

Se enfrió la economía

Una muestra clara del enfriamiento, es el dato de crecimiento del PIB durante el primer trimestre del año que entregó el viernes el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, y que muestra un crecimiento del 4,1% frente a 8,3% del mismo período de 2007.
La cifra es aún más baja que la estimada por el Ministerio de Hacienda (4,6%) y Planeación Nacional (4,7%) para ese período.
Este crecimiento es, según el organismo oficial, el más bajo desde 2003 y fue impulsado por una contracción en la construcción, con un retroceso de 5,7%.
Entretanto, otros sectores registraron incrementos muy pobres como la industria manufacturera que creció 2,1%; comercio 3,1%; servicios 3,3% y agropecuario 3,8%.
Para Mauricio Cabrera, estos datos son el reflejo de un marcado descenso.
Y es que aunque la industria ha crecido 3,49% entre enero y abril de este año, esta sigue mostrando una tendencia a la baja que viene desde 2007.
Lo propio ocurre con el comercio cuya caída se acentuó este año. Las ventas del comercio minorista pasaron de un pico de 19% en el primer trimestre del año pasado, a 1,2% en el mismo período de este año.
Se suma a esta tendencia, un crítico descenso en las licencias de construcción.
Luego de tocar un techo de 45% de crecimiento en el cuarto trimestre de 2006, el área licenciada para vivienda ha iniciado un descenso.
Estas registraron un decrecimiento de 16% entre enero y abril de 2008 frente a 2007, siendo la situación más dramática la de la Vivienda de Interés Social, VIS, de -37%.

El efecto de las tasas

Un ingrediente de ese coctel que está viviendo la economía, es la política de aumento de tasas de interés que adoptó el Banco de la República desde mayo de 2006.
En su intento por cumplir la meta de inflación, el Emisor elevó de 6% a 9,75% su tasa interbancaria.
Aún así, los resultados en esta materia no son los mejores.
“El Banco de la República no cumplió la meta de inflación el año pasado y tampoco la cumplirá este año”, aseguró Mauricio Reina.

Sin embargo, esta determinación sí ha generado la desaceleración de la economía, como se tenía previsto.
“Venimos en un proceso de desaceleración, pero todavía las expectativas de consumidores, de inversionistas y de la demanda están creciendo más de lo que puede crecer la economía. Por eso hay un proceso inflacionario que hace que el banco no pueda cumplir sus metas”, explicó Reina.
El investigador de Fedesarrollo añadió que, en gran medida, tal situación se debe a los caminos opuestos que han tomado el Emisor y el Gobierno.
“Por el momento la política monetaria y de tasas de interés es contraccionista y trata de desacelerar la economía, mientras que la política fiscal va en sentido contrario, trata de expandir la economía”, indicó.
El analista advirtió que el recorte fiscal de $1,5 billones anunciado por el Gobierno esta semana para el presupuesto de 2008, si bien tiene un efecto en la medida en que hay una contracción fiscal no es de la magnitud que está pidiendo el Banco de la República.
“El argumento del Emisor es que si ustedes, señor Gobierno, reducen su gasto, nosotros tenemos más margen para bajar las tasas de interés y eso alivia las presiones inflacionarias y alivia las presiones de la revaluación”, puntualizó.
Reina no desconoció la influencia del buen momento para las materias primas en el mundo, por ejemplo del petróleo, carbón y alimentos, en gran medida por la demanda asiática.

Economía vulnerable

La gran prosperidad que vivió durante 2006, 2007 y parte de este año la economía colombiana, está soportada en parte por dineros prestadas.
“Se trata de una prosperidad al debe”, en palabras del analista Mauricio Cabrera Galvis.
De acuerdo con él, el crecimiento “asombroso” de la economía en los últimos años, entraña una serie de factores que la hacen altamente vulnerable.
Y es que según explica, el crecimiento está basado en una bonanza del sector externo, y una serie de políticas públicas expansionistas (monetaria y crediticia que financian el consumo e inversión; incremento del Gasto Público e Incentivos Tributarios a la Inversión), que han “aceitado” la confianza de los inversionistas.
Sin embargo, duda del positivismo de estos factores ya que por ejemplo, en lo que se refiere a la bonanza externa, influyen las remesas que han registrado un incremento de 15,5%, siendo de US$4.493 millones en 2007.
En el quinquenio 1999 – 2003, las remesas sumaron US$11.496 millones, mientras que entre 2004 y 2008 se duplicaron al llegar a US$23.815 millones.
Entretanto, el ingreso de capitales extranjeros, Inversión Extranjera Directa, sumó US$9.028 millones en 2007, aunque, por otra parte, se registraron US$6.523 millones en remesas de utilidades (recursos que salen del país con destino a la nación de donde provino la inversión originalmente), durante ese mismo año.
Esto, de acuerdo con datos del Banco de la República y el análisis de Cabrera Galvis, representa una cifra superior a la Inversión Extranjera Directa en Colombia durante 2006, que fue de US$6.463 millones.
“Lo que demuestra es que estábamos haciendo una fiesta con mesas, trago y música, todos prestados”, manifestó el experto.
Cabrera Galvis cuestionó el crecimiento de la economía soportado en la millonaria inyección de recursos por parte del Emisor y por el sistema financiero.
Los agregados monetarios de base (recursos que inyecta el Emisor a la economía), crecieron el 77% durante el quinquenio 2003 – 2007, llegando a $18 billones. Mientras que el crédito bancario aumentó $56,7 billones en el mismo período.

Impacto regional

En la región, la vulnerabilidad económica está relacionada especialmente con los mercados y los productos que están jalonando el crecimiento económico.
Principalmente, el factor que preocupa a los analistas es la dependencia económica con Venezuela.
El vecino país incrementó su nivel de participación en las ventas departamentales pasando de 21,9% en el primer trimestre de 2007 a 37,5% en el mismo período de este año. Los analistas llamaron a Venezuela “el salvavidas de la economía nacional”, pues el año pasado registró compras por US$5.210 millones, situación que es igual en proporción para Santander.
El problema grande con el país vecino es que las importaciones colombianas en Venezuela no representan sino el 13% del total de sus compras internacionales y van decreciendo por efecto de las medidas de sustitución de importaciones por producción nacional.
Por paradójico que parezca, Venezuela le compra el 25,9% de sus productos importados a Estados Unidos. El “imperio” es el principal socio comercial del vecino país, no Colombia.
Ahora, pese a que los obstáculos políticos parecen ser el problema de las relaciones con Venezuela, para Mauricio Cabrera Galvis, lo que menos incide en las relaciones económicas es el presidente Hugo Chávez.
Para el analista, “el despelote” que vive Venezuela es el que está generando el incremento en importaciones, pero advierte que no será definitivo. “Por lo menos será así mientras no haya cambio de gobierno”, expresó.
Preocupan, los problemas de inflación de Venezuela que son tan graves que ya se acerca al 30%, generando un mercado paralelo de divisas que desborda al mercado oficial.
El vecino país ha pasado de una tasa de crecimiento de 10,3% en 2006 a 8,4% en 2007 y se tiene proyectado un crecimiento de 5,6% este año.
Petróleos de Venezuela, Pdvsa, “la gallinita de los huevo de oro de Chávez” estaría en crisis, con una producción estancada en los 2,5 millones de barriles diarios, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Opep. Cifra que ha estado quieta durante los últimos seis trimestres, pese al incremento en los precios del crudo.
El tema Venezuela para Santander sigue siendo crítico, más si se tiene en cuenta que a ese mercado se despacha el 35% de las exportaciones regionales, al tiempo que se va perdiendo participación en el mercado de Estados Unidos.
Lo grave es que, de acuerdo con el presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, Juan Camilo Montoya Bozzi, la región parece no estar interesada en hacer la tarea de expandir su economía.
“Santander presenta el nivel más bajo de apertura frente a las tres principales regiones del país con exportaciones de US$172 per cápita”, resaltó el directivo.
A esto se suma que la región representa tan solo el 2% de las exportaciones nacionales, por debajo de regiones como Caldas.
La buena noticia es que, al menos por ahora, y si Venezuela se mantiene activa en el consumo, la región y el país podrán seguir aprovechando ese “salvavidas” para encontrar más salidas a los productos en el contexto internacional.
En síntesis, los tiempos de crecimientos superiores al 7% parecen haber terminado, pero se ubicarían a tasas alrededor del 4%, lo cual, si no es lo ideal, sigue siendo bastante aceptable.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad