Las avionadas de Avianca | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
19ºC
Actualizado 07:41 am

Las avionadas de Avianca | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-25 05:00:00

Las avionadas de Avianca

No hay empresa aérea que se salve cuando de prestar un buen servicio se trata. Por ejemplo, en “Aerorepública”, cuando llega uno a preguntar, extrañado porque aún no han llamado a abordar, responden, como si nada pasara, que “el vuelo de las siete salió a las seis y media, pero, si quiere, le podemos hacer reserva para el primer vuelo de mañana”.
Las avionadas de Avianca

De todas las empresas se espera el peor tratamiento con el equipaje, que volean las maletas como si fueran cagajón y las entregan despedazadas, porque “así se recibieron”. O las reparan, después de un agotador proceso, como si se pidiera limosna, con un resultado tan desagradable, que no puede volver a usarse sin llamar la atención de modo asqueroso. Y eso no es todo; si las maletas se pierden, se escudan en un contrato de letra menuda que los obliga únicamente a pagar por cada maleta un valor inferior a lo que puede costar su acarreo. Mejor dicho, peor que si uno, de verdad, en vez de maleta llevara un bulto de cagajón. Con lo que le pagan a uno estos miserables no alcanza ni para mochilas de fique.

Pero Avianca es la tapa. Cuando las ventas están bajas, son capaces de demorar el vuelo, si es preciso, con tal de ganarse uno o dos pasajeros más; pero en días de temporada se agarran de lo que sea para demostrar su superioridad como seres humanos (no ha podido quitárseles de la cabeza, ni a los pegaladrillos ni a las azafatas ni a los de gran estatura, que estar físicamente por encima no significa ser seres superiores); por ejemplo, agarrarse de que el vuelo fue cerrado veintidós minutos antes de la hora, precisamente porque se les llenó, y no importan ni la reserva, ni el clamor, ni la rabia.

Ellos no se toman siquiera la molestia de mirar a la cara: “Su vuelo ya se llenó, así que lo mandamos en el siguiente, dentro de hora y media”. Toca aceptar o quedarse. Pero ahí no para el asunto: también se les llenó más de la cuenta y tranquila la muchacha rompe el pasaje y expide otro para ocho horas después; “ah, pero debe pagar sobreprecio, porque su vuelo era esta mañana…”.

Definitivamente, para los de Avianca la dignidad humana no existe; si fuera así, ofrecerían un refrigerio decente, o simplemente darían agua a quien la pida, en vez del mezquino pan de doscientos pesos que reparten en el vuelo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad