Hombres p√ļblicos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-28 05:00:00

Hombres p√ļblicos

Desde muy temprana edad en las aulas escolares los estudiantes nos acostumbramos a escuchar tal t√©rmino, hombres p√ļblicos, asoci√°ndolo siempre con un grupo selecto y privilegiado de individuos que por su actuar se deben a la sociedad, est√°n comprometidos con ella y sus acciones buscan la satisfacci√≥n del bien com√ļn.
Hombres p√ļblicos

Cuando los recordamos nunca los identificamos con posiciones mezquinas, conductas proclives al delito, u otras apartadas de los postulados de la ética y la moral. Pero la vida que es una mezcla de aceite y vinagre, nos fuerza a veces a reconsiderar nuestras creencias y asumir que muchos de los así calificados no son paradigma de virtudes.

En efecto, con el pasar de los a√Īos, los cambios de costumbres y las nefastas influencias de los dineros f√°ciles y las alianzas inconvenientes, tal perfil se modific√≥ al punto que algunos que deber√≠an estar ocupando sitio de honor en el Estado, se encuentran atendiendo citaciones de las autoridades por supuestos actos irregulares y otros cumpliendo las condenas impuestas por un juez de la Rep√ļblica. En verdad creo que para nadie pueda resultar grato o c√≥modo lo que ha venido ocurriendo desde hace alg√ļn tiempo en la Naci√≥n.

Estas circunstancias han derivado en que hoy la comunidad al unísono reclame de las autoridades investigaciones prontas y cumplidas sobre personas así reconocidas, sobre las cuales se presume que han incurrido en comportamientos ilegales, pues han olvidado sus responsabilidades que ya no son sólo personales, sino colectivas.

A los hombres p√ļblicos no se les puede perdonar la primera falta grave, si no quiere la sociedad ser v√≠ctima de la √ļltima. Parodiando la frase de Gait√°n, el pueblo en ciertas oportunidades ha sido inferior a sus dirigentes, porque en ocasiones se ha empecinado en patrocinar a los menos virtuosos para ocupar posiciones en el Estado. No hay que sorprenderse porque la justicia act√ļe frente a los infractores de la ley, sorprend√°monos si no lo hace. M√°s temprano que tarde se les aplicar√° a esas personas la sentencia b√≠blica que ense√Īa ¬ďlo que eres, eso eres¬Ē.¬† Anhelamos volver a creer hoy adultos, lo que antes cre√≠mos como estudiantes.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad