Evangelio para “locos” | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Evangelio para “locos” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-28 05:00:00

Evangelio para “locos”

Evangelio para “locos”

El mundo no tiene necesidad de beatos de cuello torcido, ni de intelectuales refinados, bien presentado y con la voz empolvada, ni de doctores que prescriben recetas y píldoras con las dosis apropiadas (que hagan bien al cuerpo sin acarrear daños al alma), sino de “locos de Dios”, capaces de realizar gestos insólitos, y hasta un poco despreocupados, sorprendentes por su fantasía, escandalosos en su libertad, que no dudan en dar puñetazos sobre el estómago para hacer digerir el alimento evangélico más pesado.

Personalmente sostengo que las palabras de Cristo solo pueden comprenderse, interpretarse y traducirse en una dimensión de necedad y hasta de locura. Las bienaventuranzas son en verdad una desconcertante “sinfonía de los locos”.  Si no recuperamos el valor de la locura evangélica, jamás entenderemos nada del espíritu que penetra el sermón de la montaña.  Erasmo de Rotterdam se definía “christianus infirmus”.

Y sin embargo era un intelectual excelente. Pero, en cuanto cristiano, reconocía ser “débil”, “sin valor”, “inservible”.  Quizás porque no era suficientemente “irrazonable”, no suficientemente experto en locura. En la tradición rusa fueron canonizados, junto a mártires y confesores, decenas de locos por Cristo. Eran individuos que habían conseguido el diploma de analfabetos, ignorantes, idiotas. Tipos raros, inquietos, turbulentos, muchachos incorregibles que causaban muchas molestias a los grandes, a los prelados y a la gente bien. Tengo la impresión de que hoy mucho cristianismo está enfermo de rigidez, compostura, aplomo, etc.

Quizás hemos olvidado que Cristo no nos ha dicho que hemos de ser embalsamadores (momias que embalsaman a otras momias puede ser el equivalente al ciego que pretende llevar a otro ciego...), sino sal que quema (todos van a ser salados con fuego. Mc 9,49).

Si no os hacéis como niños. Si no os convertís en locos... sino tenéis sal en vosotros mismos, jamás gustareis el gozo que invade todo el mensaje de Cristo, y no podréis difundirlo. Los locos por Cristo nos recuerdan cuál es nuestra vocación específica. Nos trasmiten su método para que podamos realizar nuestra tarea de ser sal de tierra y luz del mundo.
Dejémonos seducir e incendiar por El.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad