S√°b Oct 1 2016
19ºC
Actualizado 05:39 pm

2 d√≠as en la capital ¬ďantisubversiva¬Ē de Colombia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-12 17:35:39

2 d√≠as en la capital ¬ďantisubversiva¬Ē de Colombia

"Yair andaba por el pueblo como cualquier ciudadano. Es más, aquí se conoció quién era Yair Klein luego de las imágenes del noticiero". El comerciante se refiere al video que el Noticiero Nacional trasmitió el 7 de junio de 1989, cuando el país se enteró que mercenarios extranjeros estaban entrenando a paramilitares del Magdalena Medio financiados por narcotraficantes y ganaderos de la zona para defenderse de la guerrilla.
2 d√≠as en la capital ¬ďantisubversiva¬Ē de Colombia

En el video se veía al ex oficial israelí, considerado héroe en su país, vestido de camuflado y adiestrando a un grupo armado de justicia privada en una finca llamada La Isla de la Fantasía, a 40 minutos de Puerto Boyacá.

Ese mismo lugar, declarado hoy en extinci√≥n de dominio y que los habitantes de la zona comparan con la famosa hacienda N√°poles de Pablo Escobar, volvi√≥ a ser noticia hace poco cuando el ex jefe paramilitar ¬ĎErnesto B√°ez¬í afirm√≥ que el asesinato de Luis Carlos Gal√°n se plane√≥ all√≠, en una reuni√≥n en la que estuvieron Pablo Escobar, Gonzalo Rodr√≠guez Gacha, Henry de Jes√ļs P√©rez -uno de los primeros jefes de las Autodefensas de Puerto Boyac√°- y algunos funcionarios del Gobierno.

¬ďPens√°bamos que Klein era trabajador de una de las empresas petroleras que est√° en la zona. Andaba solo y a diario lo ve√≠amos en la cancha Santander. Yo que viv√≠a cerquita me iba a jugar baloncesto con √©l, inocente de qui√©n era el hombre. Uno lo ve√≠a trotando, d√°ndole vueltas al parque. Entrenando. Ten√≠a una contextura la berraca y un f√≠sico enorme. No andaba escoltado ni tampoco con armas¬Ē, afirma el comerciante.

Seg√ļn este habitante de Puerto Boyac√°, cuando el pueblo se enter√≥ de qui√©n era en realidad Yair Klein, inmediatamente se fue. ¬ďCuando nos dimos cuenta que √©l estaba haciendo esos entrenamientos uno lo miraba m√°s alto y con mucho m√°s respeto¬Ē, recuerda.

Pero cuando Klein fue contratado por los capos de la droga y los terratenientes de la zona agrupados en la Asociaci√≥n Campesina de Agricultores y Ganaderos del Magdalena Medio, Acdegam, a finales de los 80, Puerto Boyac√° ya estaba ¬Ďlimpio¬í de subversi√≥n.

¬ďCon Klein empez√≥ a descuadernarse lo que todos conocemos como Autodefensas¬Ē, afirma el comerciante y explica que lo de Klein es historia, pero historia reciente, porque desde que se ¬ďencubaron¬Ē las Autodefensas en Puerto Boyac√°, consideradas las primeras en el pa√≠s, en esta poblaci√≥n del Magdalena Medio no ha existido miedo sino respeto. ¬ďA los comandantes se les daba el don de padres de Puerto Boyac√°, porque ellos fueron protectores de la comunidad. Es que si usted me da algo de qu√© sobrevivir y algo de qu√© trabajar, uno lo agradece por siempre¬Ē. Una mujer que lo acompa√Īa agrega: ¬ďAqu√≠ las autodefensas, aparte de su papel militar, cumpl√≠an un papel muy paternalista y la gente se acostumbr√≥. A√ļn hoy, a los l√≠deres desmovilizados van a pedirles¬Ē.

Cementerio católico. Final de la calle 14

D√≠a de los fieles difuntos. Queda poca luz y entre los pabellones del cementerio de Puerto Boyac√°, los visitantes encienden velas para alumbrarse. Justo a la entrada, luego de pasar por un parqueadero atestado de motos, hay dos mausoleos cubiertos y con grandes inscripciones sobre m√°rmol. El primero es de Pablo Emilio Guar√≠n Vera, que seg√ļn un hombre que se acerca a su tumba, ¬ďera el m√°ximo l√≠der pol√≠tico en Puerto Boyac√°¬Ē cuando nacieron las Autodefensas.

Diputado y representante a la Cámara en la década de los 80, fue asesinado a mediados de noviembre de 1987 en la vía a Bogotá, por uno de los hombres que realizó los cursos de Klein.

¬ďGuar√≠n fue el que empez√≥ a arrastrar a los de la izquierda hacia la derecha por el lado del liberalismo. √Čl no estuvo entre los creadores de las Autodefensas pero apoyaba a los ganaderos, los verdaderos l√≠deres. Nunca acept√≥ al narcotr√°fico y a la guerrilla¬Ē, dice un hombre que lee detenidamente la frase inscrita sobre su tumba: ¬ďSi a la vera del camino hallaren mi cad√°ver, no lo recojan, d√©jenlo para que los buitres de las Farc lo devoren, recojan mis ideas, mis banderas y sigan adelante¬Ē.

El comerciante de la cafeter√≠a Mi Colombia acompa√Ī√≥ el sepelio de este l√≠der liberal y dice que la enorme tumba la hizo el pueblo porque su muerte doli√≥ mucho. ¬ďNi se hab√≠a visto, ni se ha visto, ni se ver√° el movimiento de un sepelio como el de Guar√≠n.Hubo cientos de carros que hicieron el recorrido desde Honda hasta Puerto Boyac√°¬Ē.

Seg√ļn su relato, quienes llevaban el cuerpo de Guar√≠n ten√≠an la orden de no parar. ¬ďCuando arranc√≥ la carroza todo el mundo se fue detr√°s y cuando uno de los carros frenaba los otros por detr√°s chocaban¬Ö uno tras otro. Para m√≠ fue una cosa miedosa y a Puerto Boyac√° lleg√≥ m√°s de un carro amarrado. Era tanta la gente que a Guar√≠n no lo pudieron llevar al cementerio caminando. El f√©retro pas√≥ por encima de la multitud¬Ē, cuenta.

Pero este lunes nadie le ha llevado flores a Guar√≠n. En cambio, la tumba vecina tiene cuatro ramos reci√©n puestos. Es de Henry de Jes√ļs P√©rez, asesinado en 1992. Su mausoleo, mucho m√°s ostentoso que el de Guar√≠n, est√° custodiado por las banderas de Colombia y Puerto Boyac√° y adornado por una pir√°mide en m√°rmol caf√©, donde dice: ¬ďEl pueblo agradecido de Puerto Boyac√°, al movimiento de Autodefensa Campesina, y en su nombre a Henry P√©rez Morales, gestor de la liberaci√≥n del Magdalena Medio y h√©roe m√°rtir de la lucha antisubversiva. Homenaje a la muerte del caudillo¬Ē.

¬ďQuiz√°s en Puerto Boyac√° son pocos los que recuerdan que este ¬ďcaudillo¬Ē fue uno de los principales patrocinadores del mercenariato en Colombia¬Ē, escribi√≥ el periodista Jairo Tarazona en su libro ¬ďEl profeta de la muerte¬Ē, sobre Yair Klein; porque seg√ļn su investigaci√≥n, P√©rez fue uno de los responsables de la llegada de ex oficial israel√≠ al pa√≠s.

Otro visitante dice: La mayor parte de los que comenzaron con Henry P√©rez est√°n en una tumba¬Ē. Y todo empez√≥ porque las Farc secuestraron a su padre, Gonzalo P√©rez, y √©l acudi√≥ a Las Mercedes, en Puerto Triunfo, Antioquia, donde el l√≠der era el ex jefe paramilitar Ram√≥n Isaza alias ¬ďEl Viejo¬Ē.
¬ďLo rescataron y es ah√≠ donde Gonzalo, Henry y otros ganaderos empiezan a agruparse para combatir a la guerrilla. As√≠ nacen las autodefensas en Puerto Boyac√°. Y a pesar de todo lo que pas√≥, la verdad es que el pueblo se sent√≠a m√°s protegido antes que ahora. Hab√≠a m√°s protecci√≥n con la parte de las Autodefensas que ahora con la parte militar. Aqu√≠ se proteg√≠a la parte militar con la misma Autodefensa¬Ē, dice el comerciante en una voz ya no tan baja.
Varios habitantes coinciden en afirmar que despu√©s de la desmovilizaci√≥n en 2006, la temperatura parece estar m√°s fr√≠a que caliente en Puerto Boyac√°, pero coinciden en tres puntos: Han aumentado los robos a mano armada, el consumo de drogas en los j√≥venes ¬Ė¬ďlos ni√Īos andan con sus ¬Ďchacitas¬í haciendo el simulacro, pero venden vicio¬Ē- y ni√Īas cada vez m√°s peque√Īas se est√°n dedicando a la prostituci√≥n, ¬ďsobretodo en la vereda El Marfil, epicentro del Bloque Puerto Boyac√° de las Auc y lugar de la dejaci√≥n de armas.

Sacamujeres. Entrada a Puerto Boyac√°

Unos kil√≥metros antes de llegar al pueblo, en una isla del r√≠o Magdalena cercana al ca√Īo Sacamujeres, vive una mujer de 41 a√Īos que trabaj√≥ en Puerto Boyac√° cuando el dinero del narcotr√°fico abundaba.

Se acaba de tomar una cerveza y arma una puerta con trozos de madera mal cortados. No hace mucho que el agua llegó un poco más arriba de la mitad de su terreno, arrasó su platanera y dejó a 26 familias sin vivienda.

¬ďHace ocho a√Īos ganaba 300 mil pesos diarios vendiendo jugos, cuando en el pueblo la plata sobraba. Vend√≠a cuatro canecadas de leche diarias y daba trabajo a diez personas¬Ē, dice. Se acostumbr√≥ a la buena plata y eso gastaba. Pero la bonanza se acab√≥.

¬ďLa cosa era tenebrosa. Este pueblo ha sido siempre caliente. Ahora no hay tanto movimiento ni gente armada caminado por las calles, no se mueve la misma plata y la cosa aparenta tranquilidad. Lo que no me gusta de Puerto Boyac√° son los j√≥venes destruidos por las drogas, antes no hab√≠a tanta pero hab√≠a, siempre los han matado pero ahora ellos se hacen matar, porque no les importa nada¬Ē, dice.

Su compa√Īero, un santandereano que lleva cinco a√Īos viviendo en Sacamujeres, dice que √©l aprendi√≥ muy r√°pido a no ver y a no escuchar. Y que Puerto Boyac√° es lo mismo antes y despu√©s de la desmovilizaci√≥n en El Marfil. Cierto o no, la valla que hay a la entrada del municipio, parece resistirse a los √ļltimos acontecimientos.

Sobre la troncal del Magdalena Medio, a cuatro horas de Bucaramanga, se lee: ¬ďBienvenido a Puerto Boyac√°, tierra de paz y progreso. Capital antisubversiva de Colombia¬Ē.

Un taxista afirma que la valla estaba originalmente en el caser√≠o Dos y Medio, de donde sal√≠a una trocha que llegaba a Puerto Boyac√°. ¬ďAh√≠ durante muchos a√Īos las Auc tuvieron un ret√©n. Tiraban una vara y hab√≠a una caseta. La valla la puso Henry P√©rez, era met√°lica pero un vendaval la tumb√≥, entonces cuando hicieron la troncal del Magdalena Medio, la restauraron los comandantes del momento y la pusieron en la nueva entrada, poco antes de la desmovilizaci√≥n¬Ē.

Hay quienes piensan que la etiqueta de ¬ďCapital Antisubversiva¬Ē es negativa para Puerto Boyac√°.

El comerciante, que a estas alturas de la conversaci√≥n y luego de acumular tintos como quien suma botellas de cerveza, ha expresado su tendencia pol√≠tica, afirma: ¬ďEsa etiqueta es como decir: desde aqu√≠ (Puerto Boyac√°) la que manda es otra ley. Yo supe que el alcalde anterior quiso quitarla, cambiarla por ¬ďcapital estudiantil¬Ē ¬Ėen s√≥lo la entrada al pueblo hay cinco colegios y una biblioteca que no tiene nada qu√© envidiarle a la de una capital-¬ď, pero por cuestiones pol√≠ticas no se pudo¬Ē.

No explica a qu√© se refiere con ¬ďcuestiones pol√≠ticas¬Ē, s√≥lo agrega: ¬ďEn esta (administraci√≥n) tampoco se ha podido¬Ē.

Parque central. Aguacero

El parque central de Puerto Boyac√° est√° rodeado de hoteles, ventas de minutos de celular y agencias de transporte terrestre. Un hombre de 33 a√Īos aguarda sentado en el piso, con su morral entre las piernas.

- ¬ŅPara d√≥nde viaja?
No responde y devuelve la pregunta.

Sin más se suelta un aguacero y en esa cercanía que propicia la lluvia cuando se escampa bajo un mismo techo, el hombre parece no aguantar y dice: Es que yo trabajaba con el Gobierno… Yo me desmovilicé del Bloque Central Bolívar y trabajaba aquí en Puerto Boyacá, pero la gente es muy materialista. Ahora no tengo un peso y me dicen que la ayuda humanitaria, si llega, será en tres días.

Entonces se le escapa el llanto, pero logra contenerse.

¬ďMe acostumbre al dinero y ahora me cuesta no tenerlo. Y no puedo dormir, por eso me da esta tembladera, porque estoy agotado¬Ē.
El hombre afirma que no puede trabajar. Tiene las cicatrices de 18 impactos de bala. Aprendi√≥ a vivir en medio de la guerra pero est√° asustado como un ni√Īo perdido.

- Estoy que me retiro.
- ¬ŅDe d√≥nde?
- Del programa de reinsertados. Me iría para donde están ellos.
- ¬ŅQui√©nes?
- Los que no se desmovilizaron.
- ¬ŅY d√≥nde est√°n?
- Aquí no más…

Los reincorporados

A los 742 hombres y mujeres del Bloque Puerto Boyac√° que se desmovilizaron el 28 de enero de 2006 en la vereda El Marfil, a una hora del municipio, se unieron otros tantos que se desmovilizaron con ¬ĎRam√≥n Isaza¬í y que eran oriundos de la zona.

Paola Galán, comunicadora que trabaja en la Oficina de Atención al Reincorporado en Puerto Boyacá, afirma que actualmente hay cerca de 1400 desmovilizados que retornaron a Puerto Boyacá, porque ahí viven sus familias.

Hasta finales de abril, esta población estaba siendo asesorada por la oficina de la Alta Consejería para la Reintegración Social y Económica de Personas y Grupos Alzados en Armas que funcionaba en Puerto Boyacá, pero fue retirada. Y ahora, sólo tienen una línea gratuita para comunicarse.
¬ďEllos recibieron durante 2006 la ayuda humanitaria (350 mil pesos). Pero en 2007, el Gobierno les dijo que ten√≠an que unirse a programas educativos o productivos porque si no les cancelaban la ayuda. Y ahora a unos les llega y a otros no. Ac√° (Puerto Boyac√°) las compa√Ī√≠as petroleras acogieron a varios desmovilizados, as√≠ como una de vigilancia privada, pero hay una gran cantidad sin ocupaci√≥n¬Ē, explica la comunicadora.

Por eso se cre√≥ la Fundaci√≥n Amor por Colombia, que re√ļne a 700 desmovilizados. ¬ďHemos buscado que validen primaria y secundaria. Reci√©n se desmovilizaron entraron a la universidad 14 personas y hoy hay 4, porque no pueden dedicarse a estudiar si no tienen c√≥mo mantener a sus familias¬Ē.
A esto se suma, la poca experiencia en proyectos productivos, el desconocimiento de la figura de asociaci√≥n y la falta de tierras para empezar una empresa. ¬ďEl Incoder no ha dado ning√ļn pedazo de tierra a los desmovilizados, por parte de la gobernaci√≥n de Boyac√°. Otros, muy pocos, han recibido apoyo de los finqueros que viven alrededor de la granja donde desarrollan su proyecto productivo¬Ē.

¬ďPero esos son los pocos, los dem√°s est√°n ¬Ďcogiendo limones¬í,¬Ē dice uno de ellos. ¬ďEn esta zona hay mucha tierra en extinci√≥n de dominio. Le entregaron una finca al batall√≥n B√°rbula de m√°s de 2 mil hect√°reas, pero no entregan ni una cuadra para los desmovilizados¬Ē, dice

El problema también está en que en esta zona del país, rica en ganadería, la hectárea más barata vale 4 millones (tierras cabeceradas sin acceso de carretera) y una buena, puede costar hasta 15 millones de pesos.

Hugo Barbosa, quien dur√≥ 10 a√Īos en las Auc y hoy lidera uno de los pocos proyectos productivos en Puerto Boyac√°, afirma que el acompa√Īamiento econ√≥mico para el desarrollo de los proyectos productivos se ha quedado muy corto en el programa de desmovilizaci√≥n. ¬ďLo hemos mantenido con la propia contribuci√≥n de los asociados -39 desmovilizados y 12 madres cabeza de familia- y con la ayuda de algunos ganaderos de la regi√≥n¬Ē.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad