Un sueño para hacerlo realidad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-29 05:00:00

Un sueño para hacerlo realidad

Cuando me preguntan ¿cómo quisiera ver a Colombia en algunos años?, se me vienen a millones de ilusiones y sueños. Deseo una Colombia donde no haya más injusticia social y a través de la construcción de la equidad se brinden todo tipo de oportunidades a nuestra gente.
Un sueño para hacerlo realidad

Sueño con una nación donde sin importar nuestras diferencias ideológicas, nos podamos respetar y estableciendo escenarios de diálogo podamos construir conclusiones comunes que nos lleven a la prosperidad colectiva. Fantaseo con unas comunidades desarrolladas donde todos los ciudadanos interactuemos con el mundo del arte, el debate, la cultura, la economía, el deporte, la lectura, el cine y la música; donde haya vías, puentes, medios de transporte ecológicos y centros de negocios, acompañados de bibliotecas, parques y museos.

Imagino una democracia plural y participativa, donde la voluntad ciudadana sea comprendida y el cuerpo político del país trabaje incansablemente por el bien común y no por su beneficio personal. Sueño con un país donde no exista un único poseedor de la verdad, sino que a través del respeto y una política de tolerancia podamos sacar provecho de nuestras diferencias. Quiero una Colombia de paz, donde la guerra sangrienta y desoladora deje de hacer parte del libro de nuestra historia y nuestra fauna, nuestra flora y nuestra gente sean reconocidas por su infinito valor en este mundo globalizado. Y sueño con dejar de soñar, con hacerlo realidad, con pasar de la utopía de la palabras y los ideales, a una verdadera transformación de nuestra sociedad.

Pero, cuando me preguntan ¿cómo creo que sea posible lograr aquella Colombia? hoy tengo que decir que lo necesario es un cambio en el método de construir patria desde el mundo político, aquel al que no debemos ser ajenos si realmente valoramos esta nación. No me refiero a un cambio prometedor para ganar batallas electorales, donde las bases sean promesas típicas de la politiquería tradicional, sino a un cambio fundamentado en unos principios y unos valores, dirigido por un líder incluyente, que trabaje por convicción y no por ambición, que tenga la capacidad de mantener la integridad de nuestra gente con una política de seguridad y protección ciudadana y así mismo sea fiel a la idea de que la paz se construye a través de una mayor inversión en educación, cultura, fuentes de trabajo y espacios para el desarrollo del talento.

Mi invitación es a que participen en el mundo de la política. Un escenario que algunos se han encargado de destruir y muchos otros hemos dejado que lo destruyan y es allí, en esa contradicción y paradoja, donde está la base de mi sueño. En el panorama democrático se presentan muchos liderazgos, el camino que yo elegí es el de Sergio Fajardo, por su estilo y metodología política y su gestión en Medellín. Lo importante es que cada uno de nosotros elijamos el camino de acuerdo a nuestras convicciones, los colombianos debemos participar y luchar por una verdadera transformación.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad