Publicidad
Jue Ago 17 2017
22ºC
Actualizado 07:35 pm

Los adminículos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-29 05:00:00

Los adminículos

Caminaba hacia mí por la acera, con la mirada puesta en mi cara, imperturbable, sin recato. Mientras yo avanzaba a su encuentro, pensé que nos conocíamos; pero no, alguien así no se me habría olvidado. Cuando nos cruzamos dijo fuerte y claro: “estoy a tiempo, veámonos en mi hotel”.
Los adminículos

“Mierrrda, sigo vivo”, pensé, y sonriente le lancé una cursi mirada de complicidad, que tuve inmediatamente que recoger cuando descubrí que de su oreja se salía un adminículo moderno: eso a lo que hoy llaman un manos-libres inalámbrico. La cara de asco y sorpresa que recibí a cambio de mi orgullosa sonrisa, me dejó claro que la propuesta no era para mí, sino para alguien al teléfono.

¡Ah!, esos adminículos. A los de mi generación todavía nos cuesta comprender el fax y el horno microondas; es natural que tengamos problemas para imaginar que un arete es también un micrófono. Pero ¿qué hace alguien que tiene las manos desocupadas, o peor, alguien que tiene justamente el teléfono en la mano, usando un manos-libres para comunicarse? Esnobismo puro. ¿No es como usar anteojos “de sol” en un recinto cerrado?

Yo debía seguir mi camino hacia una oficina pública a entregar unos documentos. Igual, entonces, no habría podido ir al hotel –verdes están las uvas, dice la zorra de Esopo-. Al llegar a mi destino me atendió una robusta funcionaria tras la ventanilla, que mirándome a la cara dijo: “déjemelos encima del mueble de la entrada”. Quedé desorientado como cuando le hablan a uno en un idioma desconocido. “¿Qué?”, atiné a decir. “Con la plata del mandado”, completó la Funcionaria. Tuve que ruborizarme demasiado, pues la gordita con un gesto brusco me mostró el adminículo con su rollizo índice apuntando a la oreja. Otro manos-libres. Hablaba con su hija.

Creo que el uso de las nuevas tecnologías exige también una especie de código de conducta social, una ética del aparato. Algo para orientar a los desprevenidos como yo. Un principio de acción: el manos-libres debe ser para quien tiene las manos ocupadas y no debe usarse para hablar por teléfono mientras se atiende al público. Yo no puedo seguir saludando gente que sonríe en la calle, con un arete y las manos en los bolsillos, ni asumiendo que todo el que habla mirándome a la cara se refiere a mí.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad