Un bicho raro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-30 05:00:00

Un bicho raro

Con una diabetes diagnosticada a los ocho años y la pérdida de su padre a los nueve, además de haber sido pobre de solemnidad durante toda su atribulada infancia y adolescencia, la jueza portorriqueña Sonia Sotomayor llegó a la cima de las instituciones de justicia en Estados Unidos y se ubicó como la tercera mujer y la primera hispana en llegar a la Corte Suprema norteamericana.
Un bicho raro

Un acontecimiento histórico, sin duda, que marca no sólo la vida de la jueza, sino que ha generado un amplio número de especulaciones entre analistas y congresistas norteamericanos en cuanto a lo que será su desempeño, no tanto en relación con sus capacidades, sino con sus raíces hispanas y su pasado de estrechez económica.

A pesar de su apariencia, el argumento no es discriminatorio. La inquietud que ronda por estos días los círculos de la prensa y la justicia en Norteamérica, en especial a los sectores republicanos, es la que tiene que ver con la manera como su cultura ancestral y sus experiencias de vida puedan determinar los juicios de valor que hagan que Sonia Sotomayor favorezca alternativas demasiado beligerantes sobre temas espinosos relacionados con asuntos de etnia o de género.

Inclusive, algunos congresistas pretenden someter a la portorriqueña a exhaustivas investigaciones, según sus propias palabras, “para establecer sus patrones mentales”. En otros términos, el arribo de una mujer procedente del tercer mundo hasta uno de los lugares más poderosos de la institucionalidad de Norteamérica, ha puesto a varios sectores del país en una posición bastante inquietante y tratan a Sotomayor poco menos que como un bicho raro.

Han salido entonces a relucir historias de sus primeros años en los que, según se cuenta (y ella no lo oculta), la hoy Magistrada de la Corte Suprema, se sentaba en un ladrillo a jugar bingo, sobre un cartón en el que marcaba sus números con garbanzos. La imagen preocupa bastante a quienes piensan que la crudeza de esa situación en una niña, sin duda le marca algunas tendencias que podrían expresarse de manera tendenciosa en sus futuras posiciones frente a la justicia norteamericana.

Sin embargo, existe también la visión de los sectores demócratas de opinión, que consideran que, precisamente el carácter hispano y el pasado sacrificado de Sonia Sotomayor, le dan más y mejores referentes de vida y de justicia a la hora de tomar posiciones o decisiones frente al ordenamiento legal de Estados Unidos.

Independientemente del camino que tome la carrera de esta mujer, lo cierto es que el presidente Obama ha hecho otra demostración de coherencia y osadía al elegirla y ella ha escrito una página fundamental en la historia de los hispanos en Norteamérica.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad