Un planeta azul desierto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-05-31 05:00:00

Un planeta azul desierto

El t√≠tulo de esta nota no se refiere al acelerado proceso de desertificaci√≥n y destrucci√≥n de fuentes de agua en nuestro planeta azul, aunque en el fondo s√≠ tiene relaci√≥n con lo que hacemos ¬Ėo dejamos de hacer- como sociedad para evitar este desastre ecol√≥gico y la escasez de agua que puede llegar a ser la mayor cat√°strofe global y la fuente de los mayores conflictos y guerras en el futuro,
Un planeta azul desierto

Lo que este a√Īo result√≥ desierta fue la respuesta de las empresas colombianas a la novena convocatoria del premio Planeta Azul del Banco de Occidente pues, como lo dice el acta del comit√© de expertos que sirvi√≥ de jurado para dicho premio, ¬ďPor primera vez en la historia del Premio, el Jurado declar√≥ desierta esta categor√≠a (la empresarial), pues no se presentaron al concurso proyectos que ofrezcan avances sustanciales y mejoras en los procesos de conservaci√≥n y recuperaci√≥n del agua y desarrollo de programas innovadores que vayan m√°s all√° de lo que exige la ley para el cumplimiento de las normas ambientales.¬Ē

Cuando se dise√Ī√≥ el premio Planeta Azul y se hizo la primera convocatoria, discutimos mucho si este deber√≠a otorgarse tambi√©n a empresas, pues se pensaba que la mayor√≠a de las compa√Ī√≠as que realizaban acciones para la conservaci√≥n y manejo adecuado del agua, estaban simplemente cumpliendo con las exigencias legales y normativas. Sin embargo, prim√≥ el criterio de que no solo hab√≠a empresas que iban m√°s all√° de este m√≠nimo, sino que val√≠a la pena estimular que otras lo hicieran y por lo tanto establecimos la categor√≠a empresarial.

La decisión fue acertada, ya que en las ocho convocatorias anteriores se presentaron muchos e interesantes proyectos de empresas orientados al manejo integral del agua, a su uso más eficiente en sus procesos productivos o a disminuir el impacto ecológico de los mismos, en industrias tan diversas como la caficultura, las flores, el carbón o los materiales de construcción.

Sorprende que en esta época de auge de la responsabilidad social empresarial (RSE), pocas empresas incluyan dentro del conjunto de interesados o afectados por sus acciones al medio ambiente y en particular la conservación o recuperación del agua. No se puede decir que sea por falta de divulgación del premio, pues son más de seis mil las empresas a las que se les envía correo directo invitándolas a participar, además de la publicidad general que se hace al premio en los medios de comunicación.

Tal vez se deba al énfasis que se le está dando a la RSE como instrumento de mercadeo social para buscar beneficios inmediatos y tangibles para las empresas, mientras que los resultados de los esfuerzos a favor del agua son de largo plazo y no siempre dan réditos económicos. Pero esta es una visión miope y cortoplacista, pues ya se sabe que ese indispensable recurso natural no es infinito y cada vez va a ser más escaso, de manera que se requiere un compromiso colectivo para su conservación. El criterio de desarrollo sostenible debe ser parte esencial de la RSE.

Pero el panorama general no es sombr√≠o ni se puede ser pesimista, porque as√≠ como para el premio faltaron proyectos empresariales, fueron abundantes -m√°s de 200- los presentados por personas y ONGs dedicadas a trabajar por la conservaci√≥n de la fuente de la vida. Es significativo que todos los ganadores del premio de este a√Īo son proyectos que incentivan la participaci√≥n comunitaria en la recuperaci√≥n y conservaci√≥n de fuentes de agua en parajes tan distantes de la geograf√≠a nacional como los p√°ramos del Norte de Santander, el r√≠o Tunjuelo en la sabana de Bogot√° o las cuencas de r√≠os en el Valle del Cauca. La activa participaci√≥n de j√≥venes en estas iniciativas es semilla de esperanza para el futuro de nuestro planeta azul.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad